Compatibilidad: Cáncer y Leo

cáncerleo

Cáncer, signo de agua. Leo, signo de fuego. ¿A que parece que juntos no tienen nada que hacer?

Pues, a pesar de que sus diferentes elementos sugieren que son incompatibles, nos dan una agradable sorpresa.

Pero, un momento, no echemos campanas al vuelo. Para entender esta relación hay que pensar en un cuento: Leo es el Sol. Cáncer es la Luna.

¿Cuántas historias y canciones habrán unido románticamente a estos dos astros, que rigen precisamente a nuestros protagonistas de hoy? Muchas, sin duda.

La relación de cáncer y leo tiende a la armonía que sugiere la relación entre la Luna y el Sol; el principio de lo femenino y lo masculino. Es decir, amor al estilo más clásico, que no tiene porqué gustarle a todo el mundo. Contemos con que la Luna sólo es visible porque en ella se reflejan los rayos del Sol.

¿Te parece que lo desarrollemos?

Cáncer y Leo en el trabajo

Cáncer y leo, en principio, no tienen cualidades a destacar que les hagan funcionar juntos como un efectivo e infalible equipo de trabajo. No obstante, pueden llevarse bien, que ya es bastante.

En principio, sólo hay que resaltar dos puntos negativos a tener en cuenta:

Que leo vaya de líder le da igual a cáncer. Pero, si el león se convierte en un tirano repulsivo, el cangrejo sacará el genio. Vamos, cáncer se deja mandar, pero no es un simplón.

Leo también soporta que cáncer sea tan sensible y emotivo. A veces no lo entiende, pero lo tolera. Lo que no tolerará es que cáncer lo agobie con un exceso de quejas, preocupaciones y nubarrones pesimistas.

Claro que esas situaciones son muy extremas. Lo normal es que el respeto y la cordialidad se impongan.

Cáncer y Leo como amigos

Leo suele ser muy extrovertido y cáncer, más reservado. Sus vidas sociales es muy probable que sean diferentes por esta razón.

Sin embargo, estos dos signos suelen sentirse bien en su mutua compañía, porque, a pesar de todo, comparten ciertas características que los unen.

Los dos signos buscan llamar la atención, aunque en escenarios distintos: El de leo es más visible; el de cáncer, más íntimo.

Tanto cáncer como leo son muy vulnerables a las críticas, muy susceptibles y fáciles de herir con palabras ácidas.

Los dos buscan cariño y los dos sienten la necesidad de darlo. Además de la necesidad de proteger a todos los que son importantes en sus vidas.

Hay aspectos en los que se complementan muy bien. Por ejemplo, el alegre leo puede devolver la sonrisa a cáncer cuando tenga un mal día. Cáncer, por su parte, puede hacer sentir a leo su afecto, su apoyo en un mal momento.

Los enfrentamientos más probables pueden surgir por lo que dijimos en el apartado anterior: Que leo se vuelva un mandón insoportable para cáncer o que los altibajos en el humor de cáncer difuminen el optimismo de leo hasta convertirlo en cabreo.

Cáncer y Leo en el amor

La pareja de cáncer y leo puede ser como la de un cuento clásico: “Se casaron, tuvieron una docena de hijos y vivieron felices para siempre.

Esta pareja suele ser la típica que ven los menos románticos y les da urticaria: Los dos prodigándose besitos, mimitos y palabritas peligrosamente edulcoradas.

Está bien. He exagerado un poco. 😀 Ése es el caso extremo, pero lo que es cierto es que esta pareja es de las que suelen mostrar su afecto en público, para que a todo el mundo le quede claro.

La guarida de cáncer y leo será acojedora. Leo intentará llevar los pantalones, pero cáncer manejará hábilmente la cartera, para que el leoncito no haga dispendios de dinero inútiles.

Cáncer se sentirá protegido y seguro con su león. El león, que nació para ser amante, amará orgulloso a su cangrejo. Todo muy bonito.

Volvemos a recordar que el peligro sólo está en que leo se vuelva un dictador y en que cáncer se comporte como un llorica impenitente.

Si leo es considerado, menos mandón, y cáncer deja de hacer un drama por cualquier cosa, tienen historia de amor para rato.

La faceta más íntima de esta pareja también estará marcada por el liderazgo de leo. A éste le gusta llevar la voz cantante, dominando en el dormitorio y más allá.

A cáncer le suele dar morbillo el asunto de la dominación (en ese aspecto) y estará encantado de la vida o, al menos, sabrá hacérselo creer a la fiera.

Conclusión: Compatibilidad buena, si prevalece el respeto y la paciencia por ambas partes en los puntos que hemos señalado.

Gracias a Karen por pedirnos esta compatibilidad.