Compatibilidad: Géminis y Leo

géminisleoAire y fuego suelen hacer buena liga. Felizmente, esto se cumple con géminis y leo.

Dichos signos tienen puntos fuertes que les unen, destacando su deseo de disfrutar los placeres de la vida y de divertirse todo lo posible.

Pero también se cruzan con alguna que otra dificultad. Nada insalvable, desde luego. Vamos a ver de qué se trata…

Géminis y Leo en el trabajo

¿Trabajan bien juntos? Por supuesto.

Salta a la vista la alegría de géminis ante la creatividad de leo, porque eso le sirve para aprender, cosa que adora. Y también siente debilidad por la lealtad y tenacidad con la que se desenvuelve el león.

Por su parte, leo quedará boquiabierto más de una vez con la vivacidad de la mente de géminis, a quien le brotan ideas y los puntos de vista alternativos como si fuera un manantial.

Donde puede que choquen en ésta y en otras áreas es en la poca flexibilidad que tiene leo para desviarse del camino en el que cree a pies juntillas. Leo es cabezón con ganas.

Pero géminis puede adaptarse sin problemas a su terquedad y, como es muy listo, ahí estará si algo falla, con su plan B preparado.

Géminis y Leo como amigos

Géminis y leo pueden conversar hasta perder las cuerdas vocales. Raramente se les agotan los temas de conversación. La buena comunicación entre ellos está prácticamente garantizada.

Comunicación entre ellos y entre el resto. Son signos a quienes les gusta relacionarse y, aunque se llevan de cine, no se acaparan el uno al otro. Qué va… Eso es muy aburrido.

Precisamente, los dos huyen del aburrimiento como del peor de sus enemigos. Hablarán, reirán, se irán de fiesta o montarán un picnic en la azotea en pleno mes de enero, cuando el frío arrecie.

Hay que decir que leo suele pasar ciertos períodos de vagancia, pero a géminis le sobra ingenio para, si hace falta, sacar al león de su escondrijo.

Géminis y Leo en el amor

Todo lo anterior es válido para la relación amorosa de géminis y leo.

Si bien, su aventura romántica suele tener inicio con unas primeras citas maravillosas. Son de ir a sitios caros y de hacer de su recién estrenado amor una celebración en la que no escatiman gastos.

Se escuchan y apoyan mutuamente. Se dan buenos consejos. Lo hablan todo. Pero se presentan inconvenientes que no surgen en la amistad o en el compañerismo laboral.

Ya supondrás uno de ellos: a leo le gusta dominar en la relación y llega a ser muy exigente.

Cuando leo está emparejado, se lo toma en serio y quiere ser lo más importante para su pareja, después de ella misma.

Sus relaciones suelen ser duraderas, porque crea un vínculo fuerte y estable al que se aferra.

Pero géminis no es así. El inquieto géminis tiene múltiples intereses en esta vida. Hace del cambio su bandera y, cuando algo no le llena lo suficiente, da media vuelta y a otra cosa, mariposa.

También le ocurre con las personas. Géminis no se limita. Es flexible y libre como el viento.

Esa flexibilidad también será necesaria cuando leo pretenda acaparar la atención en el escenario, porque géminis es otro que tiene alma de estrella y, de vez en cuando, también le gusta ser iluminado por los focos.

Otra cosa que le gusta a géminis es coquetear. Hace de ello un deporte y lo practica a la menor ocasión. Si leo lo pilla in fraganti, es natural que le escueza. Y, si el escozor es mucho, no podrá evitar hacer una escenita melodramática; cosa que géminis ni podrá ni querrá entender.

Pero, al final, si el calor apasionado de leo y la elogiable adaptabilidad de géminis logran acoplarse, tenemos pareja para rato.

Total, disputas ocasionales de poder o protagonismo y celillos aislados; algo que afrontan muchas parejas. Leo necesitará aprender a ceder cuando haga falta y géminis tendrá que sentar un poco la cabeza.

Hay otro punto que puede influir en el éxito de su relación: el respeto de sus respectivos espacios e intereses personales. Es decir, que cada uno mantenga su individualidad, cosa que a los dos les gusta.

Sin embargo, este mismo punto es a veces el que hace fracasar la relación, ya que corren el riesgo de distanciarse.

Destacar que, cuando la relación entre ellos se termina cualesquiera que sean los motivos, suelen hacerlo de manera pacífica, sin herirse. Gran punto a su favor.

Respecto a sus intimidades de pareja, sólo se pueden decir cosas favorables. Lo más importante: La comunicación no les dará un gatillazo.

Cuando se encuentren, leo aparecerá con su pasión devoradora para que géminis ponga la delicadeza y las buenas ideas, que ahí también se le ocurrirán.

Conclusión: Compatibilidad muy alta. Y yo que me alegro por quienes la compartan. 🙂

Gracias a Esmeralda por pedirnos el análisis de esta pareja tan prometedora.