Cuando los signos se pasan con los tragos

Hablamos de excesos etílicos (en cumpleaños, guateques, bodorrios, Navidades, citas horripilantes, etc.). ¿Qué pasa cuando los signos del zodiaco toman alcohol de más?

ARIES: El típico que, cuando tiene unas cuantas copas de más encima, se asalvaja subiéndose a las mesas a bailar o reaccionando exageradamente a las provocaciones: — Oye, tú. ¿Qué te pasa? ¿Por qué me miras mal? (Y aquí es donde empieza la pelea…)

TAURO: Después de acabarse la botella de vino (exclusivo y carísimo, faltaría más), Tauro necesita ponerse cómodo. No te extrañe que se quite los pantalones y los tire por la ventana o que busque el rincón más confortable de la estancia y se amodorre allí, de mil amores.

habla muchoGÉMINIS: Si te parece que Géminis habla demasiado (estando sobrio) es que aún no lo has visto borracho. Unos cuantos Martinis después es cuando de veras se desinhibe. Vamos, pa’ temerle…

CÁNCER: ¿Te suena eso de que la gente cuando bebe se vuelve más amorosa? Pues, ése es el estilo de Cáncer, que expresa su ebriedad entre lagrimitas y gestos cariñosos: — Amigo, tú sabes que te quiero… (hip) Y, si no eres su amigo, no importa. Como la borrachera sea gorda, seguro que se te cuelga.

LEO: A Leo es otro que le da por llorar y desplegar todo el drama de su corazón, pero es mucho más escandaloso que Cáncer. Lo mismo se sube al escenario (o al punto más alto que encuentre) para interpretar, en ese estado, la canción más desgarradora de su repertorio. (¡Qué horror! ¡Mis puñeteros oídos…!)

VIRGO: Unos traguitos bastan para que Virgo se meta las inseguridades en el bolsillo y empiece a alternar con unos y otros, como si fuera el rey o reina del mambo. A ti te pilla por banda y te dice: ¡Eh! ¿Te he presentado a Antonio?  … — Que sí, ¡caramba! Ésta es la quinta vez que me lo presentas.

abrazados ososLIBRA: Otro amoroso, cuando el alcohol se le sube a la cabeza. Pero en grado sumo, ¿eh? Te pilla en un rincón y se deshace en cariños: — Te quiero. Es que te quiero… mucho, mucho. Y tú, con cara de asombro: ¿Nos conocemos?

ESCORPIO: Cuando Escorpio bebe de más, suele hacer una de estas tres cosas: (1) Charla con alguien sobre temas trascendentes y extrañísimos en un rincón. (2) Llora a moco tendido, mientras habla con su ex. (3) Aprovecha para tener sexo, con más o menos éxito en tal estado.

SAGITARIO: A Sagitario es al típico que le da por competir: — Vamos a ver. ¿Quién es capaz de llegar más lejos haciendo pipí? ¿Hay alguien que eche un pulso conmigo? ¿A que no eres capaz de levantar a ese tío gordo que está en la barra? ¿Quién tiene la/las (salva sea la parte del cuerpo) más grande/s?

CAPRICORNIO: Tan formal y reservado, cuando es dueño de sus cinco sentidos… La desinhibición de Capricornio empieza cuando te enteras de esos secretos que tan celosamente había guardado hasta entonces: — Sí, fui yo quien rompió el carísimo jarrón Ming y le eché la culpa al gato.

ACUARIO: Aprovecha la situación para ligar. Se dedica a coquetear y a pedir números de teléfono a mansalva. Hasta tu abuela le ha tenido que dar el suyo.

PISCIS: Se pone alegre, pero alegre con todas las letras: ríe, hace bromas ocurrentes, despide simpatía por todos sus poros. ¡Rezuma felicidad! Tanta, tanta… que tú caes en la tentación y te dices a ti mismo: ¡Caray! ¿Qué se habrá tomado? Yo quiero uno de ésos.

Y, por supuesto, esta broma no trata de hacer apología de la embriaguez. Please, seamos responsables cuando consumamos alcohol, porque nunca se sabe hasta dónde podemos meter la pata cuando perdemos las riendas.

Si te gusta la entrada, comparte, por favor...
error: Content is protected !!