Capricornio enfadado: Una y no más, Santo Tomás

Seguimos con nuestra serie dedicada a los enfados del zodiaco. En esta ocasión conoceremos algo más sobre la forma que capricornio tiene de enfadarse.

Recalquemos de nuevo que se trata de un signo muy sensible, pese a su apariencia distante y misteriosa.

Es por esa sensibilidad por la cual capricornio se molesta muy fácilmente. Se siente herido, frustrado o fastidiado, pero muy pocas veces nos daremos cuenta, por dos motivos: Primero, porque es muy reservado y segundo, porque le gusta tener el control sobre sus emociones.

Es decir, el “capi” no estalla por un simple comentario desafortunado que le hagas. La situación ha de ser especialmente seria para que este signo te cante las cuarenta.

Faltas de respeto graves, traiciones, bromas pesadas… A ese tipo de cosas nos referimos.

Y, cuando le da rienda suelta a su enfado, ocurre algo parecido al enfado de piscis: Como la gente no está acostumbrada a verlo hecho una furia, los deja a todos asombrados, fuera de juego.

Lo mejor que se puede hacer cuando capricornio está en plena efervescencia iracunda es dejarlo solo, porque de lo contrario… se enfada más todavía.

Capricornio no quiere que nadie le hable: ni para darle explicaciones, ni para pedirle disculpas, ni para dedicarle palabras cariñosas.

Dependiendo de la situación, lo único que podría aplacarle es que alguien le ayude a ver las cosas con sentido del humor. Pero esto es muy arriesgado si no conoces al dedillo a tu capricornio.

A continuación, resaltamos dos aspectos del estilo de capricornio cuando se enfada. Uno, muy positivo y el otro, regularcillo.

Lo más positivo

Capricornio es práctico y solito sabe cómo calmarse en estos casos. Él/ella rebaja la tensión leyendo, escuchando música, dando un paseo, haciendo ejercicio, etc. Trata de liberarse lo antes posible de la emoción negativa.

Cuando se ha calmado y todo está bajo control, capricornio reflexiona sobre lo sucedido. Lo cual es muy inteligente por su parte: No deja que las emociones distorsionen los hechos.

Así, cuando pasa la tormenta es más fácil aclararlo todo.

En enfados más serios también procede de esa manera. Y, si está muy dolido, puede forzarse a sí mismo: La persona que le ha provocado ese sufrimiento no merece que le dedique más tiempo y energía.

Lo más negativo

Este signo, junto a escorpio, es uno de los más propensos a guardar un profundo rencor.

En el caso de capricornio, es lo que tiene ser un signo racional, que trata de aprender de cada experiencia. Puedes “jugársela” una vez, pero él/ella hará lo posible para que no se la “juegues” una segunda. Siempre estará en guardia.

Pero, también hay representantes de este signo que no aprenden nada. Simplemente, se limitan a acumular rencor, resentimiento y veneno… Son cabezotas, le cuelgan la culpa y los errores al otro, y se empeñan en castigarle.

Con estos elementos, cuidadito. Son el tipo de “capis” que te castigan con silencio, que te vuelven la cara cuando te acercas, que se aíslan y te desprecian. Lo que les lleva a generar con el tiempo más resentimiento.

 

A la hora de enfadarme, yo he tenido experiencias con esos dos tipos de capricornio. Si lo deseas, danos tu visión del asunto.

Si te gusta la entrada, comparte, por favor...
error: Content is protected !!