Duelo entre Tauro y Escorpio

tauroescorpioA diferencia de duelos anteriores, que han sido más desenfadados, hoy nos encontramos con un enfrentamiento entre titanes: Tauro versus Escorpio.

He ahí dos signos fuertes, perseverantes, tremendamente testarudos y herméticos, de los que no van mostrando ni sus virtudes ni sus vulnerabilidades, para poder tomar de sorpresa al rival.

Personalmente, no quisiera estar ni de público presenciando este choque tan intenso y fatal, porque eso es lo que va a suceder en esta ocasión: Ninguno de los dos signos cederá ni un ápice en la batalla.

Conoce a los contendientes

escorpio y tauroEscorpio y Tauro son signos opuestos, de ésos que se atraen o se repelen con fuerza, y además comparten una característica que marcará definitivamente este duelo: son signos fijos.

Fijos, de los que no ceden ni a la de tres. Cabezotas e inflexibles hasta la médula, sobre todo Tauro, que es el signo más terco de todo el zodiaco.

Podríamos decir que, por ese lado, Tauro lleva ventaja. Pero ésta queda neutralizada cuando observamos que Escorpio está regido por Marte, lo cual convierte a este signo en un guerrero peligroso, muy peligroso.

Nada que hacer con el apacible Tauro, regido por Venus, que es mucho menos dado a las broncas.

En este enfrentamiento, es de esperar que Tauro intente evitar que la cosa se caliente, para no tener que hacer uso de la fastidiosa y cansada violencia.

Tauro se contiene

Tauro aguanta haciendo gala de su encomiable paciencia; virtud que le ha hecho cosechar grandes logros en la vida.

Intenta llevar la contienda por la vía del diálogo y, si lo consigue, tiene la batalla ganada. Porque los argumentos de Tauro se sostienen en la lógica y ésta es superior a cualquier razonamiento emocional que venga de Escorpio.

Verbalmente, Tauro es superior. Lo malo es que el combate derive por otros derroteros. ¿Lo hará? ¿Tú qué crees?

En todo caso, Tauro permanecerá quieto, resistiendo con templanza, hasta que no pueda más y estalle de ira.

En ese momento, aplastará a su víctima rápidamente. Después de todo, Escorpio no es más que un pequeño langostino con un pinchillo en la punta. Tauro, en plan bestia, lo destroza de un pisotón. ¡Seguro!

Físicamente, Escorpio es un esmirriado comparado con el portentoso Tauro. Seamos francos.

Entonces, ¿por qué es tan temible Escorpio?

Escorpio se levanta

Si hay un signo que puedes dar por seguro que se levanta después de ser aplastado, desollado o calcinado, ése es Escorpio. Y aquí es donde nos ponemos todos a rezar…

Porque Escorpio acude a recursos que no cualquiera sabe o está dispuesto a usar:

Si tiene que ir contra las normas, lo hace. Para Escorpio, en la guerra todo vale. El juego sucio, también. No importa las argucias que tenga que poner en práctica para reducir a Tauro. Las encontrará y las ejecutará.

Sadismo es su segundo nombre. Cuando Tauro esté reducido, no lo aplastará inmediatamente. Lo torturará sin descanso, regodeándose al contemplar su sufrimiento, hasta que su víctima muera tras una larguísima agonía.

Extiende la destrucción. Si Escorpio no sacia su sed en ese punto, también se llevará por delante a toda la estirpe de Tauro (amigos y simpatizantes incluidos).

Por eso mismito, me quito de en medio antes de que me mire de reojo.

¡Ay! ¡Ya me vio! ¡Nooooo…! ¡SOCORROOOOOOOO…!

A ver si me da tiempo a colgar la encuesta para que apoyes a tu favorito en este duelo antes de que me clave al poste de las torturas.

Si te gusta la entrada, comparte, por favor...
error: Content is protected !!