Virgo y el amor

virgoVirgo en el amor es una persona equilibrada, estable y responsable, como buen signo de tierra que es, además de muy detallista. ¿Te gustaría encontrar a alguien que no volviera a olvidar tu cumpleaños, el día que tu mascota llegó a casa o centenares de fechas más? Quédate con virgo. Es la elección perfecta.

Virgo tiende a buscar la perfección y se acerca a este objetivo tanto como puede o le dejan.

La Naturaleza fue generosa con virgo, porque lo dotó con un atractivo innato. Atractivo que virgo se encarga de acentuar aún más, ya que cuida mucho su aspecto físico. Esa belleza que destila, unida a su modestia y pudor, es un cóctel que puede hacerle perder la cabeza a cualquiera (menos a un virgo).

Si deseas conquistarle, tienes que asearte a conciencia, lucir como un pincel y oler exquisitamente.

Virgo te mirará de arriba a abajo, te radiografiará detenidamente con su mirada analítica. No pienses que está admirando tu belleza, no. Está buscando manchas en tu ropa y viendo si la has planchado bien.

Si virgo se te acerca, no será para invadir tu espacio vital. Virgo es el primero que odia que invadan el suyo… Lo que quiere es olerte.

Como tengas la ropa arrugada, llena de motitas, te hayas manchado accidentalmente o el desodorante te haya abandonado, empiezas muy mal. Posiblemente, habrás repelido cualquier oportunidad amorosa con virgo.

Hay que decir que, curiosamente, hay un puñado de virgos que pecan de lo contrario: son guarros a conciencia, perfectamente cerdos. Si te toca uno de éstos, perfecciona tu imagen y preséntate ante virgo muy sucio, como si vinieras de las Cruzadas. Por si acaso, no te arriesgues. La mayoría son limpísimos.

Resígnate. Virgo es así: frío en apariencia, tendente a la perfección y muy exigente, sobre todo en estas cuestiones. Aun así, puede concederte una oportunidad. Agradéceselo, a virgo y al cosmos; arréglate y (muy importante) arregla también tu casa.

Sé prudente, cauteloso, ve despacio (que te vea venir). Eso le gusta a virgo. Lo ahuyentarás irremediablemente si tomas confianzas muy deprisa.

Si es virgo quien te conquista, no esperes explosiones de pasión. Virgo te conquistará con detalles. Por ejemplo: flores, poemas, notitas, dedicatorias varias, etc. A saber todo lo que puede caber en la cabeza de un virgo…

Eso sí, es muy pudoroso. Suele inhibirse y, en muchas ocasiones, oculta sus sentimientos. Si virgo no quiere que te des cuenta de que se ha enamorado de ti, no hay nada que hacer.

Una vez que tienes tu pareja virgo (enhorabuena), consérvala. Virgo adora la estabilidad y es fiel, muy fiel, porque no asimila los arrebatos de lujuria que pueden dar lugar a que un miembro de la pareja tenga una aventura por ahí.

Evita las discusiones con virgo, porque tiende a pensar que siempre lleva la razón. Paciencia, que ya habrá tiempo para razonar…

En el sexo, virgo pone su inteligencia al servicio del placer. Sin embargo, es preferible que seas tú el que “caliente motores”, porque seguro que se te da mejor. Después, virgo se puede despendolar, sí, pero en este terreno es preciso otorgarle más emociones que el simple desahogo físico. Necesita algún estímulo intelectual. Así es que en el sexo tendrás que esforzarte de lo lindo si no quieres que se aburra.

Cuando quieras regalarle algo, infórmate bien sobre lo que le gusta. Virgo no te dirá nunca que lo que le has regalado no le gusta. Siempre será agradecido y correcto, pero esfuérzate un poco en ver qué necesita porque, aunque no te lo diga, sí se desilusionará ante un regalo cutre.

En esencia, si quieres que alguien te ame cortés y profundamente, sin arrebatos que no van a ningún sitio, virgo es tu pareja perfecta. Búscalo.

Si te gusta la entrada, comparte, por favor...
error: Content is protected !!