Un día en la vida de aries

ariesSi hemos destacado algo de aries es su energía. Esa energía arrolladora que a veces le hace parecer violento.

Bueno, en realidad es que le pone tanto énfasis a lo que hace o dice que sí, admitámoslo, es fácil que intimide al más pintado.

También resalta la elogiable confianza en sí mismo y su afán por competir. Pero veamos esto en el escenario de lo cotidiano: Un día en la vida de aries.

Aries en casa

Aries despierta con los motores encendidos. Su pareja lo sabe y también que tiene mostrarse complaciente con este carnero dominante, cosa que no suele ser del todo desagradable. 😉

Es el primer signo del zodiaco y lo demuestra queriendo ser el primero en todo. Unos lo llaman egoísmo. Aries no lo llama de ningún modo: “¿Quiero eso? Pa’ mí.

Aries sabe de todo y no necesita la asesoría de un común libro de cocina que tiene todo el mundo para preparar el desayuno. Qué va…

Se pondrá manos a la obra y el resultado será más o menos delicioso (quién sabe), pero no cabe duda de que sí será único, exclusivo.

Aries en el trabajo

A Aries le gusta exhibir sus logros y prefiere liderar, no seguir a otro.

Es osado, ambicioso y su enorme energía le hará capaz de tener en marcha varios proyectos a la vez. Esto es beneficioso, porque contagia ese entusiasmo a quienes tiene cerca.

Sin embargo, cuando se cansa de algo, aries encuentra una solución facil: se lo endilga a alguien y se pone a empezar otra cosa que le apetezca.

En un equipo de trabajo, aries es una pieza muy preciada. Su energía y capacidad de mando, bien canalizadas, pueden hacer avanzar al grupo.

Quizás el inconveniente es que aries tiene que ser el mejor. Su competitividad es agotadora y no se cansa de buscar retos. Cuando ve que sus compañeros no muestran ese mismo entusiasmo, se decepciona lo suyo y es muy capaz de expresarlo sin diplomacias.

Vida social de aries

Cuando aries termina el trabajo, aún le queda combustible de sobra y esto lo mostrará llamando la atención del grupo. ¡Oh, sí! ¡Cómo le gusta eclipsar a otros haciendo gala de su encanto natural!

¿Y a la hora de seducir? Aries no es de los que se queda quieto. Si alguien le gusta, allá que va al ataque.

Es encantador, amigable, excitante e irresistible. Una relación con aries, por breve que sea, no será aburrida. Y es que a este signo, tan acelerado y brillante, la rutina y los planes inamovibles le dan alergia…

Lo anterior puedes verlo escenificado en este vídeo tan simpático:

Si te gusta la entrada, comparte, por favor...