Un día en la vida de leo

leoLeo es ese signo majestuoso y encantador que bien conoces. O quizás es ese signo vanidoso y petulante que no soportas.

En el segundo caso, no te interesará, pero si estás entre los simpatizantes de leo, prepárate para saber cómo es un día en la vida de esta bestia salvaje criatura indómita y refinada.

Leo en casa

Leo es un amante ardiente, dispuesto a ofrecerte amaneceres espectaculares, si es que te interesa “el tema” mañanero. (Si no es así, no vivas con leo.)

La gracia está en que a leo no le cabe la menor duda de que es un buen amante (nocturno o matutino), aunque no está de más recordárselo a menudo.

Es más, leo necesita continuas muestras de atención y devoción por parte de su pareja. Si no las tiene, lo único que puede pasar es que la ponga de patitas en la calle y se busque otra.

Esa devoción, naturalmente, será recompensada de manera espléndida por el león.

Después de la intensa actividad matinal, a leo le gusta desayunar bien. Los desayunos exóticos y vistosos son sus preferidos.

Le gusta ser muy bien atendido por su pareja en esta cuestión, pero, sin duda, leo sabe cómo responder generosamente a los mimos que recibe.

Leo en el trabajo

A leo le gusta distinguirse de todos en el trabajo. Le encanta ser único y llamar la atención. No reacciona nada bien cuando llega algún “mindundi” a robarle el protagonismo.

No duda en tomar las riendas cuando se trabaja en grupo y en mostrar propuestas creativas y convincentes cuando el personal está desorientado.

Puede ser manipulador y muy competitivo. Algo justificado, porque leo es el mejor (o eso piensa).

Vida social de leo

Leo es muy sociable y le gusta tener un buen puñado de amigos dispuestos a llenarlo de afecto y consideraciones. Amigos leales, por supuesto, y que no se disputen con leo ser el centro de atención.

Ay! Lo que le gusta a leo acaparar miradas… Esto lo pierde alguna vez que otra… 😆

Y, más o menos, lo que hemos explicado más arriba está en este vídeo, para que no te pierdas detalle: