Tauro en el trabajo

tauroTal y como apuntábamos en las características generales de este signo, los tauro destacan por ser fuertes y constantes en su esfuerzo. El trabajo no les amilana. Además, les gusta ganarse cada moneda dando lo mejor de sí mismos y siendo honestos en su puesto de trabajo. Ahí es nada…

Como jefe, un tauro es duro, durísimo, porque no ha llegado hasta donde está por casualidad, sino ganándoselo a pulso. Si te da su confianza, es para que tú te emplees a fondo. Como empleado, es responsable y cumplidor; de los que se toman el trabajo bastante en serio. ¿A que te encantaría contratarle?

Ahora bien, dos de las circunstancias que más valora un tauro son la seguridad y el progreso material gracias al trabajo. Por lo tanto, si tiene que ser un arribista (light o de los duros) y quitarse de en medio a un competidor en un momento dado, lo hará. Nada personal; sólo es trabajo.

Escalar posiciones para vivir más cómodo y seguro vale la pena. Así lo ve tauro. No obstante, la mayoría de las veces compite utilizando sus mejores armas: honestidad, esfuerzo y una paciencia inconmensurable. No importa cuánto tarde en conseguir sus metas. Tarde o temprano, las logra.

Para trabajar con tauro, además de lo anterior, hay que tener en cuenta que le gusta ceñirse a las rutinas. Si lo viejo funciona, ¿para qué cambiarlo? (Es cabezota con esto.) Y, si los cambios son inevitables, que le avisen con tiempo, ¡por favor!

Si te gusta la entrada, comparte, por favor...