Cómo es tu mascota según su signo del zodiaco

Anteriormente, hablamos de la mascota “recomendable” para cada signo del zodiaco.

Hoy hablaremos de las mascotas en sí, de qué características es más probable que muestren por obra y gracia de los astros.

Eso sí, ten en cuenta que un gato no se portará como un pez por muy Virgo que sea, por ejemplo.

Pero esa minucia no impedirá que le echemos humor y hablemos del tema para que tomes tus precauciones, dependiendo de lo conflictivo que sea tu animalito.

tu mascota y su signo

Aries. La mascota campeona.

Si tienes más de una mascota, Aries competirá con todos ellos hasta conseguir el lugar que le corresponde: justo el primero.

Así es, competitivo, valeroso y aventurero. También un magnífico defensor de su dueño, a menos que se piense que está compitiendo contra él. Entonces, pobre dueño…

Y, cuidado si se aburre. La mascota Aries es muy activa y, si no encuentra otra cosa a mano, no dudará en entretenerse con lo primero que le llame la atención.

Tauro. La mascota comodona.

A Tauro le gusta vivir bien y el animal tauro no es una excepción. Busca la comodidad ante todo y también siente una gran debilidad hacia los manjares deliciosos.

Si le dejas apalancarse en el sofá más cómodo de la casa, él hará suyo el sitio y luego cualquiera lo echa de ahí.

No le gusta nada que hurguen en sus preciadas posesiones (léase juguetes). Y a su amo lo tratará con el mismo esmero que a una de ellas.

Como uno de tus amigos curiosee por sus cosas o te ponga la zarpa encima, prepárate para una reacción furibunda.

Géminis. La mascota festivalera.

Tu mascota Géminis está destinada a alegrar la vida del vecindario. Es dicharachera y se adapta bien a los cambios.

Es de naturaleza independiente, por lo que no tendrás que estar el día entero manoseándola para que se sienta feliz.

Por otra parte, su incontrolable curiosidad, hará que pases algún que otro instante embarazoso. Le encanta ser testigo de cualquier folloncillo y, si tiene que meterse por medio, se mete.

Cáncer. La mascota pegajosa.

Si quieres ser seguido por tu mascota a cualquier rincón de tu hogar, cáncer es la tuya.

Este hogareño animalito es el perfecto para integrarse en el núcleo familiar, con niños y todo.

No es la elección idónea para personas que pasen mucho tiempo fuera o que viajen. Para ellas, mejor que se decanten por una mascota Géminis o Acuario.

Esta dulce mascota es muy sensible y te lo mostrará con pucheros inconsolables cuando le quites algo que él cree que es suyo.

Leo. La mascota pija.

A tu animal Leo solo le gustan un tipo de cosas: las mejores. El mejor sitio de la casa, la mejor comida y las mejores palabras.

Tu mascota disfrutará siendo admirada y tratada como el rey de la casa. Así mostrará su lado más alegre y noble. Si hay algo que no soportará, es que no se le tenga en cuenta.

Su estado de ánimo se ve muy influenciado por la luz. No resistirá estar encerrado en un sótano húmedo y oscuro.

Virgo. La mascota limpia.

Virgo es la primera mascota que aprende a controlar sus esfínteres. Si tu primer requisito es que tu mascota sea limpia, es buena idea buscar que haya nacido bajo este signo.

El animalito Virgo es de los que lloran cuando se ven cubiertos de barro (qué horror).

Si sales con él a dar una vuelta, verás con qué precaución esquiva los charcos y todo lo pringoso del camino. Además, le gusta ir por el lado correcto de la acera y siguiendo el itinerario previsto.

En cuanto al horario, atención, que le gusta cumplirlo.

Le encanta comer a su hora. Si no berrea, muge, ladra… o emite el sonido que corresponda para hacerte saber que eso no son arreglos.

Libra. La mascota guapa.

Si buscas presumir de la belleza de tu mascota, procura que sea libra. Ninguna otra será más guapa ni tendrá más encanto natural.

No necesita esforzarse para ser un encanto, porque es así, simplemente. Además, los esfuerzos tampoco es que le llamen mucho la atención.

Al igual que Géminis y Acuario, tu mascota de aire cambia de opinión en un tris, con lo que te demandará una dosis extraordinaria de paciencia.

Escorpio. La mascota espía.

Esta mascota se conoce todos los escondrijos de la casa.

Frecuentemente, es la que te esconde las zapatillas en un lugar tan impensable, que ya puedes ir haciéndote con otras.

Además, al ser uno de los signos más testarudos del zodiaco (humano o animal), no soporta las órdenes insistentes.

Si tú te pones “melón”, él más, por lo que se hace imprescindible mantener la dulzura en las formas con él.

Es muy emocional, por lo que a veces se enfada y tú, por más vueltas que le des a la cabeza, no lograrás saber el motivo.

La mejor táctica con él es mantener siempre la calma.

Sagitario. La mascota asalvajada.

Al igual que sucede con Aries y Leo, al animalito Sagitario le encantará relacionarse con sus vecinos animales.

Siente un exagerado amor por salirse por ahí, a lo salvaje, con el riesgo de que no les apetezca volver a casa.

Le encanta ser el centro de atención, pero también pasar tiempo a su aire, sin que se metan en sus asuntos.

Es gracioso y muy activo, pero únicamente cuando se trata de hacer algo divertido. Si toca algo tedioso, suele comportarse como un vago inamovible.

Ya verás cuando intentes darle un baño…

Capricornio. La mascota infatigable.

Si quieres enseñarle algo a tu mascota, has de saber que Capricornio nunca se rinde. Además, le encantan las rutinas, como a Virgo.

Para ser pletóricamente feliz, tiene que tener su horas fijas para despertar, comer, pasear o ir a dormir.

Es la mascota que antes se dará cuenta de que algo “no funciona” como siempre.

Cuidado con las visitas inesperadas y demás. Puede comportarse como un energúmeno hasta que todo retorne a la normalidad.

Al ser un signo de tierra, siente una debilidad especial por hacer agujeros. Uyyy…

Acuario. La mascota sociable.

Si crees que una sola mascota es poco para ti, deja a tu animalito Acuario suelto por el vecindario y te traerá un grupo de amigos animales.

Es tremendamente afable y le gusta todo el mundo, pero no es de su agrado que lo agarren y le hagan mimos por mucho rato. Necesita espacio y, sobre todo, es feliz cuando interactúa con otros animales.

También es muy expresivo y le gusta el cambio.

En tus juegos con él, introduce variedad, porque si no te protestará como un bellaco, por esa falta tan horrenda de imaginación que tienes.

Piscis. La mascota sentimental.

El animalito Piscis conectará como ningún otro con tus sentimientos. Es tan, tan, tan cariñoso y sensible… que se percatará al instante de tu estado de ánimo.

También sintoniza muy bien con otros animalitos, especialmente cuando están en peligro o sufriendo por algo.

Es dado a quedarse imbuido en sus animales instintos o emociones durante largo rato, sin hacer nada.

Y, desde luego, detesta el estrés, por lo que si llevas una vida muy acelerada, procura no contagiárselo a este signo tan perceptivo y sensible.

Artículo basado en: Zodiac Pets.

Si te gusta la entrada, comparte, por favor...
error: Content is protected !!