Géminis y el trabajo

géminisUna jornada laboral de ocho o diez horas haciendo lo mismo no está pensada para géminis, que precisamente tiene ese gusto por la variedad de tareas.

El trabajador géminis puede hacer y hace varias cosas a la vez, pero es porque le cuesta muchísimo trabajo mantener la atención en una tarea larga y monótona. Además, ¿por qué hacer el trabajo siempre igual? Géminis se ahoga con sólo imaginar la palabra “aburrimiento”. Los trabajos alienantes no se hicieron para su mente tan vivaracha.

La versatilidad de géminis es un punto a destacar, como también lo es su habilidad como negociante. Ésta le viene de su capacidad para comunicarse y empatizar con los públicos más variados.

A géminis le van los empleos más estimulantes, donde también pueda socializar a gusto y, si la jornada se acompaña de algo de cotilleo jugoso, tanto mejor. Puede hacer compatible un desempeño eficaz de su trabajo con el debate sobre las aventuras extra-matrimoniales de sus compañeros de oficina, por ejemplo. 😈

Una recomendación: Si no es tu amigo, no le cuentes nada personal. Pronto lo sabrá hasta el conserje. Entiéndelo. No es que géminis tenga algo personal en tu contra, sino que ya sabes que le fascina tanto satisfacer su propia curiosidad como hacer lo propio con la de los demás.

Aunque no sólo le gusta el chismorreo. Géminis disfruta con un buen debate, ya sea para mejorar la productividad en la empresa o para dilucidar las razones de la abundancia de caniches en Viena. Su mente está abierta a todo y arde en deseos de conocer posturas encontradas. Y lo mejor es que puede estar escribiendo un e-mail comercial mientras participa en la conversación.

Le gusta saberlo todo, todo y todo. Esto, obviamente, es estupendo para progresar en su trabajo, pero también lo llevará a dispersarse más de una vez.

¡Hala! Ya sabes cómo es trabajar junto a la mente ardiente de los gemelos. ¿Qué tal se te daría?

Si te gusta la entrada, comparte, por favor...