Zodiaco egipcio

Después de aproximarnos a las creencias astrológicas de los mayas y los árabes, ahora le llega el turno al horóscopo egipcio.

En él encontramos las mismas doce divisiones del horóscopo que nos es más familiar, aunque las fechas oscilan un poco.

Si quieres saber en qué grupo te encuadra esta corriente astrológica, ¡adelante!

Hijos de Bastet (10 enero – 15 febrero)

bastet

Regente: Saturno.

Bastet es la diosa gata y todos sus hijos son como ella misma: independientes, rebeldes y amantes de la libertad. También como ella, marcan su territorio y no dejan que cualquiera meta sus apéndices en él.

 Detestan las imposiciones. (“¿Órdenes a mí?”)

Les gusta todo lo que no se considera cutre y ordinario.

Su mente es rápida, como la del mejor pistolero del oeste. Por eso se aburren antes que nadie, porque saben el final cuando la historia va por en medio.

Y mucha paciencia no tienen como para permitir que acapares su precioso tiempo contándoles milongas.

Les gusta innovar y se saltan las reglas que consideran injustas o arcaicas a su antojo. Esto les suele costar duras críticas, pero a ellos “plin”.

Su mundo de relaciones lo marca la independencia, desde luego.

Hacen buenas amistades, pero comprometiéndose solo hasta donde ellos quieren. En el terreno amoroso, necesitan a alguien que respete escrupulosamente su territorio y, a la vez, sepa ser apasionado.

Hijos de Selket (16 febrero – 15 marzo)

selket, zodiaco egipcio

Regente: Neptuno.

Son la contraparte femenina del dios Ptah, pero con cabeza de leona. Esta diosa se asocia a la agricultura y al trabajo.

Espirituales, bondadosos y de apariencia modesta, los hijos de Selket se caracterizan además por su caudal de fuerza. Son incansables en todos los sentidos y direcciones.

Les cuesta tomar decisiones pero, una vez decididos, mantienen su punto de vista contra viento y marea. Ni qué decir tiene que esto, según la situación, puede definirse como “constancia” o como “cabezonería”.

Ante errores clamorosos, pueden tener la tentación de culpar a los demás de sus propias equivocaciones y de hacerse las víctimas. También se les da bien actuar de forma hipócrita, buscando la aprobación de los demás.

A pesar de ser introvertidos, destacan como excelentes oradores. (Claro, será por esa firmeza y energía…) Además, son intuitivos y sensibles a las necesidades de las personas de su entorno.

Su mundo de relaciones está marcado por esta sensibilidad.

Les gusta ayudar, colaborar, contribuir en la medida de lo posible a mejorar el mundo y, de paso, enseñar a otras personas a hacer lo mismo. Es el signo egipcio que más desarrollada tiene la cualidad de “darse” a los demás.

Hijos de Apep (16 marzo – 15 abril)

apep

Regente: Marte.

El dios Apep es la serpiente sagrada con capacidad para escindirse en dos, mostrando así la dualidad del mundo. Sus hijos tienen como virtud principal la inteligencia, pero bien enfocada, con estrategia y previsión.

Derrochan encanto, astucia e ingenio. Sus palabras de motivación pueden encender a cualquier muchedumbre alicaída. Como líderes se pintan solos.

En sus relaciones son apasionados y muy sorpresivos (porque nunca sabes por dónde van a salir).

Poseen una lustrosa autoestima (bordeando el egoísmo) que evita que se desmoronen con un fracaso. Al contrario, los hijos de Apep se crecen.

En ocasiones pecan de impulsivos, de impacientes o de intolerantes. Se cabrean en décimas de segundo y te mandan a freír espárragos sin que se les despeine el flequillo.

Hijos de Ptah (16 abril – 15 mayo)

ptah, zodiaco egipcio

Regente: Venus.

De su regente les viene el gusto por el amor y la belleza. Gozan de aceptación social, a pesar de que alguno de ellos le de rienda suelta a su vanidad.

En sus relaciones son románticos y sensibles, pero huyen de los amores “difíciles”. Prefieren no complicarse la existencia. Les gusta la vida tranquila y estable, también en lo que al dinero se refiere, por supuesto.

Como amantes de la buena vida que son, en ocasiones pecan de ser unos vagos redomados. El placer cotidiano ocupa un lugar estrella en sus vidas cotidianas.

Les gustan las tradiciones y son idóneos para organizar eventos familiares.

