3 Cosas a considerar en la convivencia con Capricornio

capricornioA primera vista, Capricornio resulta un signo cuadriculado, frío, de ésos que lo tienen todo calculado al milímetro; totalmente previsible. Pero, que no te engañe…

Esta cabra con pinta de formal tiene lo suyo escondido y, al compartir el mismo techo con él/ella, te llevarás algunas sorpresas. ¿Agradables o desagradables? Depende de si entiendes la vida de un modo similar a Capricornio… o no.

Por si acaso, aquí tienes una probadita del pastel que te espera.

1) Capricornio y su espesura

El sentido del humor de Capricornio es único. Te partirás de la risa cuando descubras lo fino que hila la ironía. Gozarás sin fin del sabor ácido de sus bromas, sólo aptas para mentes acostumbradas a lidiar con pensamientos complejos.

El problema es que lo mismo de complejos son sus bajonazos emocionales. Entender a Capricornio cuando se deprime es más difícil que poner a dieta a Homer Simpson. Si tú lo consigues, cuéntanos la historia, porque tiene su mérito.

Lo tiene, sí. Porque Capricornio aparenta lógica y templanza, cuando por dentro quizás sienta retortijones de miedo o nade en la nostalgia, en la desolación y en otros insondables lagos emocionales.

señal2 capricornioAunque tú vivas a 15 centímetros de distancia, si Capricornio no quiere que conozcas lo que le corre por dentro, ¡no lo notarás!

Y lo mismo pasa con sus más salvajes y tórridas fantasías.

Capricornio sólo comparte lo que quiere con quien quiere… ¡y cuando le da la gana!

2) Capricornio controla

A Capricornio no le gustan nada los cambios que vayan en contra de sus planes. Así es que tendrás que consultarle antes las decisiones que tomes (y que también le atañan), si no quieres que se ponga de morros.

Y no le metas prisa. A la cabra le gusta sopesar los pros y contras de cada decisión antes de darte luz verde.

Todo esto es muy razonable. Pero hay algunos Capricornios horribles que lo llevan demasiado lejos. Tan lejos, que su marcaje hace parecer a Escorpio un amateur. Figúrate…

Supervisan y controlan hasta desquiciarte. Y, en plan cínico, te dan todo tipo de órdenes y consignas a ti (que tienes que satisfacer al milímetro), mientras que ellos/ellas hacen lo que les sale del forro.

La pareja ideal de ese tipo de cabras es una que sea esencialmente guapa y que no piense por su cuenta, sino que esté dispuesta a cumplir sus órdenes.

3) Capricornio y su peculiar sentido de la diversión

Capricornio no es aburrido. Eso nos lo puedes confirmar tú, si conoces a alguno.

Lo que ocurre es que, frecuentemente, despliega su creatividad hacia lo pragmático. ¡Hasta a sus aficiones les encuentra un lado útil! Y, en muchas ocasiones, les saca rentabilidad monetaria.

Por lo demás, destaca su afición por la música. Como el tipo de música que le guste a Capricornio no cuadre con el tuyo, las pasarás canutas. Porque la cabra no puede vivir sin corcheas, negras, blancas y demás, bien ordenadas para el deleite de sus sentidos.

Y otra cosa que deleita esos sentidos es la Naturaleza. ¿Te aburre contemplar la misma puesta de sol? ¿El campo te da picores? Mal lo llevas…

Esta cabra nació para explorar cerros, colinas, valles y demás caprichos geográficos. Si no le acompañas, ni falta que hace. Mejor, incluso… Vayas a ponerle la cabeza como un bombo en su momento de divertida paz.

Lo dejamos aquí, por si tú quieres añadir algo más que nos ayude a vivir con Capricornio sin tirarnos los trastos a la cabeza.

Ya seguiremos profundizando; que estos “capis” son puñeteramente complicados…