Compatibilidad: Géminis y Sagitario

géminissagitarioVamos con géminis (signo de aire) y sagitario (signo de fuego). Dos signos mutables y opuestos en la rueda del zodiaco.

La atracción, la complementariedad, el cambio y el movimiento serán las claves para entender la relación entre ellos.

Su encuentro es el de dos personas curiosas, extrovertidas, positivas y llenas de inquietudes. Dos personas que tratan de quedarse con lo bueno de la vida, dejando atrás culpas, rencores y pesares.

Empezamos bien. Profundicemos un poco…

Géminis y Sagitario en el trabajo

De entrada, hay buena sintonía entre ellos. Coinciden en su gusto por los cambios y las ideas innovadoras. Pero, por eso mismo, les falta estabilidad.

Tienen dificultades para tomar decisiones en conjunto que afecten a largo plazo. Y no es porque falten ideas. A géminis le sobran y poder de persuasión para que se adopten, también.

El problema es que géminis es impaciente y a veces no les da tiempo para que maduren. Si se cansa o ve que algo no va a funcionar, da un giro.

Sagitario, no. Es más determinado y suele moverse de manera lineal, hacia adelante. Y le desespera un poco el estilo de géminis, que percibe como algo caótico.

Géminis y Sagitario como amigos

Sagitario y géminis no se aburren cuando están juntos. Son sociables. Les gusta ir de un sitio a otro. Los viajes les encantan…

En definitiva, no son de estar haciendo la misma cosa, de estar en el mismo sitio o con la misma persona por mucho tiempo. Necesitan el cambio.

Pero tienen más rasgos en común: Son adaptables, joviales, tolerantes, extrovertidos, habladores, amantes de la libertad y les encanta reírse. De hecho, su sentido del humor es muy parecido.

Y algo estupendo para la convivencia es que no les gusta enfadarse y, si lo hacen, no guardan resentimientos absurdos.

Si bien, sagitario es más idealista. Le gusta hacerse preguntas y profundizar en ellas. Mientras que géminis se complica menos la vida y va recopilando conocimientos como una mariposilla.

Pero lo habitual es que congenien bien, divinamente.

Géminis y Sagitario en el amor

A consecuencia de todo lo anterior y de la complicidad que surge entre ellos, no es raro que surja la atracción. Atracción que suele ser más mental que física al inicio.

Géminis, que necesita un compañero capaz de seguirle intelectualmente, tiene en sagitario a una de sus mejores opciones.

Y qué decir del arquero… Se queda embelesado escuchando a géminis. Hay que ver todo lo que le interesa, todo cuanto sabe… ¡y cómo lo cuenta!

Pero, a pesar de la atración y de la comunicación entre ellos, ninguno de los dos se da prisa a la hora de establecer ataduras emocionales. Se dan espacio, mucho espacio y, si la cosa no llega a funcionar, quedan tan amigos y en paz.

¿Y cuáles son esas razones que pueden hacer que la relación no funcione?

Una de las más delicadas sería la infidelidad. Tanto géminis como sagitario tienen sus pequeñas debilidades en este sentido.

Si hablamos de géminis, sagitario habría de ser tolerante con sus característicos cambios de humor, con su falta de implicación en algunas situaciones o proyectos y con sus despistes.

Si hablamos de sagitario, géminis habría de ser comprensivo con los excesos optimistas del arquero. Ya que, llevado por el apasionamiento, a veces promete cosas que no puede cumplir.

Lo bueno es que, gracias a que se comunican bien, pueden discutir todos estos asuntos y llegar a acuerdos. Lo malo es que algunas discusiones sólo van a servir para tensar más la situación.

Hay que contar con que cada signo defenderá “su verdad” y géminis, que es un maestro montando y desmontando argumentos, lleva las de ganar. Tendrá la razón y, si no la tiene, manipulará las palabras para tenerla.

Sagitario, ante la impotencia, puede pretender imponer su voluntad y su razón por la fuerza.

Y ya que hemos mencionado los posibles puntos conflictivos, cerremos con la mejor parte: sus relaciones de pareja más íntimas. En ellas reinará la imaginación y la diversión, como no podría ser de otro modo. Sagitario suele encender la mecha que pone a arder las muchas ideas que a los dos se les ocurren.

Conclusión: Compatibilidad alta, sobre todo en la amistad.

Gracias a Cory por pedirnos este post.