Anti-características del anti-horóscopo

horoscopoHoy vamos a contar mentiras, como decía la canción. Para entretenernos les vamos a dedicar a los signos frases descriptivas que no peguen ni con cola con sus clásicas características zodiacales. ¿Te apuntas?

Está de más decir, supongo, que todo esto es una broma. Lo digo porque, como hay gente para todo, lo mismo alguien piensa que tratamos de insultar… Nada, nada. Es más, si crees que se puede ser más sarcástico y corrosivo en alguna descripción, no tienes más que apuntar tu sugerencia.

Aries: Tierno, viscoso y escurridizo como un blandiblú. Tan apocadito e inofensivo que hasta los mosquitos le pican con más saña. Dulce y amoroso como un bizcochito caliente. Es la propia modestia materializada en un cornúpedo animal de montaña.

Tauro: Una centella desplegando frenética actividad a quien le importa bien poco quién tenga la razón. ¿La quieres? Pues toda para ti. Sería feliz toda la vida comiendo berzas y teniendo un aspecto inmundo. Tonterías por las que la gente se complica la vida…

Géminis: Gesto grave y solemne. La misma cara de “El Padrino” padeciendo un estreñimiento pertinaz. Tonterías, las justas. Empeñado en establecer una jornada laboral de doce horas diarias, mínimo, y en erradicar del calendario hasta la celebración de fin y principio de año.

Cáncer: Un ser que sólo sabe cuidar de sí mismo. Sólo de pensar que tiene que hacerse cargo durante 24 horas de un niño le da un ataque de ansiedad y todas las mascotas le provocan reacciones alérgicas. Yo me lo guiso; yo me lo como y tú, allá te las compongas.

Leo: A quien menos le importa su aspecto físico, porque sabe que los demás lo ven como a un engendro con bigotes. Sufre pensando que, al entrar en una habitación, alguien pueda observarle. Paranoico en extremo. Se arrastra como una culebra intentando que nadie la pise.

Virgo: Sería el único que sobreviviría si los seres vivos dejaran de necesitar oxígeno. Respira continuamente los gases tóxicos que emanan de su persona y cada día está más vivo, más enérgico y más tocapelotas. Lo peor de todo es que se adora siendo lo que es: un ser apestoso.

Libra: ¡La determinación al poder! Es quien conoce el camino a tomar en cada momento. Las brújulas se inventaron para los demás. A su lado nadie se pierde y, si lo hacen, quedan reconducidos a guantazos en un pis-pas por la que es la única opción admisible: la de libra.

Escorpio: Una florecilla silvestre viviendo en el país de la piruleta. Casta, pura, inmaculada, de color blanco nácar. Lástima que resulte apocada por las otras bestias del lodazal próximo. Su dulzura y candidez la envidian aquellos que se ensarzan en disputas por nimiedades.

Sagitario: Nube negra de noche oscura, pesadumbre y mal fario = Sagitario. Ser horripilante y negativo. Es el antagonista de cualquier historia de amor. Dispara pesimismo con sus miradas desquiciantes. El peor.

Capricornio: Rompe los armarios y baila sobre los escritorios. No existe atadura escrita que pueda limitarlo. Es la cigarra que consigue que las hormigas salgan de fiesta. No existe un mañana… ¡A vivir descocado hasta que le cuerpo aguante!

Acuario: Desde el neolítico no ha evolucionado demasiado. Hasta le resultó traumático acostumbrarse a la agricultura y dejar de salir por ahí a cazar animales con el machete. Ahí lo tienes, abrumado desde que nació; en un rincón pidiendo que lo dejen tranquilo en la Atlántida de su cerebro.

Piscis: Alguien concreto, simple y directo, para quien la palabra metáfora no debería ni estar en el diccionario. ¿Imaginación? Eso son pamplinas. Un buen bocata de chorizo para quitarse las penas. Como le tengas un repente, te pone de vuelta y media en tu propia jeta, y defeca en toda tu estirpe.
.

¡Qué desvarío! Se admiten más anti-descripciones. 😀

.

Si te gusta la entrada, comparte, por favor...
error: Content is protected !!