Compatibilidad: Leo y Leo

leoleoEn esta ocasión nos acercamos a una pareja con poderío, la de leo y leo. Dos leones que, en el peor supuesto, pueden disputarse la corona.

Sin embargo, muchas veces ocurre lo contrario: la pareja se brinda mutua admiración, en el contexto que sea.

Comparten su gusto por la buena vida y las cosas exclusivas y lujosas; son ambiciosos y creativos, generosos y nobles, divertidos y encantadores.

Dos leos se unen para vivir la vida con ardiente pasión, suscitando suspiros y envidias por doquier.

Leo y Leo en el trabajo

Leo es un líder natural. Es exigente y, en algunos casos, mandón y prepotente. No en todos. Porque leo puede decidir compartir su poder y la admiración, que acapara por separado, con otro león lo mismo de estupendo y radiante.

Así salen ganando ambos, al constituir un equipo poderoso, que tiene entidad propia al margen de sus individualidades.

Dos leones trabajando juntos logran una creatividad, determinación y convicción imparables. Son un gran equipo, cuando se reparten la atención, la admiración o el poder, de tal modo que uno no sobresalga significativamente sobre el otro.

También han de tener cuidado con las discusiones. Leo es un signo fijo (muy cabezón) y cuando se “empestiña” en una idea es muy difícil sacarlo de ahí.

Para mantener su fructífera unión, no les quedará de otra que ceder de tanto en tanto, dándole más importancia al logro conjunto que a la necesidad de llevar siempre la razón. Lo mismo, para relaciones alejadas del ámbito laboral.

Leo y Leo como amigos

Leo es sociable, muy sociable. Nos suena que le encanta divertirse, coquetear, llamar la atención y sentirse admirado. Dos leos comparten este punto de vista, al tiempo que cada uno exhibe su propia luz, su fuerza, su encanto.

Cuando se hacen amigos, mantienen una relación muy vital. Prefieren vivir juntos un sinfín de actividades físicas: fiestas, excursiones, juegos, risas, etc.

Son extraordinariamente creativos a la hora de construir momentos hilarantes, divertidísimos, para gran regocijo de quien se les una.

Están unidos por sus intereses, que van más en ese sentido que hacia actividades en las que predomine lo emocional o lo intelectual.

Los dos leones reconcilian sus necesidades de atención para divertirse juntos, aprovechando lo bueno que la vida tiene para ofrecerles.

Leo y Leo en el amor

Leo es un signo exageradísimo, muy dramático en todo y en el amor, más. Manifiesta sus sentimientos multiplicados por cien.

Dos leones juntos no construyen una simple historia de amor, sino un drama romántico en toda regla, digno de llevarse a la gran pantalla. Este drama desbordado puede, tanto arruinar la relación, como mantenerla viva. Eso dependerá de cómo evolucione el asunto.

Lo que es el comienzo no puede ser más espectacular: Se produce un flechazo. El foco alumbra a los dos protagonistas de la historia. Uno se funde en los ojos del otro…

¡Mírame! ¡Al fin he llegado a tu vida…!

Así es leo, exagerado y egocéntrico perdido. Pero llega el momento en el que se envuelve en una de las aventuras de la vida que más disfruta: el amor. Y, cuando llega ese día, leo se deshace en adoración con la persona que ha elegido su corazoncito.

La pareja leo se admira mutuamente, se adora. Su historia, recién inaugurada, se envuelve en música, colores, risas, regalos y detalles románticos que los dos se dedican.

Son los típicos que imaginan que cenan en París, cuando quizás están sentados en sillas de madera en la azotea de su bloque de apartamentos. Montan su propia Venecia en un arroyo y se suben a la noria para tocar las estrellas.

La alegría y la pasión se apodera de ellos y no dudan en compartir todo esto con quienes están alrededor.

Es por esto, tan peliculero, que esta pareja leo-leo suscita las envidias de algunos, que desean vivir una experiencia de amor tan intensa, pero no se atreven o no les sale.

Además, leo es muy fiel cuando está enamorado. Por lo que esta relación va para rato, si ambos son compresivos con sus respectivas tendencias al coqueteo y demás debilidades.

Pero no todo son risas y romanticismo. Para que la relación funcione habrán de ser tolerantes; habrán de ceder en más de una ocasión, dejando a un lado sus respectivos egos (que son muy grandes).

A pesar de lo idílico de la relación, no se libran de lidiar con cuestiones cotidianas, como conciliar su vida de pareja con sus compromisos individuales o como las derivadas del presupuesto familiar.

Mención especial para el manejo del dinero. A veces leo no se mira en gastos… Y dos leones juntos hacen temblar la cartera, lo que puede ser fuente de candentes discusiones entre ellos.

Pero en el balance, sin duda, gana lo positivo. Mientras entre la pareja leo exista admiración y respeto, no hay escollo lo suficientemente grande para frenarlos.

Conclusión: Compatibilidad alta entre los dos reyes de la selva. Los interesados también pueden leer sobre la influencia de Venus y del signo lunar de cada uno, para darle más emoción.

Gracias a Karen, que nos pidió esta compatibilidad.