Los puntos débiles de sagitario

Sagitario es uno de los signos más virtuosos del zodiaco o, al menos, es uno al que da gusto tener cerca por ese optimismo que irradia y ese buen trato que dispensa a quienes se le acercan, por referirnos sólo a dos de sus famosas cualidades.

Pero hoy vamos a ver la otra cara de la moneda de cuatro de sus más conocidas virtudes; una que no será agradable para ciertas personas que la conozcan.

1. Sagitario no para quieto

A sagitario le gusta salir, explorar, encontrarse con gente, ¡viajar! ¿Quién no sabe eso? Si se queda cada día en casa, se aburre como una ostra. Las personas más hogareñas se las verán moradas para seguir el ritmo del arquero.

2. Sagitario se sacude las preocupaciones

Sabe cómo hacer a un lado dramones, escenitas y miedos que no le aportan nada. Esto es buenísimo, sin duda. Pero a veces se le va la mano y no puede parar. Llevado por el entusiasmo, puede correr riesgos innecesarios o no dejar de reír cuando le estás hablando en serio.

Lo bueno es que es un signo mutable y suele rectificar enseguida. Menos mal.

3. Sagitario coquetea de lo lindo

Si a sagitario le gusta una persona, allá que va con su flecha. No se detiene. ¡Y puede coquetear con dos o más personas a un tiempo! ¡Hala! Sin problema.

A los más tímidos o clásicos quizás les incomode este estilo tan directo de ligoteo. Pero es lo que hay.

4. No le gustan los compromisos

Sagitario no es fan de los compromisos a largo plazo. Se piensa bastante lo de atarse a algo o a alguien. En definitiva, o tienes paciencia y le das su espacio o lo llevas crudo.

Fuente: Sagittarius.com.