Compatibilidad: Leo y Libra

leolibra

La imagen de una llama avivada por el viento es idónea para describir la relación entre un signo de fuego y uno de aire. Al menos, se cumple entre la pareja que hoy nos acompaña: leo y libra.

Son signos con personalidades distintas, pero con gustos muy similares.

Amantes del placer, del buen vivir, del romanticismo y de la consideración social. Así son libra y leo, una pareja fina, que vive apegada a la belleza y al gusto por crear belleza.

Acerquemos nuestros prismáticos a su hábitat natural.

Leo y Libra en el trabajo

Ideas no faltarán entre este dúo tan creativo.

El equilibrio y la armonía serán aportados por libra y, cuando le cueste decidirse, la determinación vendrá de la mano de leo.

De hecho, el león es dominante, cabezota, excesivo y exigente a ratos, pero libra, con su excepcional don de la diplomacia, sabrá aplacar y reconducir a la fiera.

Los ocasionales arrebatos de mal genio del león también serán bien sorteados por su compañero de faena libra.

En definitiva, como equipo laboral se entienden.

Leo y Libra como amigos

En la amistad ocurre más de lo mismo. Su complementariedad se impone cuando surgen las diferencias, pero éstas no son muchas. Pesa bastante más lo que tienen en común y la buena química que surge entre ellos.

Son signos optimistas y festivos. Les gusta vestir bien, comer bien y rodearse de gente diversa.

¿Que a leo le gusta ser el centro de atención? No hay problema. Libra estará en su salsa alternando con toda la manada.

Es más, el buen gusto y la elegancia de libra subrayarán la sonrisa del orgulloso león.

¡Qué bien se entienden!

Aburrimiento no es una palabra que figure en sus respectivos diccionarios. Tanto a leo como libra les gusta explorar opciones diversas. Si bien, leo lo hará llevado por el estímulo de la pasión y libra, por el estímulo intelectual.

El impetuoso y el curioso crearán un fuerte vínculo compartiendo aventuras. Eso sí, aventuras con clase. Los dos sienten repulsión por la vulgaridad y lo cutre.

Leo y Libra en el amor

Las primeras citas de libra y leo estarán marcadas por el romanticismo, el encanto, la finura y, si se puede, por el lujo.

A leo le gusta sentirse admirado y libra hará que se sienta en una nube. Ambos se recordarán sin cesar lo maravillosos que son.

Estos signos hacen del tonteo amoroso todo un arte. Cartitas de amor, cenas con velitas, regalitos inesperados y diminutivos incesantes marcarán el inicio de lo que puede ser una relación muy duradera.

La pega es que leo es más dominante y posesivo. Deberá hacer concesiones y ser algo más flexible, ya que libra no es de naturaleza celosa.

Ambos deberán tener cuidado con las tentación de la infidelidad.

Es obvio que se presentarán ocasiones para pintarle la cornamenta al otro, siendo signos tan sociables.

Leo es fiel y firme, pero baja la guardia cuando recibe un asalto de piropos y atenciones. Libra no depende tanto de los aplausos, pero es más volátil y enamoradizo que el león.

Otro punto crítico: la toma de decisiones consensuada.

Libra busca el equilibrio y la armonía continuamente, razón por la que a veces le cuesta decidirse.

Un libra excesivamente indeciso y un leo que siempre trate de imponer su criterio hacen peligrar la relación.

Siguiendo con el tema, leo es muy orgulloso y lleva mal que libra no considere su punto de vista. Total, que o leo baja un poquito sus humos o libra aprende a contentar a leo haciendo un cursillo extra de diplomacia.

Las relaciones íntimas de esta pareja estarán enmarcadas por el romanticismo peliculero, como no puede ser de otra manera.

Pero hay una pequeña pega: el voraz apetito sexual del león sobrepasará en algún momento el equilibrio y la mesura de libra.

¿Cómo se las arreglará libra para que la fiera quede satisfecha? Aquí no vale el truco de la diplomacia. Le sugerimos, más bien, que se alimente en condiciones y cuide su forma física.

Conclusión: Compatibilidad muy alta. Excelente futuro para este par, siempre que trabajen los puntos débiles que hemos anotado.

Gracias a Javi por pedirnos esta compatibilidad.