Virgo, el perfeccionista

virgo

Hoy nos acercamos a uno de los rasgos principales que se atribuyen a virgo: la búsqueda de la perfección.

Virgo es muy práctico e inteligente. ¿Crees que no sabe que la perfección no existe? ¡Claro que lo sabe! Pero eso no va a impedirle aproximarse a ella todo lo que pueda.

Virgo es fan de la salud, de la dieta equilibrada, del ejercicio físico, de los horarios bien puestos, del orden, de la limpieza, de la belleza, del refinamiento, de la precisión, del aprendizaje y de darle vueltas a las ideas hasta pulirlas lo necesario.

¿No es agotador? ¡Y tanto que lo es!

El signo que mejor puede comprenderle es capricornio; otro que cree en la perfección.

Es elogiable que virgo ponga esmero en cada cosa que haga, pero a veces se le va de las manos. Porque virgo no se detiene en el tipo de cosas que puede controlar. Va más allá y a veces trata de controlar lo incontrolable (como el comportamiento de otras personas, por ejemplo).

De hecho, lo mejor que le puedes ofrecer a virgo es hacer las cosas a su gusto. Y, el mejor cumplido, decirle que tiene la razón.

Si no haces las cosas a su gusto, virgo te criticará. Pero no lo tomes a mal, porque contigo no será ni la mitad de duro que es consigo mismo. Su objetivo no es humillarte o aplastarte como a un mal bicho, sino llevarte por el camino virtuoso. Digamos que es una sutil forma de influirte.

En cuanto a decirle que tiene la razón, la explicación es sencilla: Virgo es de los signos que mejor escuchan; de los que no te quitan la palabra de la boca y están atentos a todo cuanto dices. Y, una vez que ha procesado todo eso en su bien amoblada cabecita, es cuando se decide a hablar.

Virgo, después de todo el análisis, cree que su opinión tiene mucho valor. De hecho, la tiene, porque no te dice lo primero que se le viene a la cabeza. Por eso le gusta que la tomes en cuenta y, todavía más, que le digas que estás de acuerdo.

¿Qué pasa si no lo estás? No suele pasar nada grave. Quizás virgo se moleste o, si es muy grande el desacuerdo, te dedique una rabieta verbal. Acto seguido, se quedará pensando de nuevo para analizar porqué piensas tú diferente.

Lo mejor es que, si virgo llega a la conclusión de que tú tienes la razón, ajustará de nuevo su visión de las cosas.

Y así, entre el control y los minuciosos ajustes, este signo representado por una joven bella y virginal, sigue avanzando hacia su destino utópico: la perfección.