Cómo aman los signos fijos

Cuando hablamos de compatibilidades entre signos solares, no estamos entonando ni la mitad de la copla. Obtenemos algunas pistas, sí. Bienvenidas sean. Pero hay tantos aspectos más que merecen nuestra atención…

Ahora vamos a observar a los signos fijos: ¿Qué tienen en común? ¿Qué les diferencia?

En qué se parecen los signos fijos

Los signos fijos del zodiaco son cuatro: Tauro, Leo, Escorpio y Acuario.

Tauro es el “más fijo” de todos, gracias a la tierra donde echa sus raíces. Mientras que Acuario es el “menos fijo” de los signos fijos, al ser el aire su elemento.

fijosSe caracterizan por ser constantes y testarudos. Por supuesto, Tauro el que más. Le siguen en este aspecto Leo, Escorpio y Acuario.

Los cuatro van a su bola y no les gusta que otro llegue a mangonear en sus respectivas vidas. Este aspecto hace que se comprendan mutuamente. Ya es algo.

Principales diferencias entre los signos fijos

Empecemos con Tauro. Este signo es conocido por ser cariñoso, familiar y terco como él solo (entre otras cualidades).

Ciertamente, es firme como una roca, con lo mucho de bueno y de malo que ello supone.

Tú serás compatible con Tauro si buscas estabilidad y si sabes sortear el temporal cuando Tauro no dé su brazo a torcer. Porque cuando este signo se acostumbra a algo o se forma una opinión acerca de cualquier tema, es muy difícil que cambie.

El segundo signo fijo, Leo, también es cabezota, pero lo manifiesta de manera distinta: dominando el cotarro.

El león es probablemente el signo más dominante del zodiaco en lo que a relaciones se refiere. Muchas veces se pasa de mandón y exigente. Quiere notar tu adoración. Y, como no la note, te manda a hacer puñetas. Así de crudo.

No puedes cambiar a Tauro y a Leo. Son así y punto. Si el tuyo es un signo flexible, seguro que puedes adaptarte e idear estrategias para llevarlos a tu terreno sin que se den cuenta. Si no, las pasarás moradas con ellos.

signos fijosOtro signo fijo para echarle la sopa aparte es Escorpio. Por supuesto, también es un rato terco, pero algo menos que los anteriores.

El problema con Escorpio son los desacuerdos. Porque, por las buenas, Escorpio cede. Pero, como te pongas flamenco e intentes desafiarle, saca toda la mala leche que tenga ahorrada.

Cuando Escorpio está molesto es cuando muestra su lado más obsesivo. Entonces, ya puedes perderte del mapa porque se saldrá con la suya, te guste o no.

Y, para rematar, tenemos a Acuario. Este signo no es tan mandón como Leo, ni tan celoso y posesivo como Tauro y Escorpio. ¿Dónde se manifiesta su “fijeza”? En lo intelectual.

Pues, sí. Para comprobarlo, intenta ganarle un debate a Acuario. Este signo defiende sus ideas y principios sin que nadie pueda bajarle del burro. Y, como se ponga a discutir con Escorpio, la cosa termina como el rosario de la aurora.

Definitivamente, tanto Acuario como Escorpio son más compatibles con signos menos aferrados a sus ideas: ¿Quieres tener la razón? Pues, hala… Toda para ti.

Notas finales

Como hemos dicho, los signos fijos se entienden entre ellos por lo que comparten, pero tienen que esforzarse más en la convivencia, que si les tocara compartir techo con signos menos aferrados a lo suyo.

Las parejas más compatibles (dentro de los signos fijos) son las formadas por los opuestos: Tauro – Escorpio y Leo – Acuario.

La primera, una unión deliciosamente intensa, con el aderezo de la posesividad y los celos. Si a ninguno de los dos se le va la mano con esto, genial.

La segunda, más relajada, si Leo le concede libertad a Acuario y éste le muestra devoción al felino. Si no, nada que hacer.

Seguiremos informando.

Si te gusta la entrada, comparte, por favor...
error: Content is protected !!