El niño Capricornio

Niño, saluda a la abuela. Niño, da las gracias. Niño, pide las cosas “por favor”…

El despierto Capricornio no tarda en aprender y practicar las normas de convivencia, así como en hacerse cargo de las responsabilidades que se le van adjudicando.

¿Has ordenado tu cuarto? ¿Te has lavado las manos? ¿Has estudiado para el examen?

A temprana edad, el pequeño (o pequeña) Capricornio observa qué se espera de él/ella y demuestra un sentido de la responsabilidad que otros tardan más en alcanzar.

La madurez precoz

Capricornio es listo. Se adapta al juego social y sigue las normas. Pronto se convierte en un mini-adulto, porque hace lo que los adultos esperan de él/ella.

niño adulto

El cumplimiento de las normas, el orden y la rutina le proporcionan seguridad. Y, en ocasiones, su educación y capacidad para desenvolverse lo distancian de otros niños, más “salvajes”, que lo ven algo estirado y repelente.

Ésa es la desventaja. La posible ventaja es que, gracias a las tablas que Capricornio adquiere en esos primeros años, llega a la adultez siendo un experto en el arte de moverse y ascender en los entresijos sociales.

El paciente y productivo Capricornio

Pronto, el pequeño Capricornio desarrolla su creatividad y su paciencia. Aprende que, para que los adultos te den lo que quieres, las rabietas son menos eficaces que la muestra de buenos resultados.

Además de portarse bien, el niño/a hace cosas productivas: lee, organiza… y, en general, aprende a hacer divertidas ciertas tareas que otros consideran aburridas. A ver quién niega que eso es una muestra de brillantez.

De corazón sensible

Estamos ante un niño que da pocos problemas: tranquilo y responsable. Quizás, por esas cualidades, los adultos le prestamos menos atención de la que requiere. Nos parece muy maduro para su edad.

Pero el pequeño actúa así, precisamente, para sentirse seguro y amado por los suyos. Qué menos que ofrecerle cariño y reconocimiento por sus progresos.

Además, habría que aflojar las exigencias e incentivar su convivencia con otros niños, si el niño Capricornio se ha instalado en su papel de mini-adulto.

Sólo se es niño una vez. Y la cabra del zodiaco también tiene derecho a corretear, jugar, hacer travesuras y explorar en actividades variadas. Tiempo tendrá de vivir la vida de los adultos.

¿De verdad que los niños Capricornio son así de responsables comparados con otros niños? ¿Qué nos puedes decir por tu experiencia?
Si te gusta la entrada, comparte, por favor...

Comments

  1. TswordZ says:

    Relativamente sí, responsable, pero también bastante centrado en lo que le gusta. Eso a veces hace que descuide otras “responsabilidades” o cosas que tenga que hacer. Al menos así veo a mi hermanito capri 🙂

    • Casandra says:

      Qué selectivo. 😀 Gracias TswordZ!

      • Michelle says:

        Mi tía aries siempre decía que era una viejita en cuerpo de una niña,desde que tengo memoria he tendido a meterme (porque en verdad me encantaba) en el mundo de los adultos (y a veces trayendo consigo muchos problemas) ya que me daba cuenta mucho antes de que existe la maldad y las cosas malas en la vida,solía además (sigo en verdad) siendo avara con los niños que no eran mis verdaderos amigos,y sólo con mi mejor amiga y amigo comiamos a destajo y yo invitaba.Siento que siendo una niña capricornio,es complicado ser una misma,ya sea porque te impone la familia cierto estatus que seguir o porque quieren que sobresalgas en un campo que ciertamente no estás preparada o no es tu favorito,según mi experiencia se me dió esta capacidad (si se puede llamar así) de ser buena para todo,en matemáticas,lenguas,ciencias,escribiendo,haciendo quehaceres,y todo,y encuentro que no es algo que celebrar ( lo cual los demás creen que es genial) porque en el momento en que decides por un campo,tu familia te pregunta,porqué no otro si eres tan bueno en eso.Y eso,la infacia de un capricornio siempre es dificil,pero divertida,siguiendo normas,queriendo ser grande con los zapatos de mamá y pagando cuentas falsas y preparando comida.

        • Casandra says:

          Vaya infancia. Fuiste más responsable que otros pintando canas. 😀
          Gracias, Michelle.

  2. Luisa says:

    No hay duda, desde pequeños somos muy responsables, sólo requerimos cariño. Excelente artículo.

