Libra enfadado. ¿De verdad?

libraLo dijimos en los enfados del zodiaco: Libra es de los signos menos propensos a montar en cólera.

Su gusto por las buenas formas, por la diplomacia, por la belleza y la armonía… no es compatible con los conflictos y la violencia. Libra huye de todo eso.

Sólo se acerca con agrado a ese tipo de situaciones para buscar el equilibrio, cuando ejerce de mediador entre dos partes enfrentadas (algo que sabe hacer muy bien).

Libra se quita pocas veces la sonrisa de la cara. Es como si hubiera nacido con ella puesta. Y se comporta de un modo apacible y encantador la mayor parte del tiempo.

Recordemos que es un “animal social”, acostumbrado a tratar con muchas personas diversas, y esto le da bastante soltura en las relaciones.

Los enfados ocasionales (o molestias, porque no siempre llegan al nivel de “enfados”) van a surgir en este terreno de las interacciones humanas, muy probablemente.

Y, conociendo a libra, ya te imaginarás qué tipo de situaciones pueden afectarle más: Que le ignoren cuando está hablando muy emocionado de algún tema; los cotilleos en su contra, donde salga mal parado injustamente; el mal trato a alguien inocente…

Pero no creas que libra se enfada automáticamente… Es un signo de aire. ¿Y qué es lo que más hacen los signos de aire? PENSAR.

Libra piensa al estilo de los signos de aire. Esto es: idealista (viendo el mundo “a su rollo”). No con ese otro estilo de mantener los pies pegados al suelo, propio de los signos de tierra.

Lo dicho. En plena efervescencia, libra se para a pensar si merece la pena enfadarse o si puede arreglarlo de otra manera.

Y, si decide que hay motivos para enfadarse, entonces sí… ¡se enfada! Se deja llevar por la emoción y quizás actúe como un auténtico energúmeno. Aunque toda esa manifestación de indignación dura muy poco. A libra se le pasan los enfados en seguida.

Le felicitamos por eso. Enfadarse desgasta mucho…