El niño Acuario

¿Cuál será la próxima aventura del pequeño Acuario? Quienes están a su alrededor tienen la sorpresa asegurada.

Esta criatura creativa hace y deshace, arma y desarma. Ya quisieran sus padres que se limitara a los puzles. Pero, no. Este pequeñín (o pequeñina) le echa mano a lo que encuentra: la cámara, el lavavajillas…

Al principio, claro está, no tiene mucho manejo con estos asuntos. Sin embargo, va perfeccionando sus habilidades con el tiempo y asombrando con sus innovaciones:

— ¡Hijo! Has transformado el lavavajillas en una tostadora hidráulica. ¡El sueño de mi vida, hecho realidad!

Acuario, el amigo inquieto

Los intereses de Acuario van mucho más allá del ensamblaje creativo. Tiene intereses muy diversos: intelectuales, artísticos, moviditos, etc.

niño jugando

Y, aunque le gusta explorar a su aire, es feliz cuando comparte la experiencia con otros. Éste es un chico sociable y divertido, con facilidad para relacionarse y hacer amigos.

¿Quién dice que esto es así?

Con Acuario tienen poco éxito las imposiciones del estilo: “Esto es así, porque lo digo yo.”

Si va a seguir una norma, ha de conocer su utilidad. Y los adultos habrán de darle razones convincentes por las que las cosas se hacen de cierta manera.

En caso de que el peque Acuario se salte la norma a la torera, también son inefectivos los castigos típicos de dejarlo sin televisión, sin internet o sin videojuegos.

¿Por qué? Por lo que hemos dicho arriba. A Acuario se le ocurren con facilidad muchas alternativas. ¿Qué tal, por ejemplo, pegar todos los zapatos de la casa al suelo para gastar una “bromita”?

Es hora de… ¿qué?

Como no hay cara sin su cruz, la creatividad y las múltiples inquietudes de este niño, le acarrean una enemiga fatal: la rutina.

Las rutinas son muy útiles para que el muchacho (o muchacha) aprenda a organizarse y atienda adecuadamente sus responsabilidades.

Los mayores habrán de transmitirle que los horarios no se hicieron para limitarlo, sino para ayudarle a aprovechar mejor el tiempo.

Seguro que, cuando llegue a adulto, agradecerá que le hayan enseñado hábitos para hacerle la vida más fácil.

— Cariño, ya es hora de que hagas tus tareas. Termínalas. Y a las 7 me enseñas cómo va la obra de teatro que estás preparando… ¿La Princesa Cyborg?… ¿Qué es esto?

Si te gusta la entrada, comparte, por favor...

Comments

  1. Adr909 says:

    Jaja muy bueno.

  2. TswordZ says:

    Jaja, pues sí. Lo malo de ser creativo es que la rutina mata. Al menos siendo niño tiene más libertad para hacer e inventarse cosas.
    Y eso de dar razones para las órdenes falla en muchos padres, y luego se quejan pidiendo razones porqué no les hicieron caso XD

    • Casandra says:

      Buena observación. No lo había visto al revés. 😆
      Te dicen: ¡No toques eso! (Sin añadir más.)
      Como la prohibición es atractiva, tú lo tocas. Y ellos sí que te piden explicaciones: ¿Por qué lo hiciste?

  3. FrutiLupis says:

    Yo tengo mucha influencia de Acuario en la carta…en gran parte así era de chica!!! :O Sobre todo la parte de: “Si va a seguir una norma, ha de conocer su utilidad. Y los adultos habrán de darle razones convincentes por las que las cosas se hacen de cierta manera.”
    Tal cual, así es! Otra vez diste en el clavo Casandra 😀

    • Casandra says:

      Gracias, FrutiLupis. 🙂 Para mí que todos hacemos las cosas con más agrado cuando nos dan un porqué. Y, si tienes una mente Acuario, me imagino que, si no te dan el porqué, te están dando un motivo para que rompas la norma. 😀

  4. Jaja, es cierto, lo digo por las personas del signo Acuario que conozco. Me gustaría leer un post sobre el niño de mi signo: Escorpio.

error: Content is protected !!