Acciones que te restan puntos con tu Escorpio

Ganarse la confianza de Escorpio lleva su tiempo, como bien sabes. Este signo es de los que observan lo que haces, van tomando nota y, si consideran que te lo mereces, van depositando en ti el premio de su confianza.

Es un largo, largo camino, en el cual vas sumando puntos cuando te portas bien. Y, quizás sin darte cuenta, también restas y das pasos atrás, al llevar a cabo ciertas acciones.

Acciones, que tal vez para ti sean minucias. Pero el sensible Escorpio no las interpreta como tales. ¡Para él/ella son terribles meteduras de pata! Y tú… ni te enteras.

trampasEscorpio no te frunce el ceño. No te deja ver en su cara una expresión de tristeza o decepción, ni cualquier otra que te haga deducir que has patinado de lo lindo.

¡Por todos los santos! ¿Por qué no dice lo que quiere o lo que le gusta?

¿Por qué espera que tú lo observes, lo intuyas o lo adivines?

En fin, no es hora de quejarse. A Escorpio lo amas con su puntazo de hermetismo incluido. Con el tiempo, irás resolviendo los enigmas y la comunicación será más abierta.

Mientras tanto, ¡ojito con ciertos detalles! Te puede pasar como en el juego de la oca, cuando caes en una de esas casillas que te mandan de vuelta a la línea de salida, ya que te faltaba poco para llegar a la meta.

Conscientes todos de la situación, pongamos ejemplos de meteduras de pata fatales para Escorpio.

10 Acciones con las que pierdes puntos con tu Escorpio

1. Una situación se presta para que lo defiendas y tú no lo haces. Obviamente, Escorpio no necesita que nadie lo defienda. Es el gesto el que cuenta.

Ejemplo: Llega la vecina diciendo que tu Escorpio le ahúma la ropa que tiene tendida con sus apestosos inciensos. Tú, por no entrar en broncas vecinales, le quitas importancia y, quizás, hasta haces alguna broma.

¡Error! Podrías haberle dicho a la vecina que debería estar agradecida de que, gracias a tu Escorpio, sus bragas quedan impregnadas de una erótica fragancia que bien apreciaría, si su vida sexual no fuera tan anodina… (o algo por el estilo).

Si Escorpio se entera de que, por quedar bien con una vecina reprimida, no lo/la has defendido, pierdes puntos. ¿Quién de los dos es más importante para ti?

2. Curioseas en sus pertenencias. Escorpio te pilla mirando en sus cajones o echándole un ojo a los mensajes de su móvil.

Eso es como caer en la casilla del pozo en la oca. Quedas suspendido en el juego, previsiblemente por un buen rato.

3. Le dices una mentirita inocente. A este signo hay que hablarle siempre con la verdad. Como le digas que te quedaste trabajando hasta tarde y después se entere de que estuviste en casa de un amigo, la has hecho buena.

4. Le das demasiadas explicaciones de lo leal que has sido. ¿Qué crees? ¿Que Escorpio no se da cuenta de cuándo estás siendo leal y cuándo no?

Insístele en que lo defendiste cuando la vecina habló mal de él/ella. Dile que pudiste ponerle los cuernos con Julián o Juliana y no lo hiciste. Explícale lo formal que fuiste en aquella fiesta, donde hasta el portero te tiró los tejos…

Tantas explicaciones (no pedidas) le ponen a Escorpio la mosca detrás de la oreja. Y tú, una vez más, retrocedes en el tablero.

5. Alguien intenta ligar con tu Escorpio y tú no te inmutas. Confías tanto en tu Escorpio, que no te importa que el buitre o la lagartona de turno se le insinúen descaradamente en tus narices.

Cuidado. Escorpio puede interpretar esto como un descenso de interés en su persona por tu parte.

La próxima vez, haz algo para espantar a las alimañas que se le acerquen.

6. Vuelve de atender una llamada y tú no muestras interés. O, quizás, pasa un rato mandándose mensajitos con alguien.

Tú respetas su privacidad. Le das su espacio y, cuando termina, no le haces ni la más inocente pregunta, del estilo: ¿Pasa algo?

Sí pasa. Escorpio vuelve a pensar que no te interesa tanto… Qué equivocada está la criatura. Y, claro, como no te da la oportunidad de aclarárselo…

7. Escorpio llega con ganas de discutir y tú te vas hasta que se le pase el avenate. Esto lo hacemos muchas personas, por tal de no malgastar energías en conflictos que se salen de tono y mantener un diálogo sensato cuando pasa la tempestad emocional.

El punto es que Escorpio quiere ver algún tipo de reacción emocional por tu parte. Prefiere que lo mandes a la m¡erda, si encarta, y salgas dando un portazo, a que no te inmutes cuando lo ves a punto de estallar del cabreo.

(Y pensar que yo creía que lo mejor era retirarse a tiempo…)

8. Pones verde a un amigo delante de él/ella. Esto también despierta las sospechas de Escorpio. Y, en este caso, le sobra razón, ¿no crees?

Si hablas mal a espaldas de esa persona a quien supuestamente quieres, ¿por qué no ibas a criticarlo a él/ella delante de otros?

9. Le dejas en evidencia en público. Esa inocente bromita en Facebook puede salirte cara. Te ríes de una de sus fotos y tu comentario obtiene docenas de “Likes” y de respuestas mofándose de las pintas de Escorpio.

¡Cómo se te ocurre! Otra vez vas pa’ trás.

10. Eres muy amiguito de un enemigo de Escorpio. Sabes que esa persona le jugó sucio y tú mantienes ese vínculo cercano con él/ella.

Escorpio te observa, se calla… y vuelve a desconfiar de ti.

Moraleja: Ten cuidado. Ya que estás con Escorpio, procura que se te pegue un poco de su capacidad observadora para no dar tantos pasos en falso.

Poquito a poco, a medida que vayas ganándote su confianza, te irá contando más sobre lo que le gusta, detesta o le dan ganas de vomitar… Y tú a él/ella. Aunque, probablemente, mucho de lo que le cuentes ya lo habrá observado por su cuenta.

Si te gusta la entrada, comparte, por favor...
error: Content is protected !!