Resolviendo conflictos, se decantan hacia el lado práctico. Sin embargo, son reacios a cambiar de opinión, llegando en ocasiones a ser persistentes en exceso.

Hijos de Autum (16 mayo – 15 junio)

atum

Regente: Mercurio.

Son los más curiosos de todos los Hijos del zodiaco. Sus virtudes más destacadas son la comprensión y la sabiduría.

Rechazan lo convencional y muchos de ellos tienen una juventud de lo más alocado. Necesitan el cambio constante y sentir esa hermosa sensación de libertad.

Precisamente por su espíritu innovador, suelen pensar en soluciones a los problemas que a otras personas jamás se les ocurrirían. Su mente es rápida como un rayo.

Suelen aburrirse de las personas con una facilidad pasmosa, pero al mismo tiempo son dependientes de aquello que admiran. El amor pasa primero por su mente y luego llega al corazón.

Les encanta aprender y comunicarse; dar y recibir información. Esto puede ser para ellos una fuente tremenda de sabiduría, pero también los predispone muchas veces a convertirse en unos terribles chismosos.

Hijos de Isis (16 junio – 15 julio)

isis

Regente: Luna.

Se relacionan con la Naturaleza, con la conservación de la vida, con lo maternal y con la reproducción. Adoran, pues, el contacto con la Naturaleza y les encantan los niños y los animales.

En ocasiones, son de apariencia tímida y retraída, pero buenos amigos, de esos pocos que saben dar sabios consejos.

Procuran mantener la armonía en sus relaciones, pero le tienen un odio feroz a la disciplina. Todo va bien mientras no se les impongan más normas de la cuenta.

Son propensos al romanticismo y a los cambios drásticos de humor y en ocasiones no tienen ni pizca de paciencia cuando se les lleva la contraria.

Sin embargo, si hay una virtud que no pierden, aun cuando se salen de sus casillas, es la bondad. Eso sí, les cuesta muchísimo perdonar las jugarretas. Lo hacen, pero no de primeras.

Suelen tener buena suerte en lo material. Sí, eso dicen los egipcios.

Hijos de Ra (16 julio – 15 agosto)

ra, zodiaco egipcio

Regente: Sol.

Vitalidad, autoridad y orgullo personal son rasgos de los Hijos de Ra.

También suelen ser honestos, pulcros, organizados, decididos y objetivos. Casi nada… Aunque hay dos variantes: Unos son rápidos y habladores, mientras que otros, solemnes y observadores.

Piensan que el amor empieza por uno mismo. Por lo que pueden llevarlo al extremo y convertirse en unos vanidosos, ostentosos, arrogantes y egoístas de marca mayor.

En sus relaciones son “demasiado sinceros”, por lo que no se les debe pedir una crítica, a menos que uno esté dispuesto a escuchar la cara más cruda de la verdad. El resto del tiempo son amenos y muy divertidos.

Son considerados “guardianes de la fortuna”, porque corren tras las posibilidades de ganar dinero.

Son ambiciosos, con mentalidad de triunfadores, pero dados a compartir generosamente sus logros con los demás.

Del mismo modo que su generosidad no tiene límites, también “disfrutará” de la ilimitada envidia de muchos de los que le rodean.

Hijos de Horus (16 agosto – 15 septiembre)

horus

Regente: Mercurio.

Los Hijos de Horus se caracterizan por desarrollar una capacidad analítica portentosa.

Su enorme habilidad mental los dota para resolver complicados problemas y, lo que es más admirable, conservando su humildad y los pies sobre la tierra.

Obedientes, responsables y, sobre todo muy prácticos.

Los Hijos de Horus hacen compatibles estas virtudes con una enorme generosidad. De hecho, suelen ser víctimas fáciles para desaprensivos porque otorgan su confianza fácilmente.

Si aprecian a alguien, lo hacen de veras, sin medias tintas.

También son trabajadores, dados al sacrificio, pero sin perder el gusto por los pequeños placeres de la vida.

Estaríamos hablando de uno de los signos más virtuosos, si no fuera porque estos Hijos pecan de miedosos y en ocasiones los traiciona su falta de confianza en ellos mismos.

Es por lo que les conviene relacionarse con aquellos que le aporten estabilidad y le ayuden a limar su afán de perfeccionismo.

Hijos de Maat (16 septiembre – 15 octubre)

maat

Regente: Venus.

Influenciados por la diosa de la sabiduría, la justicia, la armonía y el orden (sobre todo, la justicia).

Son rápidos, inteligentes, habilidosos, persuasivos y astutos.

