Compatibilidad: Leo y Escorpio

leoescorpioHoy nos toca combinar a dos signos muy fuertes, intensos, orgullosos y decididos: escorpio (signo de agua) y leo (signo de fuego).

Pero, ¿por qué son tan parecidos?

Porque el regente de escorpio, Plutón, dota a este signo del apasionamiento de un signo de fuego, aunque conserve ese enorme poder intuitivo y la emotividad de los signos de agua.

Lo anterior es suficiente para proclamar que estamos ante una de relaciones más apasionadas, huracanadas y peligrosas del zodiaco, tanto si va mal como si va bien.

Arrebatos, posesiones, sulfuros y desgarros… ¡dramatismo en estado puro!

Aunque, bajemos de la nube. Lo más probable es que este duelo de titanes vaya mal, sobre todo en el terreno amoroso, al ser los dos signos muy dominantes.

Veamos con más detalle la epopeya que atraviesan leo y escorpio.

Leo y Escorpio en el trabajo

Dos líderes. Dos signos que prefieren mandar a que les manden a ellos. Dos cabezotas impenitentes; ambos de carácter fuerte y enérgico.

Si los roles en el entorno laboral no están bien definidos, las disputas llegarán. Leo y escorpio tendrán sus luchas de poder inevitables y, bastantes veces, temibles.

Eso sí, bien equilibradas sus respectivas ambiciones, podrían soportarse e incluso trabajar armónicamente, ya que otra de sus coincidencias se impone: a los dos les gusta el trabajo bien hecho.

Su relación funciona cuando leo y escorpio hacen a un lado sus piques competitivos y se centran en objetivos comunes. Sumando fuerzas no tienen rival alguno.

Leo y Escorpio como amigos

Hasta aquí, todo lo que hemos visto son características que comparten los dos signos, a la que hay que sumar otra importante: la lealtad.

Tanto en la amistad como en el amor, escorpio y leo son leales… ¡y fieles!

En el caso de leo cuesta creerlo porque (aquí llega la primera gran diferencia) es coqueto y le gusta sentir la admiración de quienes le rodean.

Ésa es, precisamente, la característica de leo que menos le gusta a escorpio: esa vanidad, esos humos, esos aires de… ¿pero qué se habrá creído?

A leo le gusta el magnetismo de escorpio, pero no la falta de expresividad que a veces se gasta, guardándose dentro aquello que le molesta, para sacarlo justo en el momento en el que más daño puede hacer.

La mala leche escorpiana cabreará a leo de lo lindo… y ya tenemos servido el enésimo asalto.

Para estos signos es difícil entenderse, siendo ambos tan orgullosos e individualistas, pero esto se solucionaría con una buena dosis de respeto mutuo. Con esfuerzo de ambas partes, su unión sería larga, estable y muy beneficiosa para los dos.

Leo y Escorpio en el amor

Si a todo lo anterior le sumamos que estos dos signos son muy posesivos y que jamás pasan por alto una traición, ya tenemos el guión de la telenovela perfecta.

Son tan parecidos… Pero, ¡ojo con escorpio!

Como hemos dicho, los coqueteos de leo le sientan a escorpio como una patada en la ingle, por lo que no es raro que su intuición le diga que su leoncito le ha sido infiel.

La mayoría de las veces no será cierto; alguna, puede que sí. Sea como sea, escorpio es muy puñetero en estas cuestiones.

Lo más flojito que hará, cuando inicien sus sospechas, será aparentar o dar a entender que él es el doble de infiel para herir el orgullo leonino. Tampoco es raro que, en este caso, escorpio le haga chantaje al león, por ejemplo, dejándolo sin relaciones sexuales.

Leo, que sin sexo es una fiera desquiciada, rugirá y formará la de San Quintín. Entonces, escorpio sacará a la luz reproches y errores que el ingenuo de leo ni se percató de que existían.

Y vuelve la mula al trigo…

Dentro de todo lo malo, hay algo bueno: ninguno de los dos signos es dado a montar escenitas en público. Leo, porque no queda bien; escorpio, porque no le gusta airear su intimidad.

Si la relación termina de mala manera, podemos pensar que el más peligroso es escorpio, ya que es propenso a la venganza, pero no. En este caso no es así.

El escorpión seguirá reservando su vida privada y su intimidad, si consuma su venganza. Pero se llevará la peor parte, porque el extrovertido de leo, herido en su amor propio, le contará al mundo la clase de mal bicho que es escorpio… y el mundo le creerá.

Dejamos lo mejor para el final: la impresionante y electrocutante química sexual entre ambos. La fascinación suele ser inmediata y mutua. A leo le pierde el magnetismo de escorpio y a escorpio le pierde jugar con fuego.

Sus encuentros íntimos suelen ser muuuuuy largos y apasionados, encadenando más orgasmos de los que una persona común acumularía en un año.

Al igual que en el trabajo o en la amistad, a los dos signos les toca practicar la tolerancia si aspiran a durar como pareja.

Leo ha de asumir que escorpio atesora una intrincada vida emocional dentro de su, a veces, poco expresiva apariencia.

A escorpio, por su parte, le toca aceptar esa majestuosidad con la que se desenvuelve leo y muchos de los caprichos que tiene.

Conclusión: Compatibilidad baja. Lo cual es para darle un enorme aplauso a todas las parejas escorpio-leo. Estar juntos en una relación duradera tiene más mérito en este caso. 😉

Gracias a Sebastián por pedirnos esta compatibilidad, que ha dado muchísimo de sí.