Compatibilidad: Escorpio y Sagitario

escorpiosagitarioNos aventuramos a analizar la unión de un signo de agua (y fijo), escorpio, con un signo de fuego (y mutable), sagitario. ¿Qué te dice tu intuición?

En efecto, una relación con altos y bajos donde si hay algo que está presente es la pasión, mucha pasión.

Escorpio y Sagitario en el trabajo

Escorpio y sagitario pueden entenderse muy bien en el trabajo, especialmente si escorpio se ocupa de las finanzas y de las oportunidades de negocio, mientras que sagitario lleva la parte creativa.

Algunas veces, escorpio tiene que aguantar que sagitario lo deje tirado colgándole parte de su trabajo. Pero suele hacerlo de buen grado, porque el arquero le cae simpático. Se acordará de esos días en los que sagitario le inyectó alegría y buen humor.

Recordemos que escorpio nunca olvida nada, ni lo malo ni lo bueno.

Escorpio y Sagitario como amigos

Es difícil que escorpio y sagitario sean amigos íntimos. Por parte de escorpio, podría ser, porque es una persona introvertida, que tiene muy bien delimitado su círculo de afectos. Pero sagitario es muy extrovertido y más cambiante que escorpio.

La comunicación, necesaria para establecer la confianza con el otro, también es un factor que los distancia.

Tienen en común que los dos son muy curiosos, pero desahogan su curiosidad de forma distinta.

Sagitario es claro y muy directo. Si quiere preguntar algo, lanza la pregunta a bocajarro, sin plantearse cómo se la tome escorpio. Naturalmente, se la toma mal, porque no es su estilo.

Escorpio es más discreto y reservado. Suele averiguar las cosas que le interesan al estilo detectivesco. También hay que decir que como calculador y manipulador tiene poca competencia (cuando dice a usar estas armas). Y a sagitario esto no le hace ni pizca de gracia.

Sin embargo, suponiendo que los dos coincidan, se aguanten y se respeten mutuamente, podrían ser compatibles compartiendo hobbies creativos o viajes y aventuras en lugares exóticos y alejados.

Eso sí (¡peligro!), que no compitan. Sagitario es dado a proponerlo, porque le encanta el juego. Si resulta que pierde, lo intenta de nuevo o prueba otra cosa. El problema es cuando pierde escorpio. Es terrible. Tiene un mal perder…

Escorpio y Sagitario en el amor

Estos dos signos viven el amor de forma distinta. Son compatibles para el romance corto o la aventura fugaz; cuando los dos tienen claro que no se trata de una relación “formal”.

Sin embargo, lo anterior es poco frecuente en el caso de escorpio, que suele tomarse el amor como algo serio y prefiere las relaciones largas, donde prime el compromiso y la lealtad.

Al arquero le pasa todo lo contrario. Es más frívolo que escorpio en las relaciones. Y, en muchos casos, está hecho un conquistador que no deja títere con cabeza.

La relación suele comenzar cuando sagitario es ensartado por la flecha de Cupido por enésima vez. Se siente fascinado por el misterioso escorpio, que por fuera luce calmado y por dentro es un lago de magma. Entonces, se abre la veda del romanticismo para los dos signos.

El seductor creativo de sagitario iniciará la conquista. No escatimará en detalles románticos para agasajar al escorpión (cartas, poemas, canciones, etc.).

Por supuesto, esto le encantará al también romántico escorpio. Lo malo es que le dé por pensar que sagitario está enamorado hasta las trancas, sin considerar que ese signo es un maestro del ligoteo y que puede, simplemente, tratarse de una de sus ocasionales aventuras.

¿Cómo saberlo? Sagitario sí se enamora y sienta la cabeza, pero puede que no sea ése el caso.

Recalquemos que escorpio es un signo de sentimientos intensos y extremos. Si se enamora de sagitario, lo hará de esta manera. Si no se enamora, mostrará su desdén más absoluto.

Cuando la relación se inicia, a sagitario le desbordará esa intensidad de un escorpio que quiere convertirlo en el centro de sus pasiones. Un escorpio demasiado dominante y posesivo para él.

Definitivamente, escorpio no podrá atar en corto a sagitario, tan amante que es de su libertad y de la aventura. Mejor que se haga a la idea desde el comienzo de la relación.

Otro escenario donde pueden chocar es en su vida casera. Si viven juntos, cada cual ha de tener su espacio y respetar el del otro. De lo contrario, habrá discusiones.

Escorpio adora la tranquilidad del hogar. Necesita soledad, calma, intimidad. Sagitario quiere su espacio para salir, entrar y relacionarse con sus muchas amistades.

Y, cuando surgen las discusiones, también sus estilos difieren.

Sagitario se enciende enseguida y se le pasa pronto. Escorpio es más contenido, guarda lo que le duele y lo suelta, como un trallazo, en el momento más oportuno. A menudo se vale de una de sus armas letales: el sarcasmo.

Con todo lo que hemos visto, es muy difícil decir que esta relación sentimental va a durar a largo plazo, debido al desgaste que van a sufrir los dos en el caso de que no ejerciten bastante la tolerancia y la paciencia con el otro.

La historia es distinta en el caso de las relaciones cortas. Ahí sí son compatibles, dada la fogosidad de ambos y su saludable apetito sexual.

Sagitario se deja llevar de mil amores por el tórrido y enigmático escorpio. Sucumbe con gusto incluso al desborde emocional.

Escorpio, el todoterreno sexual que todos deseamos, también se adapta y disfruta con los juegos de sagitario.

En esa faceta, ninguno de los dos se decepcionará del otro. 🙂

Conclusión: Compatibilidad baja. Como amigos, compañeros o amantes, no está mal. ¿Como pareja romántica a largo plazo? Muy difícil.

Gracias a Cory por pedirnos esta compatibilidad. Seguiremos con los encargos.