Compatibilidad: Capricornio y Capricornio

capricorniocapricornioCapricornio es un signo fuerte, dominante y, sobre todo, muy ambicioso. En lo que se propone, escala hasta el sobresaliente con energía sobrada.

¿Te imaginas lo que puede construir un Capricornio al lado de otro?

Casi seguro que consolidan una relación beneficiosa para ambos. Una, en la que conquistarán lo que se propongan.

Capricornio y Capricornio en el trabajo

Capricornio es un signo cardinal. No tiene ningún problema en remangarse y comenzar a trabajar. Y tampoco lo tiene para seguir adelante, dada su paciencia y su perseverancia.

Los dos Capis se esfuerzan de lo lindo. Y siempre desde un sentido práctico; sin asumir riesgos innecesarios ni dedicarle tiempo a pamplinas.

Saben lo que quieren y van catapultados hacia el éxito.

Por tanto, se compenetran a la perfección, siempre que no compitan entre sí. (Esto es importante.)

Capricornio y Capricornio como amigos

Capricornio es un amigo leal e incondicional. Pero ganarse la confianza de este signo lleva su tiempo, incluso si tú también eres Capricornio.

Con el pasar de los días, la convivencia y las experiencias compartidas, los Capis se hacen amigos. Y la suya es una relación de las que duran, a no ser que una de las dos cabras se pase de controladora. En tal caso, no llegan ni a la esquina.

Otro pequeño problema es que Capricornio no perdona la traición. Si se siente herido profundamente por el otro Capi, le cuesta liberarse del resentimiento y reconstruir la confianza.

También en ese caso, la amistad puede irse a la porra y no regresar.

Capricornio y Capricornio en el amor

capricornioCapricornio, como buen signo de tierra, es prudente. Quiere saber dónde pisa, no sea que caiga en arenas movedizas.

En las relaciones amorosas actúa con la misma precaución. Cuida de no tener demasiada urgencia en pasar las 24 horas con la persona que le atrae y no se empeña en conocerlo todo de él/ella de golpe.

Sus aproximaciones son lentas al principio. Y, en cada encuentro, Capricornio también va dejándose conocer.

El amor comienza verdaderamente cuando los dos Capis empiezan a compartir secretos, asuntos delicados.

Al tratarse de dos cabras, sus estilos no chocan. Y tampoco hay desacuerdo en lo que buscan de una relación: estabilidad (económica, social, emocional…) y responsabilidad.

¿Responsabilidad? ¡Claro!

Si Capricornio invierte en la relación, espera que el otro Capricornio haga lo mismo. Ambas parte se comprometen tácitamente a cuidarse, a apoyarse y a concederse sus respectivos espacios.

(Más explicado en… ¿Por qué Capricornio se desenamora?)

Todo esto se les da muy bien. A pesar de no ser una pareja muy empalagosa, los Capis tienen una buena comunicación. También, en sus relaciones íntimas. (Los dos se desinhiben totalmente en la búsqueda del placer.)

Así, la relación progresará como cualquier objetivo capricorniano: siempre hacia arriba.

Celebrarán al unísono sus éxitos como pareja y sus logros individuales. Y su hogar, día a día, irá ganando en estabilidad. Porque Capricornio es de los que encuentran a una pareja así de bien avenida y se casa o se compromete para los restos. Vaya, un clásico.

Bueno, hay que apuntar ese peligro que hemos mencionado otras veces: Que Capricornio se centre en su trabajo y descuide los amores (que no sus responsabilidades en el hogar). Como les dé a los dos Capis por hacer lo mismo, vaya tostón de pareja…

Quizás sea bueno recordarles que salgan por ahí de tanto en tanto, a disfrutar a dúo, para que su relación se mantenga fresca y rozagante.

Conclusión: Compatibilidad alta. Si ninguno de los dos se empeña en dominar al otro, la relación tiene pinta de durar bastante.

Gracias a Marv por pedirnos esta compatibilidad.

Si te gusta la entrada, comparte, por favor...
error: Content is protected !!