Leo enfadado: ¡La fiera está suelta!

Hay personas que no pueden vivir sin el conflicto, pero no es el caso de leo. A este signo no le gusta enfadarse, sino todo lo contrario: disfrutar de la vida jugando, retozando y luciendo su bello porte por el mundo.

Como bien sabes, este signo tiene fama de ser vanidoso, orgulloso, egocéntrico y de no encajar bien las críticas. [Características de leo] Efectivamente, lo es, pero no muchísimo más que cualquier persona.

A casi todas les encanta que les digan lo guapos, lo buenos, lo listos y maravillosos que son. La diferencia es que leo lo admite y se le nota más.

No le gusta que lo dejen en ridículo, ni que lo excluyan, que lo degraden o le digan que es estúpido. ¿Y a quién le gusta eso? A leo no. Y te lo deja bien clarito: – No te pases conmigo, que yo valgo mucho.

Leo se molesta con esos asuntos, pero no le concede poder a sus ofensores. Les da un coletazo y poco más.

Lo que enfada más a leo

La fiera se molesta en serio cuando le llevan la contraria en algún asunto que tiene claro, clarísimo, o cuando le dan una puñalada rastrera en algún asunto profesional importante.

Su enfado se parece mucho al de tauro. Es visible, físico, explosivo… ¡muy agresivo!

Y así mismo, bestial como el enfado de tauro, es el enfado del león cuando le tocan a una persona que quiere. Porque al dolor que siente al ver que alguien le hace daño a los suyos se le suma que su orgullo de protector se ve herido.

¿Quién no conoce la fama de las leonas defendiendo a sus crías? Como les toques un pelo, no sales vivo de ahí.

¿Te perdonará?

Al igual que tauro, leo es noble y ataca de frente cuando siente la amenaza directa. Es implacable y muy peligroso. Pero, a diferencia de tauro, no es capaz de guardar rencor toda la vida.

Leo es demasiado orgulloso para eso. Guardar rencor sería concederle a quien le hirió una importancia excesiva…  Por supuesto, ¡no le concederá ese privilegio!

Y, cuando se trata de una persona que aprecia, menos aun. A la fiera se le pasará el disgusto y dejará atrás el dolor y los errores.

Sin embargo, no hay que precipitarse buscando su perdón. Cuando leo está enfadado, lo peor que puedes hacer es hablarle. En ese momento, este apasionado signo… ¡te odia! Necesita calmarse y eso le lleva más o menos tiempo.

Aléjate hasta que se le pase y después le darás las explicaciones que quieras. Leo te perdonará o puede que te mande a la porra. Pero ahí quedará el asunto. Al menos, salvarás la vida.

Si te gusta la entrada, comparte, por favor...
error: Content is protected !!