Leo en el trabajo

leoLeo en el trabajo destaca fundamentalmente por su despliegue creativo y su tendencia pionera. Dos características que pueden convertirse en sus aliadas o, por el contrario, jugar en su contra cuando tiene un trabajo que es una birria.

Si leo se siente motivado por lo que hace, despliega una elogiable capacidad organizativa. Ése es otro punto a su favor.

De lo anterior se deduce que el trabajo para leo tiene que ser ser estimulante. Las tareas alienantes y repetitivas acaban con su entusiasmo. Y ha de hacer no sólo algo que le guste, sino algo en lo que sienta que avanza.

Si trabaja en equipo, a leo le gusta llevar la voz cantante. Está motivado y sabe cómo motivar al resto. Sin embargo, si el trabajo no le gusta, no creas que moverá una pezuña para hacerse con los mandos del cotarro.

Leo quiere vivir como un rey y esa máxima la traslada a su ocupación profesional. Procura disfrutarla, compartirla, probar nuevos caminos y ascender… ascender hasta la cumbre.

Cuando leo dirige un emprendimiento, es comprensivo con su equipo de trabajo, pero cuando se pasa de apasionado también puede resultar mandón. Todo depende del leo que te toque, aunque has de saber que madera de dictador tiene.

Cuando leo es el empleado, cumplirá responsablemente con su obligación, pero no le pidas que se implique con ganas si el proyecto no le gusta. Leo sale del trámite mientras, probablemente, esté buscando algo mejor a lo que dedicarse.

Y, si eres leo, seguro que le das importancia a trabajar en aquello que te gusta, por difícil que resulte lograrlo. Mucha suerte.