  3. En mi experiencia son niños bien portados no dan lata ni motivos de queja solo que dependiendo donde se cresca la mayoria de los signos dominantes lo pueden ver como un blanco facil de molestar y de burla conociendo al signo le pide al maestro que lo molestan pero esto no funciona ya que conociendo las escuelas los niños encuentran forma de molestar asi que capricornio crece como puede valiendole casi todo la escuela el estudio los profesores y sus compañeros de estudio lo unico que no cambia es su forma de ser con su familia es todo lo bueno que se describe lo que no se entiende es por que lo ven de esa forma si como se menciona en la descripcion no da motivos para crear problemas.

  4. Salvador Soren (Micio) says:

    Recuerdo que mi mamá (qepd) pocas veces me regañaba, ya cuando era adolescente yo le decía si había roto un plato o si había dejado desacomodado algo en la casa y no se enojaba, regañaba a mis hermanos mayores pero a mi me creía todo porque me había ganado su confianza en base a honestidad y sinceridad. Ya cuando iba en la preparatoria ella me decía “ten, hijo, dinero para que te vayas a pasear” y yo le decía “no, mamá, no quiero salir, mejor me quedo en la casa” y ese dinero me lo ahorraba y así cuando se me ocurría le compraba un ramo de flores, un perfume o lo que se me ocurriera (sí, desde pequeño llevo muy buenas finanzas aunque siempre digo que no tengo dinero jajaja). Incluso tuve todo en cuanto a tecnología (videojuegos, minicomponentes, televisiones, etc.) se refiere pero no porque fuera un chamaco chiqueado o consentido sino porque en base a trabajo y calificaciones en la escuela, me lo ganaba. Ni modo que al mejor estudiante y al mejor promedio de la escuela le negaran algo (jojojo). En lugar de ser rebelde me adaptaba a las necesidades y lo que esperaban de mi sin dejar de ser yo mismo y mira que conmigo la fiesta era en paz. Solo que no me regañaran injustamente o me levantaran un falso porque ahí sí me salía la rabiosa cabra que llevo por dentro y recordaba todo por aaañooos haciendo sufrir por lo que me habían hecho aplicándolo siempre en el momento más oportuno (bendita buena memoria) que hasta me decían “ya, discúlpame, eso pasó hace 3 (o 4 o 5) años” jajaja, ah y ojo, que a la fecha sigo “viendo, escuchando y callando” para poder usar eso que he descubierto en el momento que sea necesario jajaja.

    Por cierto, hoy 2 es “mi diablo” y vieras la comilona que hice con mis amigos. Tacos dobles (con una muy picosa salsa verde de tomate, con cebolla, aguacate y cilantro picaditos; rábanos rebanados, cilantro y cebolla picados para decorar los tacos ya hechos, limón), refresco, pastel de tres leches sabor cajeta decorado con nuez, leche saborizada de piña con coco y de manzana y para rematar helado jajaja creo que hoy comimos más que en Navidad y Año Nuevo jajaja ahhh y los tacos y la salsa fueron hechos por mi, estaban hasta llorando de lo picoso de la salsa pero seguín comiendo :3

    Feliz año, Casandra 🙂

    • Casandra says:

      Felicidades con un poquito de retraso, Micio. Ojalá que se prolongue esa alegría por todo el año que entra, aunque con un poquillo de moderación en la comida (qué rica, por cierto). 😆

      Del peque Capricornio admiro esa inteligencia para las finanzas tan precoz. Admirable. 🙂

  5. capricornio;3 says:

    Yo de peque si que era como un adulto, pero ahora soy como un niñito.
    PD:Tengo 16 años

    • Casandra says:

      La rebeldía de la juventud, capricornio. 😉 Qué buena edad tienes para plantearte qué quieres hacer y qué buen signo para conquistarlo.

  6. ¡Feliz año a todos!
    Lo que recuerdo de mi niñez caprina, es que era mucho mas competitiva de lo que soy ahora, pero no era muy feliz que digamos…
    Tenía complejo de “pequeña emperatriz” y constantemente me veía sobrepasada por mi brillante hermano virgo.
    También me importaba mas las cosas materiales de lo que me preocupan ahora que estoy vieja y llego a la conclusión de que era una niña horrible, pero… creo que en ese tiempo me sentía incomprendida… solo quería hacer las cosas bien… no entendía el porque en mi camino pisoteaba a otros.
    Puede ser cierto que el capri se suaviza con los años… ¿Como no? ¡con tanto palo!

    • Casandra says:

      Hola Arisu. Feliz año! 🙂

      Creo que la niña que fuiste no era horrible. Simplemente, con lo que sabía de la vida hizo lo que pudo por sobrevivir en ese tiempo. Ahora eres otra… y sabes mucho más.

      Muchos nos llevamos las manos a la cabeza cuando recordamos esos años. Cómo hemos cambiado…

  7. FrutiLupis says:

    Oooooh, esto es extremadamente cierto, tal cual, conozco una nena que es Capri y es todo lo que se dijo xD

error: Content is protected !!