Compatibilidad: Tauro y Acuario

tauroacuario

Vamos con tauro (signo de tierra) y acuario (signo de aire). Dos signos que entienden el mundo como si cada uno de ellos viviese en planetas diferentes.

Para evitar falsas expectativas, diremos que ésta es una unión difícil. Basta observar por encima algunas de las características de estos signos.

De un lado tenemos a un tauro sensato, tradicional y práctico, que antes de introducir un cambio en cualquier área procura asegurarse de su eficiencia. Experimentos, ni con gaseosa.

Del otro, a un acuario moderno, idealista, dispuesto a echar por tierra todo tipo de tradiciones y prejuicios. Un acuario al que no sólo le gustan los cambios, sino que es capaz de introducirlos de manera abrupta en su vida.

Eso, a simple vista, porque cuando tauro y acuario se acercan todavía descubren más barreras…

Tauro y Acuario en el trabajo

Estos dos signos tienen una característica común que puede unirlos o separarlos para siempre: son signos fijos. Lo que implica que lucharán lo indecible por lograr sus objetivos.

Esa testarudez es una ventaja cuando comparten una meta y el modo de alcanzarla, pero se convierte en un obstáculo si tauro o acuario defienden posturas distintas.

Basta una pequeña disputa para que tauro y acuario se vuelvan enemigos irreconciliables.

Acuario, que hay que recordar que es muy inteligente, podría quejarse de la inflexibilidad de tauro, por no asimilar determinados cambios, o decir que es un zopenco, en un brote de mal genio.

Si se da el caso, habrá que recordarle a acuario que él es tan cabezota como tauro. Ninguno de estos signos es dado a aceptar imposiciones; la mayoría de las veces, ni consejos.

A acuario quizás le parezca que tauro es tonto cual alcornoque, porque no expresa tanto sus inquietudes intelectuales. Pero que no se confunda el signo del cántaro… No sabe más quien habla más.

Salta a la vista que tauro es un signo sensual, pero rascando la superficie de tauro, el reservado, encontramos una persona reflexiva, que escucha con atención, piensa antes de hablar y nunca dice todo lo que sabe ni todo lo que piensa.

Por eso mismo es difícil que tauro le diga a acuario que es un temerario al que cada día se le ocurre una gilipollez más grande que la anterior.

En esencia, siempre que no tengan que tomar decisiones en conjunto, les irá muy bien.

Tauro y Acuario como amigos

Como amigos, tauro y acuario sí congenian o no tienen impedimentos para hacerlo.

A tauro suele gustarle ese acuario extrovertido, solidario y amable. Es más, no es raro que tauro se apunte a los proyectos sociales de acuario (siempre que no sean muy caros).

A acuario le gusta ese tauro tan pacífico y estable. Además de lo que puede aprender de todo lo que sabe sobre música, arte, decoración, etc. Aunque, la verdad, acuario sigue prefiriendo los temas que están de candente actualidad.

Tauro y Acuario en el amor

El amor está muy cuesta arriba para esta pareja. Y eso a pesar de que suelen atraerse mucho a primera vista (como suele ocurrir con los opuestos). No es raro que surja esa fascinación y que se encuentren interesantes.

Podemos imaginarnos la cara de tauro, embelesado mientras se aproxima a esa criatura tan compleja y poco convencional que es acuario. Qué bonito…

Sin embargo, estos dos signos enfocan las relaciones de pareja de forma muy distinta.

Tauro cree en el amor para toda la vida. Es romántico, posesivo y celoso.

¡Uy, no! Acuario, el independiente, no concibe las ataduras. Es posible que se quede al lado de tauro, pero sólo si puede sentirse libre.

Para tauro es crucial la cercanía y que haya mucho contacto físico. Acuario es más “despegado” y reclama su propio espacio.

En ese espacio de acuario cabe de todo, incluida la autonomía para tomar decisiones espontáneas como, por ejemplo, la de invitar a unos amigos a pasar el fin de semana a casa… ¡sin consultar a tauro!

¿Cómo? ¿Alterar las rutinas de tauro? Eso merecerá una reprimenda…

Suerte que tauro es paciente y tarda mucho en mostrar su lado más furibundo. Por esto no montará una tangana, pero tensar mucho la cuerda es peligroso.

El día que tauro se enfada es preferible que a uno se lo trague la tierra. Gracias a todos los santos que esto no ocurre con mucha frecuencia. Y gracias también a tauro, que como se conoce bien, sabe que cuando la arma, la arma muy gorda… y se contiene.

Suerte que tauro es amante de la paz, de la tranquilidad, la seguridad y la estabilidad. Aunque para acuario esto llegue a convertirse en un corsé muy ajustado.

¿Más problemas? Los económicos. Tauro mira mucho por el dinero y le preocupa el patrimonio material. Acuario suele anteponer el “patrimonio intelectual”.

¿Y en la cuestión sexual? Tauro necesita ese componente físico del amor: sensualidad con romanticismo y erotismo a borbotones.

Acuario no es tan excesivo en eso, aunque hay que destacar su gusto por la variedad y lo creativo que es. Creatividad que puede resultarle a su vez excesiva a tauro:

¿Cómo se te puede ocurrir hacer un 69 en suspensión?

Tras sucesivos accidentes en la ejecución amatoria (o en otras), tauro manda a acuario a hacer la maleta. Ni amor para toda la vida, ni leches…

Por todo lo que hemos dicho, si tauro y acuario quieren que la suya sea una relación larga y armoniosa, habrán de ponerle muchísimo empeño y darle tiempo para que funcione.

Poco a poco, pueden ir eliminando esas barreras que los separan. Les va a tocar trabajar tal y como pinta la cosa.

Para poner algo de humor, aquí tenemos un cortometraje sobre la pareja acuario-tauro (por si no lo has visto).

Conclusión: Compatibilidad pasable en amistad y negocios. Y, si no lo remedian, baja en el amor.

Post dedicado a Shini. Y seguimos adelante con las compatibilidades pendientes.