¿Geminis en una relación formal?

géminisDedicamos este post a las potenciales parejas de Géminis, ya que es un signo difícil de llevar para muchos en cuestión de amores.

Ya ves la reputación que le precede: Que si es muy cambiante, superficial, ligón… Ufff…

¿De verdad que Géminis puede tener una relación formal con alguien?

Pues, sí. Pero habrá que invertir paciencia, versatilidad y cultivar la tolerancia a los imprevistos. Si estás dispuesto a hacerlo, Géminis podría ser el compañero/a perfecto/a.

Géminis y su montaña rusa de emociones

Géminis es muy expresivo. Le miras la cara y enseguida sabes de qué humor está. Y, cuando se la miras cinco minutos más tarde, no te extrañas de que haya cambiado totalmente de la alegría a la pena o viceversa.

A medida que Géminis va madurando controla más estas cuestiones. Ya no está risueño, contándote un chiste, y al minuto después echándote una bronca turbulenta, de ésas que incluyen palabras mayores.

Total, que si tu Géminis es un histérico de aquí te espero, no le des importancia. Tan sólo es que le falta un hervor. Ya madurará.

Llámale al orden, para que no se pase de rosca, y échale paciencia.

Géminis quiere variedad

amor de géminisLos signos estables de tierra y los signos profundamente emocionales de agua pueden considerar a Géminis un amante frívolo e insustancial. Qué lastimica…

Lo que pasa es que cada uno tiene sus necesidades y la de Géminis está en el cambio, en probar cosas nuevas. Mucho de lo mismo (por bueno que sea), termina hartando a este hijo de Mercurio.

Si tú eres (o quieres ser) pareja de Géminis, la palabra “variedad” tendrá que convertirse en tu apellido: Variedad en las conversaciones, en las excursiones, en las comidas y en toooooodo lo demás.

Por ejemplo, hablándole a Géminis todo el tiempo de un mismo tema, así se trate de su favorito, no tardarás en ver la estela que deja marchándose. ¿Y dónde va? A encontrar a alguien que le provea un menú de conversación más variado.

¿Tan radical es?

Para cada uno de nosotros hay algo muy difícil de tolerar en una relación. No sé lo que será para ti. Para Géminis es el aburrimiento.

La desgastante monotonía es razón más que suficiente como para que Géminis haga sus maletas y salga escopetado en otra dirección.

Ahora bien, mientras Géminis esté contento y se sienta cómodo, es muy difícil que se marche y/o te ponga los cuernos. Eso, para los que le acusan de ser infiel y casquivano por naturaleza.

Todo lo contrario. Géminis es muy leal, siempre que esté feliz, claro.

Para eso, tú has de hacer concesiones… Porque cuando vives con Géminis, en ocasiones puedes tener la sensación de que pasas a un segundo plano.

Por ejemplo, en cuanto llega una situación novedosa (o una persona), Géminis celebra la novedad, como cuando un niño estrena juguete. Y, tú dejas que sacie su curiosidad, ya que sabes que es pasajero.

Bien por ti. Sabes que todo vuelve a su cauce.

Mente ágil, corazón contento

Si has leído otras entradas, esto te va a sonar bastante: A Géminis se le seduce por la mente.

Si sientes curiosidad por lo que te rodea, si te entusiasma explorar ideas novedosas, si acostumbras a girar la turbia realidad para encontrarle su puntito de humor, etc… Géminis es perfecto para ti.

Quizás haya discusiones en las que Géminis se ensañe con sus palabras o puede que haga promesas a la ligera, que luego no cumpla. Ahí no te parecerá tan ideal… Pero, ¿qué quieres? Es una criatura espontánea, para lo bueno y para lo malo.

Descarta lo que te han contado acerca de lo infiel y pasota que es una pareja Géminis, porque este signo puede ser esa persona que estabas esperando para aprovechar la aventura de la vida. Tan sólo has de tener en cuenta esas cosillas que hemos dicho y darle su espacio, pa’ que vaya y venga.