Compatibilidad: Géminis y Virgo

Vamos con dos signos inteligentes y amantes del aprendizaje: Géminis (signo de aire) y Virgo (signo de tierra): “La unión de las mentes“.

Los dos son signos mutables, regidos por Mercurio, que los dota de esa brillantez. La de Géminis, queda más patente en su capacidad de expresión y, la de Virgo, en su afán por conseguir la excelencia.

La atracción intelectual entre Géminis y Virgo será irremediable.

Esta dará lugar a conversaciones ricas, variadas y frecuentes. Es decir, hablarán hasta por los codos.

Pero, ¿es esta comunicación suficiente para que su relación se fortalezca? Vamos a verlo.


compatibilidad géminis y virgo

Géminis y Virgo en el trabajo

En el trabajo, la comunicación sí es una baza decisiva en la compatibilidad de estos signos.

No tendrán demasiados problemas a la hora de compenetrarse, a no ser que sus respectivas personalidades (muy distintas) se impongan a los objetivos del equipo.

Y es que, aunque a los dos les encanta el desarrollo personal y el aprendizaje, cada uno lo enfoca a su manera.

Géminis es más de experimentar, de probar nuevas cosas continuamente sin profundizar en los detalles.

Por el contrario, Virgo prefiere centrarse en un objetivo y pulirlo hasta que quede perfecto (o prácticamente perfecto).

Así es que les tocará ponerse de acuerdo a la hora de abordar las distintas situaciones. Pero, siendo la comunicación que hay entre ellos tan buena, no será misión imposible.

Llegados al consenso, cada uno pondrá sus mejores armas al servicio del equipo.

  • Virgo, el concienzudo, aportará su capacidad analítica, la lógica, la precisión y un buen número de prácticas ideas, procurando que el timón no se mueva.
  • Y llegará Géminis, con su mente ágil y vivaz, para convertir la travesía en algo más ameno y, porqué no decirlo, alegre.

borde

Géminis y Virgo como amigos

Hablando de alegrías, a Virgo le encanta reír y lo necesita para liberarse del estrés. Razón por la que lo pasa tan bien con el divertido y extrovertido Géminis. Eso, cuando coinciden, porque su vida social suele ser diferente.

Virgo es más casero. Su ocio es más relajado que el de Géminis.

¡Ojo! Que eso no quiere decir que Virgo sea un muermo. Tan solo, que Géminis se aburre con la rutina y lo previsible y necesita estar en continua actividad.

Y, ya que nos ponemos, lo que a Virgo no le gusta es ese alterne con unos y otros de Géminis, porque acaba en muchas relaciones superficiales. Aunque, más incluso que por lo superficial, no le gusta porque es cansado.

A pesar de todo esto, Géminis y Virgo pueden ser buenos amigos.

  • Eso es posible porque Virgo se excita (mentalmente) con el manantial de información que es Géminis.
  • Mientras que Géminis chisporrotea de la alegría, cuando encuentra a un Virgo inteligente, con la cabeza en su sitio, y con quien puede hablar prácticamente de todo.

Solo hay que recomendar algo a esta pareja de amigos, sobre todo a Géminis:

Si tienes nuevos planes para salir, avisa a Virgo con tiempo. ¡Virgo odia que le rompan sus horarios!

borde

Géminis y Virgo en el amor

Todo lo escrito anteriormente es válido para el amor. Sin embargo, Géminis y Virgo encuentran dificultades añadidas en su vida de pareja. De por sí, el inicio de su relación ya es difícil.

Géminis juguetea y disfruta coqueteando. Ese es su estilo, tanto si piensa en seducir a alguien como si no. El coqueteo le sale solo.

Para Virgo, esto es poco serio. No ve claras las intenciones de Géminis. Y, si es Virgo quien se decide a dar el primer paso, lo hará despacio y sin jugueteos vanos.

Ya emparejados, destaca la maravillosa comunicación de la pareja, salvo en un punto: sus sentimientos más profundos.

Tanto a Géminis como a Virgo les cuesta hablar de esos sentimientos y eso puede dar lugar a malos entendidos.

Más problemillas…

Otro punto de fricción son los asuntos domésticos, destacando el orden y la limpieza, punto fundamental para Virgo.

Géminis es kilométricamente más despistado y desordenado que Virgo. Y es que tampoco entiende ese empeño de Virgo por dejarlo todo impecable.

Discutirán por esa diferencia y también a la hora de reclamar cada uno su propio espacio, que emplearán de manera distinta.

Géminis lo quiere para conocer gente nueva, salir, entrar y que nadie le controle. Virgo lo necesita para hacer “sus cosas” (no sabemos cuáles, porque no las comparte) en PAZ.

Y, cuando Géminis regrese a casa, ahí tendremos a Virgo para interrogarle sobre sus flirteos por esos mundos.

Sí, también discuten por ese asunto, pero hay que alabar que no monten escenitas en público. Géminis y Virgo son emocionalmente muy contenidos para esto.

Habitualmente, estos signos resuelven sus diferencias con diálogo, de forma civilizada.

Podrían durar como pareja, salvo en una circunstancia: que muestren las características más molestas de sus respectivas personalidades de forma extrema.

  • Por ejemplo, un Géminis que de juguetón y parlanchín le parezca a Virgo un especimen infantil con diarrea verbal. Nada que hacer.
  • O, también, un Virgo hiper-crítico, quejica y puntilloso, que haga que Géminis se auto-catapulte al otro extremo del país con tal de no sufrirlo.

Extremos, no. Moderación y diálogo, sí.

Ese diálogo estará presente incluso en sus momentos más íntimos de pareja. ¿Cómo es posible que no se callen mientras están metiéndose mano? Pues eso mismo suele pasar.

Sus estilos en cuestiones amatorias también son distintos. Recordemos que Géminis no puede pasar sin variedad.

Pero este asunto puede resolverse fácilmente, si Géminis le da tiempo a Virgo para que se despendole y saque su lado más atrevido, que lo tiene.

Conclusión: Compatibilidad de pasable a buena, a pesar de los obstáculos que hemos mencionado. Con un poquito de dedicación podría funcionar.

Gracias a Camila por pedirnos esta compatibilidad.

Si te gusta la entrada, comparte, por favor...
error: Content is protected !!