Predicciones horrorosas para cáncer

Amigo cáncer, su periplo vagando por un desierto de amor está llegando a su fin. Sus sueños más románticos y dichosos se harán realidad, siempre y cuando usted pueda esquivar los peligros que se avecinan.

Si ha decidido declarar su amor a piscis, hágalo ahora mismo. No espere a mañana, porque si lo hace será un día de padecimiento. El estrés y el desgaste emocional coparán la jornada. Evítelo.

Al amanecer, usted despertará con la ilusión de preparar una velada especial para su amor definitivo. Pero una avería en las telecomunicaciones de la zona evitará que pueda avisarle para que acuda a casa a tiempo para la sorpresa.

Irá a pedirle a su vecino géminis el favor de que le diga a piscis la hora a la que usted lo estará esperando. Géminis estará encantado de ayudarle pero, con tanta faena que tiene siempre, se despistará y no le dirá a piscis ni media palabra.

Con el amor brillando en sus ojitos, usted se pondrá a limpiar y decorar la casa. Y, en ese preciso instante, escuchará un ruido ensordecedor proveniente de la calle: Aries habrá comenzado a hacer obras y estará levantando el pavimento con un martillo neumático.

¡Oh, no! A usted no le parecerá nada romántico que, cuando llegue piscis, encuentre su casa rodeada de zanjas y escombros. Además, con lo propenso que es su pescadito a los tropiezos, podría accidentarse fatalmente.

Por suerte (aparentemente), llegará libra a echarle una mano y usted podrá convencerle para que seduzca a aries y se ponga mano a otras obras. Aries sucumbirá a los encantos de libra y los dos iniciarán una frenética danza de cortejo en la finca vecina.

Ya que libra y aries estén en lo suyo, se presentarán en su casa familiares y parte de sus amistades. – ¡Qué horror! ¡Se han puesto todos de acuerdo!

Tauro, después de colocar el manojo de flores que ha traído, enchufará el canal de telenovelas para ir creando una atmósfera romántica y se aferrará al sofá con una caja de pañuelos.

Virgo, que es escéptico al cuento de la avería, querrá revisar la configuración de su router y acabará formateándole el ordenador, con lo que usted perderá todos los datos que aún no había guardado en el disco duro externo; incluidas esas adorables fotografías de piscis comiendo chorizo en la playa.

Usted comenzará a llorar al lado de tauro, hasta que acuario, con su mejor sonrisa, le diga que le ha hecho el mejor regalo posible: su proyecto de hogar erótico-inteligente.

Acuario lleva años trabajando en un sofisticado sistema. Tras decir una palabra clave, el sistema se activa: Las cortinas se corren, se encienden luces cálidas en toda la casa, suena un hilo musical que induce a los achuchones, los muebles vibran, la lavadora emite gemidos sugerentes, se proyectan provocativas imágenes en las paredes… y mucho más.

Se dispondrá a mostrarle a usted cómo funciona, pero leo y capricornio le interrumpirán. Se pondrán a discutir fuera de sí, después de que leo insulte al capi por cambiar de sitio los cuadros de la casa.

La intención de capricornio será que usted no se sienta cohibido cuando esté en plena ebullición erótica con piscis, si le da por mirar alguno de los muchos retratos de familia que están distribuidos en la casa.

Mientras leo y capricornio se dicen hasta de lo que se van a morir, usted se encontrará deprimido y ansioso a esas horas de la tarde, con el conflicto en casa y la hora del encuentro con piscis acercándose. Teme lo peor: que no aparezca.

Entonces, su famosa intuición le dirá que géminis no le ha avisado. Le hará esta confidencia al apasionado sagitario y éste le asegurará que, así sea lo último que haga, encontrará a piscis para llevarle el mensaje.

Sagitario saldrá galopando hasta la morada de piscis. Se hará de noche. La luna lo acompañará en su búsqueda. Llegará hasta su apartamento. Llamará una y otra vez…

Piscis no responderá. Muy afligido y pensando que usted no lo ama, habrá recogido sus cosas y se habrá marchado con los feriantes de la zona a quién sabe dónde.

Mientras tanto, en su casa seguirá la bronca. Todos se habrán sumado a la discusión de leo y capricornio, cuando aparezca escorpio a esa hora tardía para colaborar con el encuentro amoroso. Le dirá a usted: Oye, te he traído algo que no puede faltar en tu velada. Ya verás cómo me lo agradeces: ¡OSTRAS!

¿Ostras? Nooooo…

Precisamente la palabra clave que accionará el sistema erotizante programado por acuario. La casa comenzará a ondear, a vibrar, a gemir y a sonar, convertida en un mega-afrodisíaco tecnológico.

llorandoCapricornio y leo decidirán demostrarse su odio besándose apasionadamente. El resto de los presentes se les unirán, sucumbiendo a sus instintos más primarios.

El timbre de la puerta sonará. Aries y libra no se resistirán a continuar su fiesta con todo el grupo. Usted les dejará pasar, quedándose sentado fuera de casa, mirando la luna, mientras que toda esa panda de desagradecidos estará inmersa en la bacanal del siglo.

No llore más, amigo cáncer. Aún está a tiempo de evitarlo.