Tauro está enfadado. ¡Corre!

tauroLo dijimos al hablar sobre el estilo de enfadarse que tiene cada signo: Tauro es tranquilo. Aguanta y aguanta. Pero, una vez que estalla hay que quitarse de en medio, porque se convierte en una auténtica fiera.

Hay que aceptar a tauro como es. Y, si no te gusta verlo fuera de sí, pon de tu parte para no sacarlo de sus casillas.

Porque tauro, cuando se enfada, puede llegar a ser físicamente violento. Eso sí, no es tan peligroso como los signos de agua, porque, incluso en este trance conserva una buena cuota de racionalidad.

Una vez desatada la ira del toro, lo indicado es poner distancia de por medio hasta que se enfríe. No buscarle. No ir detrás para darle explicaciones o hacerle carantoñas. A veces tarda en pasársele el enfado. Ten paciencia.

Si te aprecia, tauro volverá para arreglar las cosas. Si no te aprecia, quién sabe… Tauro puede guardar resentimiento ¡durante años!, ¡toda la vida! Algo propio de un signo constante como el suyo.

Tauro es tan constante con sus amores y simpatías, como lo es con sus antipatías. Una vez que ha decidido que una persona “amiga” es hipócrita, molesta y aborrecible, no la deja volver a entrar a su círculo o guarda cierta distancia con ella.

Ya sabes, pórtate bien con los toritos del zodiaco…

Si te gusta la entrada, comparte, por favor...