Compatibilidad: Leo y Piscis

leopiscisEstamos hablando de un signo de fuego, leo, y un signo de agua, piscis. Esto por sí sólo anuncia importantes diferencias que pueden volverse irreconciliables.

Leo y piscis suelen atraerse bastante, precisamente por lo diferentes que son, aunque en común tienen otros aspectos que los unen como, por ejemplo, que ambos son creativos, juguetones, soñadores y generosos.

Leo y Piscis en el trabajo

Leo suele ser dado a organizar y dirigir. Si lo hace, piscis no tendrá ningún problema, porque es muy adaptable en este sentido.

Su punto de fricción puede encontrarse en las pretensiones laborales, ya que leo es más ambicioso que su compañero de agua.

Leo y Piscis como amigos

Leo es extrovertido y piscis tiende a la introversión. No necesita ser el centro de atención de la fiesta. Es más, suele alejarse de los tumultos.

Leo puede ver a piscis demasiado soso y, a su vez, piscis puede ver a leo como un vanidoso repulsivo.

Pero, si esto no sucede, ambos pueden congeniar bien y complementarse. Piscis puede admirar al enérgico y carismático leo, mientras éste se siente afortunado por estar junto a una persona tan noble, que sabe escucharle y comprenderle tan bien.

En definitiva, va a depender de cómo conecten. Si conectan bien, la amistad entre ambos será no sólo posible sino provechosa.

Leo y Piscis en el amor

En el amor sucede algo parecido. La atracción es muy probable, como hemos dicho, por lo diferentes que son.

Sus respectivas personalidades son opuestas: Leo es egocéntrico e independiente. Piscis es más dependiente y posesivo. Ambos necesitan ceder terreno en estos asuntos, si pretenden que la relación funcione.

Otra diferencia: Leo es fuerte y directo. Si a su pareja piscis le huelen los pies, por ejemplo, leo se lo dirá directamente y con todas las letras. El pobre de piscis, con lo sensible y emocional que es, quién sabe cómo se lo tomará. Como tenga la autoestima por los suelos, seguro que no le hace gracia.

En cambio, piscis no lo cuenta todo sobre sus sentimientos y se calla muchos detalles cotidianos de su pareja que tanto le molestan. Es poco probable, por ejemplo, que piscis le diga a leo que le molesta que lo bese después de comer ajo.

La comunicación entre ambos también promete ser dificultosa. Ahí está el reto.

Inicialmente hay buena química entre estos signos. Sus primeros encuentros serán intensos y cargados de erotismo.

El problema puede venir cuando piscis quiera una conexión más profunda, involucrando sentimientos, y quizás el león no pase por ese aro.

Leo puede agobiarse por eso y piscis, cansarse del mandón desconsiderado de leo.

Eso sí, mientras dura la chispa, los dos lo pasan muy bien. Como son tan imaginativos, juguetones y artísticos, seguro que improvisan escenas dignas de Las Mil y Una Noches.

Conclusión: La compatibilidad entre leo y piscis, a priori, no es favorable para el amor (sí para lo demás). Sin embargo, si ambos signos ceden, evitan conflictos y aprovechan los puntos fuertes que tienen en común, ¿quién dice que no puede funcionar?