Marte en Sagitario: ¡Paso, que voy ardiendo!

Bienvenido a la serie sobre Marte, el planeta rojo regente de signos tan modositos como Aries y Escorpio.

Lo de “modositos” no te lo habrás creído, ¿verdad? Más bien, apuntamos a lo contrario.

Marte tiene que ver con tus avenates de furia incontrolable, con esos instintos animales que se disparan cuando una falda se mueve al viento, con esa compulsión inexplicable que sientes hacia el chocolate… y demás impulsos bochornosos.

No es lo mismo tener a Marte en un signo formalito, como Virgo, por ejemplo, que tenerlo en el tabardillo de Sagitario.

sagit enfado

Tener a Marte en Sagitario puede ser un castigo, más para quienes están cerca del individuo que para él mismo. Por lo que más le vale al susodicho contar en su carta con otros signos que aplaquen un poco al Sagitario marciano.

De lo contrario, si se deja llevar por estos impulsos fatales, no lo aguantará ni su madre.

Ahí vamos con algunas implicaciones y padecimientos que se derivan de nacer con Marte en Sagitario:

1. ¿Paciencia? ¿Eso se come?

Esta criatura no se caracteriza por su quietud y paciencia, sino por todo lo contrario. El cambio es una de sus necesidades más básicas. De ahí que la veamos ocupada en algo nuevo, moviéndose rápidamente y libando de flor en flor.

De un proyecto sin terminar, pasa al siguiente, con la desesperación que esto supone para todos los involucrados en el mismo.

2. ¿Cómo puedes ser tan tonto, hijo mío?

Quien tiene a Marte en Sagitario es obsequiado con un aire cálido, risueño, simpaticón… Y también con una increíble mala leche cuando se le lleva la contraria.

Antes que perder en una discusión, prefiere contraatacar con descalificaciones e insultos de los que hacen doler los oídos.

3. ¿Y esa cara de estreñido? Yo me largo

Marte en Sagitario empuja a este ser del cosmos a buscar la diversión.

Cuando divisa que se acercan la tristeza, los rollos mentales, la excesiva seriedad o la siniestrez, se da media vuelta y se echa a galopar (en dirección a la calle o a otro espacio abierto, por supuesto).

A ti, que te den. Ya despertarás más alegre mañana.

4. Métete tus observaciones donde te quepan

El “Marte en Sagitario” no consiente que lo desmoralices cuando se le ocurre un buen plan. Da igual que tu consejo sea práctico. Por un oído le entra y por otro le sale.

Se lanza directo a por lo que quiere sin haber atado antes todos los cabos. ¡A lo loco!

5. El cuerpo está pa’ disfrutarlo

Tener a Marte en Sagitario es un obstáculo para quien quiere comprometerse, pues se verá impelido por el cosmos para saltar de catre en catre.

La variedad, la persecución, la aventura de la seducción y la conquista, el irrefrenable impulso de retozar a lo salvaje en lugares poco convencionales…

Esta criatura es propensa a la ligereza de cascos, nunca mejor dicho. ¡Hala! ¡A cabalgar mientras el cuerpo aguante!

Espera. No te lleves todavía las manos a la cabeza. Si a ti o a una persona próxima os ha caído Marte en Sagitario, más merecedores de mérito sois.

Marte empuja. Pero quien decide si hacerle caso (o no) es la propia persona. A buen seguro que conoces a alguien con Marte en Sagitario que tiene sus instintos bajo control, al menos buena parte del tiempo.

A los demás, que no controlan al centauro… Qué remedio… Los padeceremos y sucumbiremos a su lado al frenesí y la aventura.

Si te gusta la entrada, comparte, por favor...