Tauro y su problema para declararse

Tauro lleva algún tiempo enamorado de cáncer, quien pertenece a su grupo de amigos.

Los dos han compartido momentos entrañables aderezados con miraditas, caricias accidentales e indirectas sobre sus respectivos sentimientos.

Cupido se cebó con ellos y el amor fue haciéndose cada vez más evidente e irremediable.

A días, tauro estaba contento y decidido a mostrar sin tapujos sus sentimientos. Mientras que otros días se sentía inseguro.

¿Y si cáncer sólo estaba interesado en una relación para asegurar su futuro? ¿Y si sólo pretendía aprovecharse de su belleza y su sexualidad taurina?

Las dudas le hacían ir y venir, hasta el día de hoy. Tauro está decidido a agarrarse sus propios cuernos para abrirle su corazón a cáncer.

Pero, ¿cómo declarar su amor?

Es un paso muy importante, que no se da todos los días. Lo que hace que tauro le pida consejo por la mañana a sus amigos del zodiaco.

Sus amigos, muy generosos, se reúnen con tauro para asesorarle…

LIBRA: Tauro, ¿te lo has pensado bien?

CAPRICORNIO: Libra lleva razón. ¿Has considerado cómo repercutiría una relación en tu vida? ¿Te has planteado qué pasaría con tu carrera? ¿Y si os separáis y cáncer quiere quitarte la casa y dejarte en pañales?

TAURO: Sí, ya he pensado en eso. He estado dos años dándole vueltas al tema. El problema es cómo le confieso mi amor. ¿Qué le digo?

PISCIS: Qué bonito. Ojalá pudiera hacer yo eso a diario. Vete a buscar la rosa más bonita; arrodíllate y recítale unos versos de Pablo Neruda.

ACUARIO: No, piscis. ¿Cómo se te ocurre? Así le van a entrar los nervios. – Mira, tauro. En lugar de la chorrada ésa de Neruda, háblale sobre las costumbres migratorias de la ballena blanca. Y, cuando no se lo espere, le sueltas “Te quiero” en mitad del discurso.

GÉMINIS: Anda ya… Eso no funciona. Cáncer se va a dormir del aburrimiento en cuanto la primera ballena salga del Ártico. – Tauro, lo mejor es que le cuentes alguna anécdota muy divertida o un chiste. Hazle reír, que así es más fácil dar las noticias de cualquier tipo.

ESCORPIO: Tú flipas, géminis. Esto no es “El club de la comedia”. – Tauro, lo que tienes que hacer es practicar con el libro de hipnosis que te regalé. Así te aseguras el éxito. Y, en el supuesto de que a cáncer se le ocurra rechazarte, le re-hipnotizas para que lo olvide todo y le programas de recuerdo un trauma en su subconsciente.

SAGITARIO: Tauro, déjate de complicaciones. Te llevas a cáncer a hacer puenting y le dices “Te quiero” en caída libre.

VIRGO: Sí, claro. Y cáncer le da su respuesta en tanto llega la ambulancia… – Tauro, elige un lugar bonito (y limpio) y deja que el marco te inspire para expresar tus sentimientos. Es lo más sencillo.

LEO: Pues, sí. Pero no te olvides de ir bien peripuesto y perfumado. Luciendo palmito, que a quien tiene que mirar cáncer es a ti.

ARIES: ¡Bah! Es mucho más fácil citar a cáncer donde dice virgo. Te le echas encima por detrás y dejas que la Naturaleza haga el resto.

 

Con más dudas que al principio, tauro se fue al encuentro de cáncer.

Con una rosa en la mano, comenzó a contarle un chiste sobre las ballenas blancas y, antes de que sacara el arnés para saltar a dúo por la terraza, cáncer le dio un sobre.

Tauro lo abrió muy intrigado…

¿Cómo? ¡La invitación a su propia boda!

Cáncer ya lo tenía todo organizado y sólo estaba esperando esa manifestación insólita de sentimientos confusos.

La ceremonia es hoy mismo, a las 4 de la tarde. Estás invitado tú también.

No te la pierdas, porque la fiesta incluye un show de hipnosis de escorpio y un concierto de leo, con aries a la batería.

Y, colorín colorado, a esta pareja le irá todo rodado: Compatibilidad: Tauro y Cáncer.

Si te gusta la entrada, comparte, por favor...