Géminis y sus ascendentes

Aquí llega el simpático y jovial Géminis. ¿Qué matices le da su ascendente?

Hagamos un recorrido por las combinaciones, probando a vestir a Géminis con los “doce trajes” disponibles.

Géminis con ascendente Aries: Como Géminis, es impulsivo y discontinuo en lo que emprende. Y, contando con el influjo de Aries, lo hace con un vigor apabullante.

En sus conversaciones se nota ése mismo vigor, así como su afición a tener la última palabra.

Géminis con ascendente Tauro: Parece más asentado que otros Géminis.

El toro dota a este gran comunicador con más paciencia para escuchar. Y también con más obstinación cuando defiende su postura en las discusiones que mantiene.

par

Géminis con ascendente Géminis: Su ascendente (siendo el mismo signo) acentúa lo travieso de Géminis, así como su chispa y su sentido del humor. Es versátil y adaptable en sus relaciones. Cambia como un camaleón, según la impresión que quiera causar.

Géminis con ascendente Cáncer: Éste Géminis tiene un aire más empático y receptivo.

Si bien, no es muy dado a meterse en profundidades emocionales, sí capta enseguida las energías del entorno. Al menos, todo lo que se cuece en la superficie.

Géminis con ascendente Leo: Sabe cómo llamar la atención y alimentar el entusiasmo del corrillo que le escucha. Imposta la voz con habilidad, como es propio de un orador persuasivo.

Géminis con ascendente Virgo: Mente rápida y comunicación, lo mismo de rápida, como los meteorólogos que en un minuto percuten docenas de datos sin que se les trabe la lengua.

Inteligente y veloz, sí. Pero tiene una pequeña debilidad: detesta equivocarse. Teme que los errores erosionen su reputación de brillante.

Géminis con ascendente Libra: Este Géminis cuida de su apariencia, que suele ir acompañada casi siempre de una sonrisa, ya sea sincera o meramente diplomática. Es hábil conectando con otros y ganando aceptación.

Géminis con ascendente Escorpio: Atención, porque parece que este Géminis está más interesado en el ligoteo y en las aventuras de cama que otros colegas suyos.

Como buen Géminis, curiosea por terrenos misteriosos y tórridos, ya que su ascendente lo dota de un magnetismo especial que no duda en aprovechar.

Géminis con ascendente Sagitario: Es abierto, espontáneo, cambiante y emocionalmente desconcertante. A los vaivenes de Géminis, Sagitario les añade un plus de contundencia: ¡Ahora, arriba! … ¡Ahora, abajo! … ¡Arriba otra vez!

Géminis con ascendente Capricornio: La inteligencia de Géminis cuenta aquí con el apoyo del aplomado y firme Capricornio. Es listo eligiendo las palabras precisas para conseguir lo que quiere.

Géminis con ascendente Acuario: Aquí tenemos a otro gran orador (como el Géminis con ascendente Leo). Pero, en este caso, por una razón o por otra se sale de lo común.

Lejos de considerar eso una debilidad, este Géminis luce con alegría sus excentricidades y sus opiniones acerca del mundo, por mucho que se despeguen de posturas más convencionales.

Géminis con ascendente Piscis: Este Géminis usa a menudo sus habilidades en la comunicación para animar a los demás. Se le nota la creatividad de Piscis, así como su tendencia a levantar de la miseria a las almas afligidas.

Eso sí, sigue siendo Géminis. Te da unas cuantas oportunidades para que se te levante el alma. Y, si no funciona, tú verás cómo te las arreglas, porque Géminis ya estará atendiendo otros asuntos.

¿Te apetece poner, quitar o matizar algo según tu experiencia? Como siempre, estás invitado a hacerlo en esta entrada (o en las siguientes que se publiquen, si ésta se cierra).

Si te gusta la entrada, comparte, por favor...

Comments

  1. Scorpionna says:

    Conozco a una géminis ascendente libra que está más preocupada por su apariencia que por el trasfondo. Se pone los últimos modelos, se compra mucha ropa, se pone múltiples cremas y va todo el rato con una sonrisa en la cara que es más diplomática que sincera.

    Acaba conectando con muchos y busca la aceptación de todos (no soporta que no la acepten, de echo va diciendo que le cae bien a todos y se espanta cuando no es así sin ver que no se puede caer bien a todo el mundo). Por su imagen aparente atrae pero luego pierde en las distancias cortas y más de uno ha acabado decepcionado al ver que no es tan perfecta como aparenta. Tiene una apariencia libra pero luego es muy géminis (habla mucho, es muy mental, se mueve rápido, hace mil cosas a la vez y es capaz de discutirlo todo).

    Ella en eso es opuesta a mi: Ella gana con su apariencia y sonrisa cosa q a mi me resbala, yo más bien o paso desapercibida o despierto la curiosidad de muchos debido a mi lado introvertido. Ella se rodea de gente, yo voy por libre. Pero al final… yo gano en las distancias cortas, y cuando ha decepcionado a algunos de sus seguidores, si me caen bien aparezco yo para consolarlos y comprenderlos, pasando de las apariencias. Luego se sorprende de que yo tengo a menos gente pero relaciones mucho más profundas.

    • Casandra says:

      Vaya presión tiene encima la chica géminis que describes. Es agotador vivir pendiente de ganarse la aprobación de todos. Y a veces pasa lo que comentas; que no se puede mantener esa imagen ideal todo el tiempo.

