Compatibilidad: Leo y Capricornio

leocapricornioVamos con el que podemos llamar dúo de la ambición, porque es ésa la característica con más probabilidades de unir a esta pareja de signos fuertes y orgullosos.

Leo (signo de fuego) y capricornio (signo de tierra) podrían sentirse mutuamente atraídos por la admiración que despiertan en público, ya que son personas que socialmente se hacen notar, pero construir una relación no será nada fácil. Demasiadas diferencias los separan.

Entremos en detalle.

Leo y Capricornio en el trabajo

Comencemos reseñando lo que tienen en común. Son signos inteligentes, autoritarios y luchan estoicamente por conseguir sus metas. Todo esto, más capricornio que leo.

Y, por igual, lo que a los dos les importa es vivir bien, cómodamente.

¿Cómo no se entienden, si se parecen en lo básico y tienen el mismo objetivo? Porque las diferencias entre leo y capricornio no estriban en el “qué”, sino en el “cómo”.

Capricornio tiene los pies en la tierra desde que los posó por primera vez. Es realista, trabajador, disciplinado, ordenado y huye de los cambios cuando éstos no ofrecen garantía de ser positivos para su objetivo.

Leo también es muy determinado, pero le sale la vena soñadora, impulsiva y poco práctica, cosa que capricornio detesta.

Es corriente que tengan algún encontronazo en el trabajo, cuando llegue leo con alguna idea novedosa y capricornio lo mande al carajo. A partir de ahí, también es natural que el orgulloso de leo le tenga un asquito evidente.

Sin embargo, a pesar de esa previsión tan poco alentadora, es el terreno laboral donde esta pareja tiene más probabilidades de cimentar una relación duradera.

¿Por qué? Por su ambición, insistimos en ello.

Levantar un negocio o conseguir una carrera exitosa para que ambos puedan vivir bien, hace que estos signos tan distintos entren en simbiosis. Podrían incluso ser la típica “pareja-empresa” adicta al trabajo.

Trabajando juntos, leo le pondrá un vivo entusiasmo a las metas de capricornio, para que éste las viva a flor de piel. Además, el felino desplegará su imaginación al servicio de la causa y rescatará al estresado capricornio más de una vez para llevárselo a jugar.

A capricornio, que es buen consejero, le tocará poner el toque de cordura y organización, bajando a leo de la nube. Asimismo, le enseñará a ser más paciente y constante en el trabajo.

Leo y Capricornio como amigos

Si leo o capricornio se parecen mucho a las características con las que la astrología describe sus respectivos signos, lo más probable es que se rehúyan al primer encuentro.

Leo es extrovertido, optimista y generoso. No escatimaría en gastos, por ejemplo, organizando su fiesta de cumpleaños.

Capricornio se mueve por ambientes más íntimos; es de naturaleza tirando a pesimista e, incluso organizando su cumpleaños, procuraría no excederse en gastos superfluos.

Aclaremos: No es que a capricornio no le guste gastar dinero. Sí lo hace con agrado, pero sólo cuando represente una buena inversión.

Generalmente y bajo esas circunstancias, leo y capricornio no suelen conectar a las mil maravillas. Pero, aunque les cueste ser amiguitos del alma, sí pueden caerse bien.

Leo llega a apreciar la tranquilidad de capricornio y atisba su pasión oculta, cuando llega a conocerle mejor.

Por su parte, capricornio puede disfrutar de la compañía de ese leo que le parece tan simpático y divertido.

Leo y Capricornio en el amor

Si el cegato de Cupido ensarta los corazones de leo y capricornio, es para que lo expedienten y le quiten puntos del carnet, porque la trastada que ha hecho es gorda.

Y es que las reacciones de capricornio y de leo cuando se enamoran no pueden ser más antagónicas.

El primero en mover ficha siempre es leo, porque cuando tiene la flecha en el corazón, siente la necesidad de vivir la experiencia intensamente. Se aviva su romanticismo y allá que va en busca de su CAPRIchito.

Pero capricornio, aun si está enamorado, mantiene la distancia. – Fiera, estate quieta

Este signo necesita analizar a su pretendiente y conocerlo al dedillo, para no meterse en un barrizal. Por eso, suele retirarse para meditar sobre la situación.

Como leo insista sin que capricornio haya hecho balance, su apasionamiento puede ser interpretado por capricornio como una “urgencia sospechosa”.

El juguetón de leo llegará a tomárselo como un desafío y necesitará paciencia, mucha paciencia.

Por eso puede ser que no surja el romance entre ellos.

La ronda de leo quizás lleve a capricornio a pensar que dónde va a ir con un atolondrado adicto al drama con afán de protagonismo.

Mientras que leo se quede pensando que su inicial CAPRIchito es inexpresivo, distante y frío como la escarcha.

Pero, como el amor es sorprendente, vamos a imaginar que leo y capricornio comienzan su relación.

Esta pareja se enfrentará a inconvenientes como la monotonía, capaz de minar hasta las relaciones más sólidas.

Capricornio se siente cómodo en sus rutinas (las que sean). Leo, por el contrario, necesita salirse de ellas con más frecuencia.

Otro asunto: Leo es más independiente. Tiene y reclama su espacio propio al margen de la pareja, cuestión que a capricornio le hará pensar mal alguna vez. ¿No le irá a ser infiel?

Capricornio es rencoroso y, si no puede perdonar que su pareja le abochorne en público en el curso de una discusión cualquiera, menos aun perdonaría una infidelidad que dañe su imagen.

Por si fuera poco, leo y capricornio también chocarán en el tema de las compras y finanzas del hogar.

Capricornio es previsor. Le gusta ahorrar para evitar pasar penurias económicas a futuro. Pero a leo, que vive más en el presente, no le gusta apretarse el cinturón. Lo hace sólo cuando no hay más remedio.

Para concluir, sería estupendo anotar que existe una buena química sexual entre ellos, pero es que… ni eso.

El problema no es que capricornio sea frío, como algunos piensan. Muy al contrario, en posición horizontal, capricornio es mucho más apasionado que leo. La escondida pasión de capricornio es… ¡volcánica! (cuando se decide a mostrarla).

El problema es que hasta en ese aspecto es demasiado clásico para leo, que prefiere amantes más imaginativos.

PERO, si has leído hasta aquí y tú eres uno de esos leo o capricornio afectados por Cupido, no te lleves las manos a la cabeza.

La receta para que llegue a funcionar una relación como ésta es la misma que para que funcione otra pareja menos “condenada” por la astrología: respeto, buena comunicación, lealtad, paciencia y tolerancia.

Si faltan esos ingredientes, leo y capricornio quizás funcionen temporalmente como compañeros o pareja de tránsito. A largo plazo lo tienen muy difícil.

Conclusión: Compatibilidad baja. Qué vamos a hacerle…

Gracias a Esmeralda por pedirnos el post. Seguimos pronto con más compatibilidades.