El fracaso no los amedrenta; al contrario, los hace probar una o mil soluciones para salir del bache. Les importa un pimiento el éxito de los demás, porque ellos saben que, si quieren, harán lo que se propongan.

Su sentido de la justicia, les hace repeler cualquier tipo de agresividad y maltrato. Son idealistas y transmiten alegría de vivir a quienes les rodean.

A veces naufragan en un mar de dudas y les cuesta la misma vida tomar una decisión. Hay quienes se aprovechan de esta debilidad para sacar partido, porque a los Hijos de Maat les es difícil decir que no.

No les gusta mucho la soledad. Prefieren compartir la vida con seres queridos. A la hora de buscar pareja, son de los seductores más habilidosos, sobrados de elegancia y buen gusto.

Son especiales y lo saben. Más bien, no lo dudan, por lo que no necesitan a nadie para reconocerles sus “éxitos”. Ellos se bastan. A veces son de un “chulo” indisimulable.

Hijos de Osiris (16 octubre – 15 noviembre)

osiris

Regente: Plutón.

El regente los dota de una energía que los hace prácticamente invencibles. (Y eso que Plutón ya no cuenta como planeta del sistema solar. Si contara, no quiero ni pensarlo…)

Transmiten autoridad y liderazgo. Esto último gracias a sus firmes ideas. Son luchadores y carismáticos. Aunque a veces también pueden ser insoportablemente extremistas y de un egoísmo supino.

En sus relaciones prima la intensidad. Son fogosos, magnéticos, muy pasionales y también tienen una marcada tendencia a proteger a los suyos.

A veces, también tienen tendencia a manipular a otros, porque les sobran aptitudes para llevarlos al terreno que les interese.

Los Hijos de Osiris, el dios de la muerte, paradógicamente, disfrutan la vida con pasión, dejándose desbordar a veces por las emociones.

Lo más peligroso suele venir cuando pierden la paciencia, cuando sienten celos o se toman la revancha por alguna faena.

Hijos de Hator (16 noviembre – 15 diciembre)

hator

Regente: Júpiter.

Su regente es el de la energía y el de la suerte, por lo que éste les proveerá entusiasmo y optimismo a raudales.

Son los hijos de la defensora y protectora de las mujeres, del amor y del placer. Poseen una personalidad intensa, enérgica, impaciente, ansiosa y su curiosidad no conoce límites.

Son espontáneos, con gusto por la vida social y saben ser muy buenos amigos.

Adoran investigar, leer, descubrir, explorar y compartir conocimientos y experiencias. Además, su afán es contagioso. Suelen también practicar bastante el arte de la seducción.

A veces se meten en líos, por esa impetuosidad suya, pero suelen salir airosos gracias al optimismo, que conservan incluso en las situaciones más peliagudas.

Otras veces, por su carácter alegre y desenfadado, hay responsabilidades que se saltan a la torera y proyectos que dejan sin finalizar.

Hijos de Anubis (16 diciembre – 15 enero)

anubis

Regente: Saturno.

Los Hijos de Anubis, el Chacal, están provistos de madurez, paciencia y sabiduría. Sus rasgos principales son la devoción y la dedicación.

Son confiables y metódicos. Saben cómo hacer las cosas y es especialista en dirigir a todos aquellos más débiles que, según él, no tienen las cosas claras.

Luchan tenazmente hasta conseguir lo que desean, por duro y difícil que se presente el objetivo.

Huyen de conflictos y peleas. Son ejemplarmente pacíficos, hasta que les tocas las narices. Entonces te mostrarán su lado alterado y, créeme, tú no quieres eso.

En sus relaciones son de apariencia hermética. Otorgan su confianza despacio y les cuesta mostrar sus sentimientos.

Sin embargo, terminan haciéndolo a su manera y, desde luego, son personas muy fieles. Eso sí, imperceptiblemente románticos y con tendencia al pesimismo perenne y al rencor.

Les gusta conservar la tradición, las normas, lo conocido y sienten una irrefrenable atracción hacia los bienes materiales.

Destacan como oradores, porque tienen un gran poder de convicción. Suscitan confianza y respeto, y saben como nadie imponer su autoridad.

Hemos terminado nuestro recorrido por el zodiaco egipcio. Espero que te haya gustado.

¿No se te hacen parecidas algunas características de sus signos con los nuestros?

Fuentes: Portal Holístico Natural y Astrología 24.

Si te gusta la entrada, comparte, por favor...
error: Content is protected !!