Experiencias cercanas a la muerte de los signos del zodiaco

Coloquemos a los doce signos en una situación límite. Tan límite, que están a punto de recorrer el trayecto que separa esta vida de la otra, si la hubiera.

Hoy veremos cómo afrontan nuestros amigos esas experiencias extracorpóreas.

Todo es una broma, pero si hay alguien a quien este tema le produzca reparo, mejor que no lo lea, ¿eh?

Aries: “¿Cómo que estoy muerto? ¡¿Yo?! ¡Qué calamidad! ¿Qué dios es el que manda aquí? Anda, que quiero verlo… Y a mí me dáis un palacete de cristal como aquél que está allí.

Tauro: Lentamente, tauro va abandonando su cuerpo. Pero, un momento. Enseguida se da cuenta de que su alma no tiene estómago. – No, no… Yo así no me voy. – Y tauro regresa rápidamente a su cuerpo, sin que le de tiempo a ver túneles, luces, ángeles… ni nada parecido. Por eso es por lo que tauro nunca creería en lo paranormal.

Géminis: Lo mejor para géminis no es la experiencia, sino poder contarla adornándola con lujo de detalles. Esa urgencia, unida al hecho de que en la otra vida no usan teléfonos, harán que géminis retorne rápidamente a su cuerpo. Y su boca comenzará a narrar mucho antes de que haya despertado el resto del cuerpo.

Cáncer: Este signo puede vivir hasta 125 años sin sufrir experiencias cercanas a la muerte. El cosmos ya lo castiga lo suficiente obligándolo a pasar por experiencias mundanas que lo dejan penoso o profundamente irritado. Por eso se libra del túnel y todo el rollo…

Leo: “¡No, no, no! ¡No estoy muerto! ¿Quiénes son estos tipos de la ropa blanca? ¿Qué cantan? ¡Qué mal! ¡Desafinan como becerros! ¡Qué mendrugo será el que dirige el coro! Yo puedo hacerlo muchísimo mejor. ¡Silencio! Venga, comencemos por un do-mi-sol-doooo…

túnelVirgo: Después de correr una maratón por más de 60 horas, virgo cae exhausto y abandona su cuerpo. Comienza a recorrer el túnel (que está muy limpio), pero a medio recorrido le asalta la preocupación. – “¿Qué va a hacer mi familia sin mí?” – Por no darles el disgusto a la hora de comer, virgo regresa a su cuerpo con la velocidad de una centella. Y, como si no hubiera pasado nada, se sienta, suspira y, por supuesto, mira su reloj.

Libra: Parece que va a salir de su cuerpo. ¡Ay, no! Vuelve a entrar. A salir… A entrar… A salir… Cuando ve la luz que brilla al final del túnel, dice: “Ooooh… ¿Ése es Jesús? ¡Uy! ¿Pero y si es Krishna? Podría ser… No, mejor regreso. Después de todo, ¿qué es la muerte si no hay nadie con quién compartirla?

Escorpio: Para escorpio esto no es nada, hombre. Contando con que la mayoría de los escorpio tienen nueve vidas, les da tiempo a pasar por esta minucia unas cuantas veces y, es más, se dan el lujo de preparar el siguiente “viaje”. Algunos han confesado que les encantaría probar el sexo astral y practicarlo en el túnel con algún ser interesante.

Sagitario: Sale de su cuerpo y no puede evitar reírse de lo cómico de la situación. Se encuentra el túnel de luz y echa a andar. – “¡Hala! ¡Qué bien! Al fin voy a saber qué religión es la verdadera.” – Como es tan curioso, llegará corriendo hasta el final y empezará a coserlos a todos con miles de preguntas. Las fuerzas cósmicas, afortunadamente, actuarán a tiempo y devolverán a sagitario a su cuerpo hasta que terminen los días de la Tierra. ¡Qué alivio!

Capricornio: Tardará un poco más en darse cuenta de que ha muerto, porque su tránsito a la otra vida estará lleno de burocracia. Tras esperar su turno, pasará a una especie de oficina atendida por un ente con el que hará balance de lo vivido, para después pedirle que rellene impresos de todos los colores y presentarle un manual para triunfar en la vida no corpórea. – “Pero, ¿qué dices? Con lo que me ha costado a mí labrarme el porvenir mundano…” – Capricornio aprovechará un descuido del ente para volver disparado a su cuerpo.

Acuario: Su curiosidad lo llevará a explorar la experiencia. Y el rebelde de acuario al fin se dará cuenta de que el cielo existe. Allí viven dioses, profetas, ángeles y demás criaturas celestiales. – “¡Ni hablar! Yo me voy al infierno, donde reina la anarquía y las reglas están para romperse.” – Bajará entonces al infierno, donde no tardará en promover reformas y revueltas sindicales. Indudablemente, Satanás lo catapultará de vuelta a su cuerpo en un santiamén.

Piscis: Raramente se da cuenta de sus experiencias cercanas a la muerte. Quizás sea porque piscis pasa buena parte de cada día con su mente vagando por ahí. A veces dice ver a personas con cara de sufrimiento, pero suele referirse a ésas que les dicen: “¡Eh! ¡Eeeeh…! ¡Que te estoy hablandoooo…!
.

Esta broma, como algunas otras, las he adaptado de los comentarios de los usuarios del foro de Astrology Weekly. Espero que te haya divertido. 😉