Compatibilidad: Piscis y Piscis

piscispiscisHablemos de una de las relaciones más pacíficas y armoniosas de toda la rueda zodiacal: la de Piscis con Piscis.

Y no sólo la unión de los pescaditos es de las menos conflictivas. También es de las más resistentes. El lazo entre Piscis y Piscis es prácticamente indestructible.

Impresionante, ¿eh? Qué envidia nos da a algunos…

Veamos los aspectos más interesantes de esta unión.

Piscis y Piscis en el trabajo

Como vimos al hablar de Piscis en el trabajo, este signo es tanto más responsable y cumplidor cuanto más cómodo y motivado se halle.

Si están los dos pescaditos aburridos y a disgusto, dedicarán su día a hacer lo menos posible mientras se pierden mentalmente por diversos parajes.

Sin embargo, cuando los dos Piscis están con las pilas cargadas, la imaginación, la creatividad y la intuición que desbordan es apabullante.

Los dos trabajan juntos de mil amores, sin que haga falta que cada uno alardee de sus capacidades o ideas. Ambos se complementan y fluye el “arte”, donde los Piscis nadan plácidamente.

Aunque lo mejor de todo es que suele surgir admiración entre ellos. Las peleas y desavenencias se dan muy raramente. Cosa que es válida tanto en este terreno, como en relaciones más cercanas.

Piscis y Piscis como amigos

Piscis es un signo introvertido, misterioso y muy difícil de descifrar. De puertas afuera, observamos que es agradable, divertido, juguetón y generoso con sus amigos. Quizás se nos escapa buena parte de su universo interior…

Pero ahí llega el otro Piscis, que es capaz de leer el alma del otro pescadito y de conectar con ella con más facilidad.

Un Piscis entiende la necesidad de soledad de otro Piscis. Entiende su gusto por perderse en la Naturaleza. Entiende las historias que cuenta y le encanta escucharlas por horas y horas.

Ahí comienza a forjarse esta conexión profunda de los dos. Llegan a entenderse y a saber qué es lo que necesita el otro sin necesidad de utilizar palabras.

Piscis y Piscis en el amor

Esa conexión que hemos mencionado también se da en este tipo de relación, a la que se unen altas dosis de emotividad y romanticismo.

Son devotos el uno del otro. Su apoyo mutuo es incondicional. Pero nos quedan por subrayar algunos aspectos “peligrosos” de esta relación, que paradójicamente se producen por su exagerada compatibilidad.

Resaltamos 3 de ellos:

1) Los Piscis son muy adaptables. Enseguida se amoldan a su pareja. La cara de la moneda es que un Piscis se contagie de las ganas de hacer cosas del otro. La cruz, que ocurra lo contrario: Que un Piscis huevón arrastre al otro.

2) Son muy receptivos a la energía negativa. Si un Piscis está agobiado, el otro Piscis sentirá el agobio como propio. Lo bueno de esto es que comparten penas y problemas. Lo malo, que puede agotador para ambos. Claro que esto se resolvería si deciden concederse espacio para que desconecten un rato el uno del otro.

3) Eluden el conflicto. No les gusta discutir y, menos todavía, armar la bronca gorda. ¿Lo positivo? Hay más paz en el hogar. ¿Lo negativo? Dejan sin resolver cuestiones que, a la larga, pueden hacerse una bola gorda que les estalle en la cara… con imprevisibles consecuencias.

Por cierto, esto es sólo la compatibilidad entre signos solares. (Suele ser alta tratándose del mismo signo.) Como sugerencia, lee también qué tal se llevan vuestros respectivos signos lunares.

Conclusión: Compatibilidad alta. Los Piscis se descifran mutuamente a la perfección y saben bien cómo cuidar el uno del otro. Enhorabuena. 😉

Compatibilidad dedicada a María y Ana, que la pidieron hace mucho.