Compatibilidad: Géminis y Cáncer

cáncergéminisNos ocupamos hoy de dos signos que tienen poco en común: géminis (signo de aire) y cáncer (signo de agua).

Una unión entre el poderío de la mente y la complejidad emocional: cerebro y corazón… ¿Pueden entenderse?

Géminis y Cáncer en el trabajo

Géminis aporta sus ganas de innovar; su mente flexible y abierta a una enorme pluralidad de puntos de vista e ideas.

Cáncer está dotado de sensibilidad y de una poderosa intuición. Además, cuenta con la loable capacidad de seguir al pie del cañón, luchando en las peores condiciones y, aun así, ofrecer resultados satisfactorios.

Estas cualidades tan complementarias hacen que cáncer y géminis hagan buena liga trabajando juntos.

Eso, sin contar que, si se mezcla la vivacidad de géminis con la intuición de cáncer, el resultado es un arma capaz de descifrar a cualquier persona que se les coloque en frente.

Por señalar algún pequeño borrón, mencionaremos esos instantes en los que cáncer se sale de sus casillas. ¿El motivo? Géminis ha vuelto a cambiar de opinión o, quizás, se halle con la mente puesta a saber en qué…

Pero cáncer se va acostumbrando a la mutabilidad de géminis, al tiempo que va enfollinándose cada vez menos. No tiene de otra.

Géminis y Cáncer como amigos

Géminis y cáncer suelen desarrollar su vida social en ambientes distintos.

Géminis disfruta en los sitios donde haya variedad de gente. Le gusta el festejo, la algarabía, el barullo.

Cáncer es más de espacios íntimos, gente de confianza y distancias cortas.

Aun así, géminis y cáncer probablemente encuentren aficiones y conversaciones en común, consiguiendo establecer una relación amistosa enriquecedora para ambos.

Es más, a cáncer le gusta reírse y adora hacerlo junto a géminis, que es tan divertido y bromista.

Pero, ¿quién no se divierte junto a géminis? Es un signo extrovertido y tan vitalista que teme perderse cualquier oportunidad que se cruce. Deja atrás las tristezas y se prepara para lo bueno que vendrá. Será por eso que no entiende los repentinos dramas de cáncer ni sus cambios de humor. Y tampoco le entra en la cabeza que una simple broma pueda llegar a herir los sentimientos del cangrejo.

Sin embargo, ha de ser comprensivo y respetuoso con el sensible crustáceo.

Para empezar, porque géminis también tiene cambios de humor muy frecuentes, aunque los manifieste de otro modo.

Para seguir, porque géminis es más frío en las cuestiones de los sentimientos que cáncer, que es todo corazón palpitante.

Para rematar, porque cáncer es un tesoro por descubrir: afectuoso, sensible, empático y raramente hipócrita.

En definitiva, tanto cáncer como géminis tienen mucho que compartir y que ganar cuando están juntos.

Géminis y Cáncer en el amor

Hemos visto que géminis y cáncer son complementarios en el trabajo y en la amistad. Un poco más complicado lo tienen en el amor.

Al ser tan distintos, necesitan conocerse muy bien y respetar sus mutuas diferencias si esperan que su relación amorosa llegue a algo.

De entrada, quizás sientan una enorme atracción el uno por el otro. Dicen que suele ocurrirle a quienes son tan opuestos.

Pero tienen muy difícil evolucionar como pareja, porque (según su signo solar) géminis y cáncer tienen expectativas muy diferentes sobre sus relaciones.

Cáncer, que vive en el reino de los sentimientos, demanda de su pareja una conexión emocional sin fisuras. Además, quiere cariño, seguridad, lealtad… y, para no seguir con la lista, ¡lo quiere todo!

Géminis es una mente andante. Necesita también una conexión fuerte, pero intelectual y, sobre todo, que no cesen los estímulos y las experiencias variadas.

No hay ni que decir que géminis no está dispuesto a pegarse a cáncer como una lapa. Se agobia con esa posesividad, con tener que cumplir por narices las órdenes de cáncer y, con las escenas de celos, más todavía.

Géminis es feliz a su aire; yendo de un lado a otro, hablando con todos y coqueteando, si se tercia.

¡Claro que cáncer siente celos! Se preocupa, porque tiene miedo de perder a su pareja. Hay que entenderlo. Necesita sentir confianza; que el amor de géminis es seguro.

Por eso, cuando cáncer se desborda, puede recurrir a las escenitas o al chantaje afectivo.

¡Hala! Ya tenemos el enfrentamiento servido, porque géminis no pasa por ese aro.

Y, por si el tema sentimental no fuera suficiente, con el dinero ocurre lo mismo: cáncer quiere seguridad económica, aunque tenga que apretarle el cinturón a géminis.

Pero nadie le aprieta el cinturón a géminis. En todo caso, el propio géminis y cuando le apetezca.

Sexualmente tampoco es una pareja muy compatible, hasta que se conocen bien (entonces, sí) y han sentado las bases de su relación.

La razón es la misma: la necesidad de seguridad y conexión emocional de cáncer.

Géminis no es que sea un desconsiderado, pero no suele tomárselo con tanta trascendencia. Y, cuando están empezando su romance, tampoco toma el sexo como un compromiso.

¿A que está complicado lo de éstos dos?

Pues, a pesar de todo, podrían durar como pareja. Es muy difícil, pero cosas más raras se han visto.

Lo principal es lo de siempre: conocimiento y respeto mutuos. Redondeamos con buenas dosis de comprensión, amabilidad y paciencia.

Por su parte, cáncer habría de ceder, dejando que géminis disfrutase de su espacio. Y, cómo no, géminis habría de aprender a ser más sensible a las necesidades emocionales de cáncer.

Si le sale bien el trabajo a esta pareja, cáncer se nos flexibilizará más cada día, mientras que géminis se volverá más sensual y emotivo.

El amor transforma.

Conclusión: Compatibilidad baja en lo amoroso, a menos que géminis y cáncer pongan de su parte para mejorarla.

Gracias a Anny por pedirnos este post.