3 Cosas a considerar si convives con Leo

leoSi vives con el león del zodiaco o estás pensando en hacerlo, seguro que conoces las cualidades de este signo y, asimismo, los puntos de choque en tu convivencia con él/ella.

A continuación, resaltaremos tres de los puntos que pueden ser más delicados o desgastantes. Si sabes cómo abordarlos, tu relación con Leo promete ser estupenda.

1. Préstale atención

A Leo le encantan los cumplidos. Poco cuesta decirle lo guapo que ha amanecido ese día, dedicarle una sonrisa o alabar el buen trabajo que ha hecho, ¿verdad?

Tampoco olvides otras muestras de amor, más románticas o apasionadas.

Cuando tengas algo que reclamarle, hazlo con tacto, ya que no suele digerir bien las críticas.

Dicho lo anterior, pareciera que estás viviendo con un repelente narcisista. Y, sí, hay Leos de ese tipo. Pero la mayoría son gatitos mimosos, que corresponden a tus esfuerzos amorosos en la misma medida (o más allá), además de hacer tu vida mucho más divertida.

Ya sabes: Hazle caso…

2. No acorrales a la fiera

Parece un contrasentido. A Leo le gusta que le hagas caso, pero no que le controles o le des una sobredosis de tu presencia. Las cosas, en su justa medida.

Leo reclama sus espacios para sus ratos de exploración felina, para socializar con otras criaturas o para echarse sus monumentales siestas.

No le molestes, que ruge.

3. Ten cuidado con los despilfarros

Si compartís presupuesto, mantén tus ahorros lejos del alcance de Leo. Éste es un signo propenso al despilfarro.

Le encanta gastar en placeres y regalos, para los demás o para sí mismo. Pocas veces piensa en el mañana. ¡Vive el momento! Y, en este momento, Leo se merece lo mejor y… ¡tú también te mereces lo mejor!

Vigílalo, no sea que ahora mismo esté hipotecándose hasta las orejas sólo para disfrutar de unas vacaciones de lujo. A no ser que tú estés de acuerdo con eso, claro está.

Vanidoso, divertido, generoso y orgulloso de su pelaje. ¿Te costaría vivir al lado de Leo?