3 Puntos a tener en cuenta si vives con Virgo

Virgo es fiel, atento, inteligente, confiable, trabajador… y puede seguir la lista hasta ocupar toda la página. Es de lo mejorcito del zodiaco.

No olvides todas esas cualidades positivas durante esta entrada. Porque en ella vamos a tratar las tres dificultades que me parecen más relevantes a la hora de convivir con este signo.

Conste que describo únicamente a los Virgo con quienes he tenido más roces. Por lo general, no son tan insoportables como vas a leer a continuación…

1. Su afán de mejora

virgo famososSi no soportas las críticas, no vivas con Virgo. Porque con este signo prácticamente todo es susceptible de mejora. Y tú también, por supuesto.

Fíjate hasta donde llega que, cuando está en sus días más melindrosos (y de éstos tiene de sobra), casi toda la conversación que tiene es ésta: críticas.

Critica todo: La hora a la que entras, lo que comes, lo que vistes y cualquier faceta de tu existencia. Pero vayas a pensar que se cansa. Nada de eso. Cuando te deja a ti, critica al resto. Es un no parar…

Aunque lo peor de todo es cuando tienes una discusión seria con este signo. Si tu opinión no coincide con la suya, te mira como si fueras tonto o se te hubiera ido la cabeza. Efectivamente, desprecia tu inteligencia sin cortarse un pelo.

Porque este Virgo se dice que es humilde, pero no te creas… Ya verás que no tarda en intentar probarte que su sentido común y su inteligencia arrollan tu rupestre cerebro.

Alguna vez, como humano que eres, estallarás del asco que te da esta situación. Y Virgo, como quiere arreglar el asunto, volverá para dialogar, pedir disculpas (si le toca) y toda esa historia. Pero a ti el mal rato no te lo quita nadie.

2. La meticulosidad de Virgo

Virgo es muy de horarios y de hacer las cosas a su manera, que es metódica y (porqué no decirlo) muy previsible.

Cada Virgo cumple con sus tareas y funciones a la hora que tiene prevista. De ahí no se mueve. ¿Te parece aburrido? Es lo que hay.

Todo lo tiene calculado. Sabe incluso cuándo le va a doler la cabeza o cuándo el estómago. Y, si no le duele a la hora prevista (que suele coincidir con cuando le propones algo que no quiere hacer), lo finge por todo el morro.

Lo más alucinante es que sabe que sabes que está fingiendo y le da igual. Sigue adelante con el plan.

3. Su mente llena de preocupaciones

Virgo es nervioso y su estado emocional fluctúa como el de su opuesto Piscis. Los dos se estresan lo más grande y, como opuestos, reaccionan al contrario.

Piscis escapa cuando está saturado. Virgo, no. Cuando está saturado, se satura más. Si las preocupaciones le abruman, busca otras cuantas.

En fin, que unos se achicharran el cerebro con pasiones y Virgo lo hace con problemas. Cada uno tiene lo suyo.

Si tú eres capaz de convivir armónicamente con un Virgo así, perfecto. Todo está en aprender a sobrellevarlo.

¿Y tú? ¿En qué cuestiones de la convivencia chocas más con este signo? ¿Cómo vives a su lado?