Predicciones horrorosas para piscis

Malos tiempos. El ayuntamiento ha decidido prescindir de los servicios de todo el personal encargado de la piscina municipal. La crisis, ya sabe…

Y en vista de que usted es un empleado modélico (de los que jamás protestan) han decidido asignarle todas las funciones que antes realizaba el equipo de operarios.

Usted solito habrá de cuidar y mantener en perfecto estado las instalaciones, ejercer de socorrista, cobrar las entradas al recinto y atender el puesto de refrescos y helados.

Llega el día en que se incorpora a su puesto. Los primeros bañistas aparecen: Cáncer entra acompañado de todos los niños de su familia.

La pareja leo-libra, tan divina, se cuela mientras que usted va cobrando las entradas del primer grupo. Pasan lentamente, cabeza en alto y haciendo un repulgo a cáncer, que ya viene tenso de casa y se enfada todavía más.

Acuario acude acompañado de un grupo de pobres que no pueden pagar la entrada e intenta convencerlo a usted para que los deje pasar. Ellos también tienen derecho a refrescarse.

Usted se niega para evitar problemas con los jefes. Acuario desiste de su propósito inicial, pero aprovechando que usted abandona un rato su puesto en la entrada, se cuela en las instalaciones con sagitario, que está ayudándole a cargar un pequeño tanque lleno de anguilas eléctricas.

Mientras tanto, usted está muy ocupado limpiando el agua de la piscina, porque algún bañista con diarrea feroz ha perturbado bastante las cristalinas aguas. Por un rato, ha de estar pendiente de que nadie entre en el agua. Quizás haya sido cosa de alguno de los hiper-traviesos niños de la familia de cáncer.

Pobre cáncer. Tiene los nervios destrozados. No ha podido dormir bien ni probar bocado en todo el día. Se dispone a comerse una tortillita y ya que va a dar un bocado, uno de los niños le da un pelotazo en la cara; otro comienza a gritar más allá; otro le acaba de bajar el bañador a tauro…

El jardín de infancia desmandado hace que cáncer pierda definitivamente los nervios y eche a correr gritando con el tenedor en la mano. Se dispone a pinchar la pelota, pero, en lugar de ahí, pincha en las nalgas de aries.

Aries se enfada monumentalmente. Los dos, cáncer y aries, comienzan a pegarse con verdadera pasión. Llega libra a poner algo de paz y, tanto aries como cáncer, la emprenden a golpes con el pacificador.

Se acerca leo para defender a libra, y cáncer y aries le arrancan la melena a mordiscos.

Usted no da abasto. Contempla la dramática escena con sus prismáticos y decide entrar en el almacén para coger un par de pistolas con dardos tranquilizantes. Están cargadas. Comienza a disparar al bulto de violentos, a ver a quién le da.

Virgo, que está cerca de usted, cree que eso es un abuso y que puede ser muy peligroso para los bañistas. Como usted no hace caso a lo que le dice, virgo intenta quitarle una de las pistolas, que accidentalmente se dispara en otra dirección y le da a capricornio.

Capricornio cae redondo sobre el tablero de ajedrez. Estaba jugando una partida con escorpio. Por primera vez en años, escorpio tenía a capricornio a punto del jaque mate. Le da tanta rabia la interrupción de la partida que estalla en cólera y se dirige como un demonio a buscar a virgo para meterle el alfil por el primer orificio que pille.

Virgo huye despavorido. Tropieza con tauro, que se acaba de quedar dormido en su toalla. Virgo cae sobre tauro y, en un acto reflejo, tauro aprisiona a virgo contra su pecho ahogando sus gritos de auxilio.

Géminis le pone la zancadilla al escorpio enfurecido, que cae en la piscina.

Momentos antes, acuario y sagitario habían liberado las anguilas eléctricas en la piscina. Con lo que escorpio comienza a sentir el frenesí de los voltios recorriendo su cuerpo.

Un desastre que trascenderá y que marcará su expediente, amigo piscis, por los siglos de los siglos de su vida laboral.