      No sé cómo se sentirá. A lo mejor ésa es la manera que ella conoce para trabar relaciones y no sabe de otra.

      Tu estilo, a parte de que es distinto, parece menos estresante, porque no tienes que mantener una apariencia. 😮

      Gracias, Scorpionna.

  2. TswordZ says:

    Nice! Otra combinación de ascendentes!

    Jaja, parece que es todo un ejercicio de paciencia discutir con un ascendente Aries o Tauro. Y tratar de entenderlo siendo un ascendente Géminis, hmmm, complicado si no se le agarra el ritmo pronto XD
    Nice que con ascendente Leo o Piscis sea bueno levantando los ánimos, cada uno a su estilo. Con ascendente cáncer, hmm, si aprovecha su percepción emocional puede acertar más seguido en los temas de conversación.
    Me reí con la mezcla con Virgo y Libra: Hablando sin parar (aunque con conocimiento de causa la mayor parte de las veces) y Libra todo atenta a su apariencia… ya me imagino a un Virgo-Libra, uhhhh.
    Con Escorpio… nada que no se esperara, aunque esa mezcla le puede meter en muchos problemas si no es cuidadoso 🙂
    Jaja, y sagitario. Si ya no era suficientemente “travieso” géminis llega el arquero a acentuar sus deseos de aventura XD
    Me gustó el ascendente Acuario. Podría ser una persona bastante interesante para conversar con ella sobre temas raros XD
    Y… ah, cierto que ya mencioné al pececito junto con Leo 😛

    Me encantan estos hilos. No conozco lo suficiente a un géminis como para dar una opinión personal, pero con esto al menos ya puedo tener una idea más clara de lo que me espera si encuentro uno 🙂

    • Casandra says:

      A mí también me gusta jugar a combinar las cosas. Luego dejaremos que la realidad nos sorprenda rompiéndonos esquemas… Pero, ¿y el ratillo que pasamos mezclando características a ver por dónde salen? 😀

      Muchas gracias, TswordZ! 🙂

  3. Magela says:

    No sabría decir si alguno pega. Géminis es un signo con el que no me llevo mucho, todos los que conozco hablan hasta por los codos. Y tienen un millón de amigos. Cosa que es totalmente opuesta a mi.

    Pregunta: ¿Esto va por orden? ¿El próximo sera cáncer y sus ascendentes?

    P.D. Que ternura la foto.

    • Casandra says:

      Sí, el próximo será Cáncer. 🙂 Cada vez empiezo las series en un signo distinto. Unas veces las sigo en orden y otras no. Ésta sí va en orden.
      Gracias, Magela.

  4. Scorpionna says:

    Tambien puede ser por inseguridad, como su apariencia gusta pues la mantiene, pero cuando no cae bien a alguien se hunde en la miseria y busca mil explicaciones o volver a buscarle.

    Mi estilo no es tan estresante ya que soy como soy, y que vean lo que quieran (mi apariencia depende de mi actitud en ese momento y rara vez preparo nada (solo cuando busco algo importante y no me queda más remedio porque sé que si no lo hago voy a recibir negativas, pero normalmente prefiero que lo valoren por mi misma y si eso no me motiva suficiente pues allá ellos si me dicen que no por no aparentar), puedo tener un día en el que paso de todo y no me molesto en transmitir otra cosa, o días en los que estás de buen humor, o que no te apetece hablar con nadie y tampoco me molesto en aparentar nada) y si les gusta bien si no también.

    • Casandra says:

      Tienes suerte, Scorpionna. O, más que suerte, has trabajado la valentía. 🙂 Ser valiente y atreverse a mostrarse uno mismo tal cual, no es fácil. Mi impresión es que, unos más que otros, la mayoría batallamos con la inseguridad.

      Creo que has elegido una palabra que describe bien el asunto.

  5. Arisu says:

    De geminis me encanta sobre todo su buen humor que congenia muy bien con el mio, que es mas mordaz y retorcido por ser capi, pero es humor a fin de cuentas…
    Cuando estoy con animos de socializar es uno de los signos con los que mas disfruto conversar, aunque me da pena tener que admitir que comparto la opinion generalizada de que tienden a ser muy superfluos y por ende no me los tomo muy en serio, pero eso no les quita lo divertidos que pueden llegar a ser…

    • Casandra says:

      A ver si se presenta por aquí un Géminis más profundillo y da ejemplo de lo contrario. 😆 Pero, bueno, por lo pronto está bien coincidir en que los que conocemos son divertidos. 😉
      Saludos, Arisu!

  6. Lobogem says:

    Géminis ascendente Escorpio
    A ver, es cierto lo que has escrito Cassandra y bueno debo admitir que tengo un lado contradictorio pues me gusta la soledad mucho tb aunque prefiero el contacto superficial al desgaste emocional de andar compartiendo sentimientos inexistentes…. Y me he dado cuenta que soy diferente a otros Géminis en que soy menos luminosa en el sentido de mostrar mis intenciones, no puedo evitar enmascararlas, calcular pretender , todo tiene que ver con la seducción en el sentido más amplio ….

    • Casandra says:

      Uy! Es que el terreno de la seducción tiene sus propias reglas. 😀 Bueno, algunos dicen que todo vale, ja, ja…
      Me deja pensando tu apunte del desgaste emocional. Pues sí puede ser ésa la razón por la que, para prevenirlo, se mantenga uno en temas ligeritos. Al menos, en ciertas ocasiones.
      Gracias, Lobogem!