Compatibilidad: Cáncer y Piscis

cáncerpiscisHablaremos de otra compatibilidad, a priori, favorable, la de cáncer y piscis (signos de agua).

Por compartir los dos el mismo elemento, ya podemos intuir que se comprenden bien, ¿a que sí?

Los dos signos son cariñosos, románticos, perceptivos, muy sensibles y, cuando deciden unir sus caminos, lo hacen bajo una cascada de emociones.

Veamos juntos al creativo y soñador de piscis, y al protector e intuitivo de cáncer. Buena mezcla, ¿no?

Cáncer y Piscis en el trabajo

Cáncer y piscis comparten una misma consigna en el trabajo: “A mí no me toques los bongos.” Así es que, entre ellos, lo más natural es que eviten ocasionarse tormentos.

Sin embargo, para que cumplan con su misión no basta con que ellos dos estén bien; todo el ambiente les influye.

Necesitan trabajar en un sitio que les de confianza, ya que estos signos son muy receptivos respecto a la energía del entorno y no se suelen adaptar bien a las crispaciones.

Además de que lo negativo les afecta, son muy susceptibles ante las críticas. Hay que expresárselas con mucho cuidado.

Cuando no están a gusto, cualquiera de los dos puede mostrar su malestar.

Cáncer, quizás, exhibiendo un mal humor de órdago y con los ánimos por los suelos.

Piscis, ausentándose mentalmente para refugiarse en su propio mundo interior.

Cáncer y Piscis como amigos

Aunque cáncer y piscis sintonizan a las mil maravillas, al inicio es probable que exista cierta desconfianza entre ellos. Esto sucede porque ninguno de los dos es dado a exponer de inmediato todas sus intimidades en público.

Suelen abrirse lentamente, hasta que entre ellos dos se genera una comunicación tan especial que, con el tiempo, llegan a entenderse sin emplear ni media palabra.

La vida social de estos signos no suele desarrollarse entre multitudes; ambos son más dados a los ambientes íntimos, sobre todo cáncer.

Cáncer y Piscis en el amor

Estos dos signos suelen ser muy considerados el uno con el otro; están pendientes de sus respectivas necesidades.

Como hemos dicho, les gusta la vida tranquila y hogareña del tipo “happy family“.

En este contexto edulcorado y romanticote, fabricado por una pareja de signos que tienden a pensar más con el corazón que con la cabeza, a uno de ellos le toca ser “el práctico”. Y, quien tiene más papeletas para que le toque es cáncer.

Cáncer es quien al final suele encargarse de las finanzas familiares. De hecho, está más dotado para ello que piscis, muy propenso a vivir en la séptima luna de su propia galaxia.

Menos mal que cáncer siempre está pendiente de que no falte de nada…

No es raro, y más en esta situación, que cáncer tenga esos altibajos anímicos tan suyos. Pero hay algo más que agudiza sus crisis: los arranques nerviosos que a veces padece piscis; como si le hubieran metido una polilla en sus nobles partes.

Aquí hay que encender una bombilla roja, de peligro. Porque cáncer, cuando se enfada, derrocha mal genio y, además, suele guardar algo de resentimiento.

Piscis, por el contrario, se enfada menos y perdona con más facilidad. El pececito es más de evadirse mentalmente de la situación.

Otro peligro: La tendencia al pesimismo. Como a uno de ellos le de por ver la botella medio vacía, el otro es capaz de vaciarla del todo.

Atención a los bajonazos porque es probable que uno tire del otro.

Hay que quedarse con lo bueno y, en este caso, nosotros nos quedamos con las relaciones íntimas de esta pareja. Suelen centrarse más en lo emotivo y romántico del momento que en el aspecto físico. Sus encuentros derrochan sentimiento, ternura y sensualidad. (Qué bonito…)

Conclusión: Compatibilidad muy buena, con bastantes probabilidades de cimentar una relación duradera.