Compatibilidad: Leo y Sagitario

leosagitarioVamos con dos signos de fuego entre los que se intuye una alta compatibilidad: leo y sagitario.

Desde luego, el fuego los une, mostrando ambos entusiasmo, confianza, generosidad y ganas de vivir la vida, características que propiciarán la atracción y una conexión prácticamente inmediata entre ellos.

No obstante, habrán de salvar algunas diferencias. Porque, a pesar de ser ambos apasionados signos de fuego, leo es un signo fijo (más constante y estable) y sagitario es un signo mutable (más flexible y movidito).

Con todo esto, veamos qué panorama se presenta…

Leo y Sagitario en el trabajo

La alianza entre leo y sagitario es muy beneficiosa. Como equipo pueden lograr más metas que cada uno por su lado.

Son signos que se entienden y se impulsan mutuamente. Funcionan a toda máquina.

De los dos, el más amante del riesgo es sagitario. Esto puede ser peligroso, pero también supone que se aprovechen las oportunidades que se crucen en el camino.

Así, sagitario sería la fuente de inspiración y el empuje necesario para un leo, que aplicaría la dirección, la fuerza y la constancia necesarias para que sagitario pueda apoyarse.

Leo y Sagitario como amigos

Pasarlo bien y divertirse es un principio vital compartido por leo y sagitario. Serán extraordinarios compañeros de viajes y aventuras diversas.

Dos signos que suelen ser extrovertidos a la par que independientes, activos y amantes de la buena vida… ¿cómo no se van a entender?

Se parecen, se complementan y se atraen.

A sagitario, de primeras, le encanta esa confianza en sí mismo que leo proyecta, ese porte, ese atractivo…

Después, no, porque sagitario sólo se impresiona la primera vez. Luego no muestra ningún tipo de adoración ni pleitesía hacia el rey leo.

Esto, a un leo excesivamente vanidoso, le puede chirriar bastante, pero a uno que esté en la media no le importará.

Es más, leo disfruta a lo grande con sagitario, porque le hace reír.

Ya sabemos que, para sagitario, no existe nada tan serio sobre lo que no pueda bromear. Bromeará incluso cuando el león ruja al estar molesto con algo.

Esto pone una nota de humor, pero ojo con un sagitario excesivamente socarrón y payasete, porque leo lo borrará de su agenda con rapidez, por haber herido su real orgullo.

Por lo tanto, destacamos esos dos puntos de choque, para leos y sagitarios con personalidades extremadamente insoportables: ni el leo endiosado ni el sagitario bufón son compatibles en este caso.

Leo y Sagitario en el amor

La relación entre leo y sagitario suele fructificar cuando nace de la amistad. Así, ambos van adaptándose progresivamente el uno al otro y resolviendo puntos de enfrentamiento.

En esas condiciones, leo y sagitario están listos para una historia de amor duradera.

En dicha historia es probable que leo tienda a llevar la voz cantante, pero esto le importará poco a sagitario, con tal de que pueda preservar lo que más valora en este mundo: su libertad.

Ambos signos necesitan tener su espacio personal. No toleran controles ni imposiciones.

Esto puede ser fruto de discusiones, porque, si leo se empeña en dar directrices a sagitario, pretendiendo organizarle la vida, el arquero hará caso omiso de ellas.

Sagitario sonreirá de manera burlona, mientras piensa: “Que te crees tú eso…” Y hará lo que le salga del arco.

Otro punto de fricción puede ser el compromiso, aun conservando la independencia personal.

Cuando leo está en pareja, es fiel, y se toma sus sentimientos y la relación muy en serio.

Para sagitario nada es tan rígido y serio. Conserva las ganas de coquetear, corriendo el riesgo de caer en las redes de una aventura.

Si esto le parece mal a leo y le exige a sagitario que guarde la compostura, el arquero se sentirá atrapado y, cuanto más atrapado esté, más interés irá perdiendo en el león. Sagitario odia las ataduras.

Y, si sagitario es volátil, leo es cabezón.

La testarudez de leo es otra piedra a sortear en el camino.

Cuando leo se empeña en algo, puede cegarse tanto que no ve otras opciones. Es entonces cuando sagitario se enerva, porque si hay algo que el arquero ve son múltiples soluciones para cada situación. (Recordemos que sagitario es el signo más optimista de todos.)

Otro aspecto que tiene que cuidar la pareja es la estabilidad económica, importante para leo sobre todo. Los gastos impulsivos por parte de cualquiera de los dos pueden ser fuente de conflictos.

Y cerramos con un buen punto a favor de esta pareja: su vida sexual activa y muy variada.

La intensidad salvaje de leo, unida a las constantes ganas de retozar de sagitario, harán que se pasen en “acción erótica” una buena parte de su historia como pareja.

Conclusión: Compatibilidad alta. Como siempre, dependiendo del esfuerzo que hagan por salvar sus diferencias leo y sagitario, en este caso. Pero, ¿acaso no atañe esto a todas las relaciones?

Enhorabuena a los “afectados” y gracias a Jorge por pedirnos esta compatibilidad. 🙂