Compatibilidad: Sagitario y Piscis

sagitariopiscisAnalizamos una de las compatibilidades más imprevisibles que nos hemos encontrado hasta la fecha: el alegre aventurero sagitario (signo de fuego) unido al sensible y creativo piscis (signo de agua).

Sabemos que el agua apaga el fuego y que el fuego evapora el agua. Así es que, de primeras, apostaríamos que la relación entre piscis y sagitario es un desastre.

Pero, si colocamos esto en una balanza, al otro lado veríamos un contrapeso que busca el equilibrio.

Sagitario y piscis son signos mutables. Esto los hace cambiantes y curiosos. También comparten su necesitad de escuchar y ayudar a la gente, sin dominar, sin disputas de poder. Y, por si fuera poco, los dos están bendecidos por la buena suerte, gracias a Júpiter, que influye en ambos.

Visto lo visto, lo que les une puede ser tan fuerte como aquello que les separa. ¿Hacia dónde se inclinará la balanza?

Sagitario y Piscis en el trabajo

Sagitario y piscis trabajan muy bien si están a su aire.

Los dos se desmotivan fácilmente si se les encasilla o se les presiona. Cuando esto ocurre, se escaquean descaradamente (en el caso de sagitario) o mentalmente (si hablamos de piscis).

Funcionan a la hora de trabajar en proyectos imaginativos o en los que tengan que hacer algo por el bien de la humanidad. A ninguno de los dos le faltarán ideas… Eso sí, para llevarlas a cabo, es mejor que otro se encargue de definir los objetivos con precisión milimétrica.

A piscis y sagitario que los dejen viajar por el mundo de las ideas…

Sagitario y Piscis como amigos

Precisamente, sagitario y piscis comparten su gusto por los viajes. Si hablamos de piscis, al pescadito no le hace falta ni moverse del sitio para transportarse, pero no le hace ningún asco a hacer la maleta y marcharse de peregrinaje con el chispeante sagitario.

Quizás les cueste ponerse de acuerdo en el destino y en las actividades. Por ejemplo, difícilmente piscis se apunte a una actividad deportiva frenética, pero siempre pueden hallar una idea que satisfaga a ambos, como irse a bucear a una isla del Pacífico.

Piscis y sagitario suelen caerse bien. A sagitario le gustan las rarezas de piscis y a éste, las locuras divertidas de sagitario. Los dos pueden compartir muy buenos momentos y aprender bastante el uno del otro.

Claro que las discusiones entre los dos van a ser inevitables, por sus formas tan opuestas de entender la vida y las relaciones.

Sagitario es activo, enérgico, optimista, extrovertido y tremendamente independiente. Piscis es más paradito, más sensible y emotivo, y más apegado a su círculo de personas “favoritas”. Lo que no quita que también sea muy sociable, pero en distancias más cortas.

Algo donde previsiblemente chocarán es en la comunicación.

Piscis es muy ambiguo en su explicaciones; a veces, algo mentirosillo (por su inseguridad) y esto choca con el carácter abierto y honesto de sagitario, que lanza sus verdades “al trallazo”.

Eso puede herir a piscis más de una vez. Pero que el pescadito no se quede compungido y haciéndose la víctima, porque esto le sentaría como un tiro a sagitario.

Aquí es donde los dos tienen que hacer el esfuerzo de llegar a un punto de encuentro. Saldrían ganando si se “contagian” mutuamente sus virtudes.

Piscis iría adquiriendo más valor para decir exactamente lo que piensa, sin dudas ni rodeos. Mientras que sagitario aprendería a ser más delicado, menos abrupto cuando cante sus verdades.

Sagitario y Piscis en el amor

En la relación amorosa es donde estos dos signos encuentran más dificultades.

Frecuentemente comienzan siendo amigos, hasta que un día es sagitario (con toda probabilidad) quien lanza su flecha hacia piscis.

Este cortejo es emocionante, porque sagitario irá directo a la diana y de las reacciones de piscis dependerá que tenga éxito o no.

Como piscis estime que el arquero está siendo demasiado impetuoso, se apartará inmediatamente de la trayectoria de la flecha. No hay nada que hacer.

pepe le pewSi, por el contrario, piscis se muestra “muy necesitado”, absorbente, corriendo al encuentro de la flecha y ahogando a besos a sagitario, tampoco hay nada que hacer. Aquí quien se asusta es sagitario. Pocas cosas le molestan más que sentirse atrapado.

Por lo tanto, el arranque de su relación romántica se vislumbra difícil. Pero vamos a suponer que ya han pasado esta etapa con éxito…

El estilo de vida de piscis es más relajado que el de sagitario, que permanece en constante actividad. El pescadito podría exasperarse con tantas idas y venidas de sagitario, el libre.

Piscis quiere una pareja con la que conectar estrechamente y, además, en la que apoyarse a la hora de tomar decisiones.

Sagitario no traga con eso. Lleva mal la estrechez, la extrema sensibilidad y la indecisión de piscis.

No es raro que vayan distanciándose por esta cuestión y que las cosas empeoren progresivamente: Piscis sintiéndose cada vez más solo y sagitario, cada día más atrapado.

Todo esto hasta que, un buen día, del mismo modo que llegó (rápidamente), sagitario cierre la puerta tras de sí sin mediar palabra.

Para evitar que se produzca este temido desenlace, insistimos en que, tanto piscis como sagitario, han de fortalecer aquello que tienen en común, desde el minuto uno de su relación.

Su compatibilidad sexual sigue el mismo esquema: es muy buena cuando convergen o estrepitosamente mala, si les da por recorrer el camino del distanciamiento.

Conclusión: Compatibilidad muy buena en unos casos y en algunos momentos, y malísima en otros. Sólo depende de ellos; de que decidan inclinar la balanza a su favor.

Gracias a Sagitaria por pedirnos esta compatibilidad. Y seguimos…