Exageraciones sobre los signos del zodiaco

Si has leído algunas de las bromas o compatibilidades del blog, te habrás dado cuenta de que hay características que resaltan especialmente en cada uno de los signos y que solemos repetir con frecuencia.

Pues bien, parte de esas características son exageraciones que utilizamos para dar el toque de humor o para caricaturizar a cada signo. Algunas están más apegadas al perfil del signo que otras, que se mantienen como mitos que acompañan a las reales.

Empezamos con aries. Hay una serie de rasgos que no podemos desvincular del carnero. Es orgulloso, apasionado, ingenuo y a veces muy egoísta. Pero no es tan cierto que sea excesivamente agresivo, aunque lo dejemos caer para darle dramatismo a alguna historia. Aries suele luchar por sus objetivos de una manera digna y muy respetuosa.

También es una exageración lo de que siempre vaya con prisas. Una situación en la que se toma incluso más tiempo de la cuenta es dando o recibiendo explicaciones. Le gusta llegar al fondo del asunto y eso no es de ser muy impaciente.

Luego tenemos al signo que carga con la peor reputación del zodiaco: escorpio. Nos hemos lucido con él. Celoso, paranoico, vengativo, espeso, dominante. ¡Ufff…! Y, además, calculador y controlador en el amor. Nos hemos pasado, porque signos que cargan con una reputación más romanticona, como leo y libra, tienen un concepto más utilitario y calculado de las relaciones que el emocional escorpio.

¿Y lo del mito sexual? El signo más sensual del zodiaco, tauro, es también el más sexual. Eso sí, teniendo en cuenta sólo lo físico. La sexualidad de tauro es carnal, muy animal. Escorpio busca también eso tan místico de la conexión emocional, el encuentro de las almas… ya sabes.

¿Y lo de poner a virgo como esa criatura tan pulcra y poco sexual? Qué va… Virgo, sí, es moderado e higiénico, pero dentro de que guarde sus normas higiénicas puede estar hecho un promiscuo de cuidado (o no). A lo que nos referimos es a que no es un signo tan asexuado como su nombre indica, aunque a veces lo utilicemos para bromear sobre ello.

Pasamos al serio, aburrido y formal capricornio; siempre pendiente del trabajo. Cuando prácticamente todos conocemos algún capricornio que se sale del perfil y es extrovertido, impulsivo y un poco payasete. Claro que nos falta decir que esa imagen sólo la vemos estando cerca del capi. Capricornio es otra historia en las distancias cortas.

Otra broma frecuente: La tacañería que muchas veces atribuimos al propio capricornio o a tauro, que miran tanto por el dinero. Es verdad que miran, pero estamos exagerando una vez más. Quizás te sorprenda saber un signo tan generoso como sagitario es el que congrega a un buen número de fans de la baratura. Como le gusta tanto entrar y salir, ha de cortar con pequeños gastos en su presupuesto, si quiere tener dinero para “lo gordo”.

También hemos hablado sobre la hiper-sensibilidad pisciniana. Es cierto, piscis se puede sentir herido con una simple mirada, pero no es nada débil, al contrario. Piscis es muy resistente y tiene una enorme fuerza interior.

Y, por último, la exageración sobre las sempiternas dudas de libra. No, no es tan indeciso, aunque nos riamos mucho con la broma. Algo indeciso, inseguro a veces, pero un auténtico maestro ocultándolo y engañándonos a todos. ¡Qué signo más pillín!

Si te gusta la entrada, comparte, por favor...
error: Content is protected !!