Zodiaco egipcio III

Tercera parte de los posts dedicados al zodiaco egipcio. (Primera parteSegunda parte)

Hijos de Maat (16 septiembre – 15 octubre)

maatRegente: Venus. Influenciados por la diosa de la sabiduría, la justicia, la armonía y el orden (sobre todo, la justicia).

Son rápidos, inteligentes, habilidosos, persuasivos y astutos. El fracaso no los amedrenta; al contrario, los hace probar una o mil soluciones para salir del bache. Les importa un pimiento el éxito de los demás, porque ellos saben que, si quieren, harán lo que se propongan.

Su sentido de la justicia, les hace repeler cualquier tipo de agresividad y maltrato. Son idealistas y transmiten alegría de vivir a quienes les rodean.

A veces naufragan en un mar de dudas y les cuesta la misma vida tomar una decisión. Hay quienes se aprovechan de esta debilidad para sacar partido, porque a los Hijos de Maat les es difícil decir que no.

No les gusta mucho la soledad. Prefieren compartir la vida con seres queridos. A la hora de buscar pareja, son de los seductores más habilidosos, sobrados de elegancia y buen gusto.

Son especiales y lo saben. Más bien, no lo dudan, por lo que no necesitan a nadie para reconocerles sus “éxitos”. Ellos se bastan. A veces son de un “chulo” indisimulable.
.

Hijos de Osiris (16 octubre – 15 noviembre)

osirisRegente: Plutón. El regente los dota de una energía que los hace prácticamente invencibles. (Y eso que Plutón ya no cuenta como planeta del sistema solar. Si contara, no quiero ni pensarlo…)

Transmiten autoridad y liderazgo. Esto último gracias a sus firmes ideas. Son luchadores y carismáticos. Aunque a veces también pueden ser insoportablemente extremistas y de un egoísmo supino.

En sus relaciones prima la intensidad. Son fogosos, magnéticos, muy pasionales y también tienen una marcada tendencia a proteger a los suyos. A veces, también tienen tendencia a manipular a otros, porque les sobran aptitudes para llevarlos al terreno que les interese.

Los Hijos de Osiris, el dios de la muerte, paradógicamente, disfrutan la vida con total intensidad, dejándose desbordar a veces por las emociones. Lo más peligroso suele venir cuando pierden la paciencia, cuando sienten celos o se toman la revancha por alguna faena.
.

Hijos de Hator (16 noviembre – 15 diciembre)

hatorRegente: Júpiter. Su regente es el de la energía y el de la suerte, por lo que éste les proveerá entusiasmo y optimismo a raudales. Son los hijos de la defensora y protectora de las mujeres, del amor y del placer. Poseen una personalidad intensa, enérgica, impaciente, ansiosa y su curiosidad no conoce límites.

Son espontáneos, con gusto por la vida social y saben ser muy buenos amigos. Adoran investigar, leer, descubrir, explorar y compartir conocimientos y experiencias. Además, su afán es contagioso. Suelen también practicar bastante el arte de la seducción.

A veces se meten en líos, por esa impetuosidad suya, pero suelen salir airosos gracias al optimismo, que conservan incluso en las situaciones más peliagudas.

Otras veces, por su carácter alegre y desenfadado, hay responsabilidades que se saltan a la torera y proyectos que dejan sin finalizar.
.

Hijos de Anubis (16 diciembre – 15 enero)

anubisRegente: Saturno. Los Hijos de Anubis, el Chacal, están provistos de madurez, paciencia y sabiduría. Sus rasgos principales son la devoción y la dedicación.

Son confiables y metódicos. Saben cómo hacer las cosas y es especialista en dirigir a todos aquellos más débiles que, según él, no tienen las cosas claras.

Luchan tenazmente hasta conseguir lo que desean, por duro y difícil que se presente el objetivo. Huyen de conflictos y peleas. Son ejemplarmente pacíficos, hasta que les tocas las narices. Entonces te mostrarán su lado alterado y, créeme, tú no quieres eso.

En sus relaciones son de apariencia hermética. Otorgan su confianza despacio y les cuesta mostrar sus sentimientos. Sin embargo, terminan haciéndolo a su manera y, desde luego, son personas muy fieles. Eso sí, imperceptiblemente románticos y con tendencia al pesimismo perenne y al rencor.

Les gusta conservar la tradición, las normas, lo conocido y sienten una irrefrenable atracción hacia los bienes materiales.

Destacan como oradores, porque tienen un gran poder de convicción. Suscitan confianza y respeto, y saben como nadie imponer su autoridad.
.

Hemos terminado nuestro recorrido por el zodiaco egipcio. Aquí tienes las dos primeras partes: Zodiaco egipcio I y II.

Fuentes: Portal Holístico Natural y Astrología 24.

Si te gusta la entrada, comparte, por favor...
error: Content is protected !!